Yihadistas se apoderan de posición militar en Siria, afirma ONG

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos reveló que los yihadistas del Estado Islámico capturaron un depósito de armas en la provincia de Huma.
Un rescatista lleva en sus brazos a una niña herida en un ataque aéreo de la aviación siria en Alepo
Un rescatista lleva en sus brazos a una niña herida en un ataque aéreo de la aviación siria en Alepo (AFP)

Beirut, El Cairo

El Estado Islámico (EI) se apoderó hoy de una posición militar en la ciudad de Hasake (noreste de Siria), en una escalada de la ofensiva yihadista contra las bases del régimen, indicó una ONG. En otro frente de la compleja guerra civil siria, los insurgentes que tratan de derrocar al presidente Bashar al Asad capturaron un depósito de armas en la provincia de Huma, indicó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Al sur de Hasake, "los yihadistas se apoderaron del Regimiento militar 121 en Maylabiyé, después de feroces enfrentamientos con las tropas del régimen", dijo esta ONG con sede en Gran Bretaña, agregando que la batalla duró tres días.

Los yihadistas del EI se apoderaron el sábado de una importante base militar en el norte de Siria en combates que dejaron al menos 85 soldados muertos en 48 horas, pero perdieron el campo de gas de Chaer. "El EI tomó el control de la División 17", declaró el sábado a la AFP el director del OSDH, Rami Abdel Rahman.

Asimismo, el Ejército sirio prosiguió hoy los combates contra los combatientes del radical Estado Islámico (EI) en la provincia siria de Al Hasaka, en el norte del país, después de que el régimen haya recuperado varias zonas y perdido una base militar.

En un comunicado, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos dio hoy cuenta de los choques entre ambas partes en la zona 47, donde se encuentra la carretera que une las provincias de Al Hasaka y Deir al Zur (noreste), aunque no informó del número de víctimas.

Los enfrentamientos se iniciaron anoche y han estado acompañados de fuertes bombardeos por parte de las fuerzas del régimen sirio. Según el Observatorio, los extremistas del EI se hicieron con el control total de la base del regimiento castrense de Al Melibiya, al sur de la capital homónima provincial.

Por otro lado, una fuente de seguridad informó a la agencia de oficial noticias siria Sana de que el ejército gubernamental recuperó la prisión de menores, la central eléctrica de Al Hasaka, un cementerio y la zona de Al Ahrash, en el acceso meridional a la provincia. Decenas de yihadistas, en su mayoría de nacionalidad extranjera, murieron en los choques y tres de sus vehículos -con armas pesadas- fueron destruidos por el ejército, según Sana.

En esta ciudad, los militares abortaron hace dos días un ataque de los yihadistas contra la sede del gubernamental partido Al Baaz. El Observatorio señaló entonces que al menos doce miembros de la formación política y guardias del lugar perdieron la vida en los choques en Al Hasaka.

Asimismo, al menos siete personas murieron hoy y otras 21 resultaron heridas por la explosión de un coche bomba en un barrio de mayoría alauíta, confesión que profesa el presidente sirio, Bashar al Asad, en la ciudad de Homs, en el centro de Siria. La agencia oficial de noticias Sana señaló que el atentado se registró en una céntrica calle del barrio de Al Arman, cuyos residentes pertenecen en su mayoría a esa secta chiíta.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos apuntó en un comunicado la muerte de siete civiles y una veintena de heridos por el ataque en ese barrio, donde posteriormente cayeron dos proyectiles. En los últimos meses Homs ha sido escenario de varios atentados similares que han causado decenas de víctimas.

A principios de mayo pasado los rebeldes se replegaron del casco antiguo de la ciudad, cercado por el Ejército, gracias a un acuerdo con las autoridades. En la provincia septentrional de Alepo, al menos doce combatientes de brigadas islamistas perdieron la vida anoche en enfrentamientos con el radical Estado Islámico (EI) en la aldea de Al Ahmadiya, según el Observatorio.

Los extremistas del EI ejecutaron, además, a otros tres combatientes islamistas en la cercana población de Al Rai y arrastraron sus cadáveres para mostrarlos al público en señal de escarmiento en la plaza de la localidad. El Estado Islámico anunció el pasado mes la instauración de un califato en las zonas que controla desde la provincia de Alepo hasta la de Diyala, en el este de Irak.

Desde enero, el EI combate en Siria contra otras facciones contrarias al régimen de Al Asad, que intentan expulsar a esa organización, a la que acusan de cometer violaciones contra el pueblo sirio.

En las últimos dos semanas, los radicales han efectuado varios ataques contra objetivos gubernamentales, en los que al menos 484 partidarios del régimen de Bashar al Asad han fallecido, según las cifras del Observatorio. El EI proclamó a finales de junio un califato islámico en Siria e Irak, tras avanzar sobre el terreno en ambos países.