Yihadistas del EI, a cinco kilómetros de la ciudad sirio kurda de Ain al Arab

La ciudad se encuentra en la frontera con Turquía, país que podría sumarse si su parlamento lo aprueba el jueves a los ataques de la coalición internacional, que hoy fueron ocho en Siria y tres en ...
Un grupo de kurdos sirios llega a la frontera con Turquía después de que varios morteros impactaron en Suruc, en la provincia de Sanliurfa
Un grupo de kurdos sirios llega a la frontera con Turquía después de que varios morteros impactaron en Suruc, en la provincia de Sanliurfa (AFP)

Damasco

Los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) estaban hoy a sólo cinco kilómetros de la ciudad siria kurda de Ain al Arab, en la frontera con Turquía, a pesar de los continuos ataques aéreos de la coalición liderada por Estados Unidos. En este contexto, Turquía podría sumarse a los ataques que lleva a cabo esta coalición internacional en Siria o Irak.

"Están a 5 km al sur y sudeste de Kobane (nombre kurdo de Ain al Arab), es la menor distancia alcanzada por el EI", indicó a la AFP Rami Abdel Rahman, director del Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH).

Más de quince cohetes lanzado por los yihadistas contra el centro de la ciudad dejaron tres muertos, señaló el director del OSDH, una organización con sede en Gran Bretaña que se basa en informaciones de una amplia red de fuentes civiles, médicas y militares.

De lograr conquistar esta ciudad, los yihadistas controlarían una larga franja continua de territorio en la parte norte de Siria, a lo largo de la frontera turca. Al menos tres obuses de mortero provenientes de la zona de los combates han impactado en territorio turco desde el domingo.

El asalto provocó un éxodo masivo de población. Al menos 160 mil personas cruzaron la frontera para refugiarse en Turquía, que no tuvo más remedio que abrir su frontera. En este contexto, el gobierno turco ha reforzado su dispotivo militar alrededor del puesto fronterizo de Mursitpinar (sur) con más de diez tanques y vehículos blinados.

También pedirá este martes autorización al Parlamento para llevar a cabo ataques militares en Siria e Irak. Si los diputados acceden el jueves, Turquía se sumará a la coalición internacional liderada por Estados Unidos.

Turquía se había negado a unirse a la coalición mientras docenas de sus ciudadanos --entre los cuales había diplomáticos y niños-- eran cautivos del EI después de haber sido secuestrados en la ciudad de Mosul (norte de Irak).

Después de que fueron liberados, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, afirmó que la posición turca había cambiado y que su país, que pertenece a la OTAN, no podía quedarse "fuera" de la coalición internacional contra el EI.

Nuevos ataques en el norte de Siria

Por su parte, el gobierno del presidente sirio Bashar al Asad afirmó que Damasco no iniciará conversaciones para poner fin a la guerra que lleva ya tres años y medio mientras los militantes islamistas estén arrasando el país.

Esta declaración acabó con las perspectivas de una reanudación de las conversaciones de paz en un futuro próximo pese a los esfuerzos del enviado de paz de la ONU, Staffan de Mistura, que fue nombrado en julio para volver a iniciar negociaciones.

Las potencias occidentales están intensificando la ayuda a la oposición siria que consideran "moderada", a fin de poner más fuerza rebelde en el terreno para enfrentar a los yihadistas. La coalición ha lanzado ataques contra los yihadistas en Siria desde hace casi una semana, con participación de aviones estadunidenses y árabes.

Según el comando estadunidense para Oriente Medio y Asia Central, la coalición llevó a cabo ocho ataques aéreos en Siria y tres en Irak. Además de Estados Unidos participaron en los operativos Jordania y Emiratos Árabes Unidos.

El OSDH señaló hoy nuevos ataques durante la noche del domingo en dos provincias del norte, Raqa y Alepo. Según el OSDH, al menos 211 yihadistas y 22 civiles murieron en Siria desde el comienzo de los bombardeos de la coalición hace una semana.

La coalición también lanzó ataques alrededor de la ciudad de Tal Abyad, en la frontera con Turquía, alcanzando a una escuela que era utilizada como cuartel general local de los militantes de EI, agregó el OSDH.

En Alepo, los ataques alcanzaron un molino administrado por civiles y silos de cereales afuera de la ciudad de Minbej, ocupada por el EI, dijo el Observatorio, agregando que se creía que allí había muerto civiles.

Las fuerzas aéreas estadounidenses han realizado 4,100 operativos desde el lanzamiento, el pasado 8 de agosto, de la ofensiva contra los yihadistas de EI en Irak y Siria, incluyendo vuelos de vigilancia, reavituallamiento de carburante y ataques.

A estas estadísticas transmitidas hoy bajo anonimato por un responsable militar estadunidense se suman unos 40 vuelos realizados por los cinco países árabes miembros de la coalición dirigida por Washington contra EI desde el 23 de septiembre, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, Catar y Jordania.

El presidente Barack Obama admitió el domingo que Estados Unidos subestimó la amenaza de los grupos extremistas en Siria, país que calificó de "zona cero para los yihadistas de todo el mundo". Obama prevé una ayuda logística y militar a los rebeldes sirios considerados "moderados", que combaten contra el régimen y contra los yihadistas.

El ministro sirio de Exteriores, Walid Al Muallem, criticó ásperamente hoy ante la Asamblea General de la ONU esta ayuda a los "moderados" y aseguró que "incrementará la violencia y el terrorismo".

Expertos y diplomáticos advirtieron en un coloquio en París del peligro que corre el patrimonio iraquí ya que el Estado Islámico está destruyendo lugares históricos en Irak a la par que vende antigüedades para financiarse.

"La UNESCO instó al Consejo de Seguridad [de Naciones Unidas] a adoptar una resolución de prohibición preventiva de cualquier comercio de objetos culturales iraquíes y sirios para luchar contra el tráfico ilegal", indicó su directora general, Irina Bokova.

Asimismo, Bokova urgió a los Estados miembros, a los principales museos del mundo y al mercado del arte "a extremar la vigilancia respecto a los objetos que podrían proceder del actual saqueo del patrimonio iraquí".

"Hay mafias internacionales, que se ocupan de los vestigios (...), que informan al EI de lo que puede venderse. Hay intermediarios mafiosos", subrayó Qais Husen Rashied, director del museo de Bagdad.

El grupo Estado Islámico, que considera las estatuas idolatría, dinamitó numerosas iglesias y otros monumentos sagrados para cristianos, judíos o musulmanes, expusieron varios participantes en el coloquio.

Rashied y el director del Instituto Iraquí para la Conservación de las Antigüedades y del Patrimonio en Erbil, Abdulá Jorsed Qader, pusieron como ejemplo la tumba del profeta Jonás y de numerosas estatuas en Mosul, donde también "se destruyeron" e incluso "dinamitaron" palacios asirios. Las obras "se cortan y se venden. Las piezas son inestimables... Algunas tienen dos mil años, pueden costar muy caro", indicó Rashied.

La directora general de la UNESCO subrayó que indicaron "las coordenadas y todas las informaciones pertinentes a los Estados Mayores implicados en los bombardeos" contra los yihadistas, para evitar que destruyan estos lugares históricos, muchos de ellos utilizados de bases por el EI, según las autoridades iraquíes.