Yihadistas del EI amenazan con atacar cárceles saudíes

El grupo terrorista llama a golpear a las fuerzas de seguridad y a chiitas en represalia por la ejecución de 47 simpatizantes.
El clérigo chiita Al Nimr, un líder de la 'primavera árabe' de 2011.
El clérigo chiita Al Nimr, un líder de la 'primavera árabe' de 2011. (Abbas/EFE)

El Cairo y Doha

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) amenazó con atacar las prisiones saudíes para liberar a sus simpatizantes, en respuesta a la ejecución de 47 extremistas y disidentes el sábado en Arabia Saudí, entre ellos el religioso chiita Nimr Baqer al Nimr lo que provocó manifestaciones y actos violentos de los musulmanes chiitas en varios países de Oriente Medio.

"Los tiranos saudíes demostraron con esta acción su nueva política, que es concentrar a los monoteístas (en mención a los simpatizantes del EI) en las prisiones y convertirlos en rehenes", afirmó el editorial del semanario Al Naba, publicado en internet por el grupo ultrarradical.

Los yihadistas afirmaron que de esta forma las autoridades saudíes quieren "responder a cualquiera amenaza de los muyahidines (guerreros santos) con la ejecución de los rehenes".

El editorial afirma que para liberar a sus presos el camino es "derrocar a los regímenes que los detienen y luego destruir sus cárceles".

Al respecto, el EI amenazó con destruir las prisiones de Al Hayer, a unos 25 kilómetros al sur de Riad, y Al Tarfiya, en la ciudad de Buraida, en las que la mayoría de los presos se encuentran detenidos por delitos de terrorismo.

Al Hayer, una de las mayores prisiones de Arabia Saudí, con altos niveles de seguridad, fue blanco en julio de un atentado suicida reivindicado por el EI.

Las autoridades saudíes ejecutaron el sábado a 47 personas, en su mayoría extremistas suníes sentenciados a muerte por su implicación en atentados perpetrados en 2004 y 2005.

El grupo aseguró que liberaría a los presos, al tiempo que amenazó a Arabia Saudí, llamando a realizar ataques contra la familia real de los Saud, las fuerzas de seguridad y los chiitas.

A su vez, el gobierno de Qatar retiró a su embajador ante Teherán tras el ataque, el domingo, contra la embajada de Arabia Saudí en la capital iraní, informó en Doha la prensa del emirato.

"El ministerio de Relaciones Exteriores qatarí retiró a su actual embajador en Teherán tras los ataques contra la embajada del Reino de Arabia Saudí en esta ciudad y su consulado en Mashad", dijo el director del ministerio, Jalid bin Ibrahim Al Hamar, citado por la agencia de noticias oficial qatarí.

Tras los ataques contra la embajada en Teherán y su consulado en Mashad, Arabia Saudí rompió relaciones con Irán, decisión imitada por Baréin, Sudán y Yibutí.

Kuwait llamó a consulta a su embajador en Teherán y Jordania convocó al embajador iraní ante Amán.

En el plano económico, la crisis entre los dos países, ambos grandes exportadores de petróleo, afecta los precios del crudo. El barril de Brent cayó ayer por debajo de los 35 dólares por primera vez desde mediados de 2004.