Yihadistas de Bruselas planeaban atentar durante la Eurocopa de Francia

El diario francés Libération revela que Mohamed Abrini, implicado en los atentados de noviembre en París y marzo en Bruselas, donde fue detenido el viernes, confesó a la policía ese proyecto.
Un soldado belga controla el tráfico a la entrada del aeropuerto de Bruselas, en Zaventem, escenario de los ataques terroristas el 22 de marzo
Un soldado belga controla el tráfico a la entrada del aeropuerto de Bruselas, en Zaventem, escenario de los ataques terroristas el 22 de marzo (AFP)

París

Los presuntos terroristas yihadistas de Bruselas planeaban un atentado en Francia durante la Eurocopa del próximo verano, según se desprende de las declaraciones de uno de ellos arrestado por la policía belga, afirma hoy el diario Libération.

El rotativo señala que Mohamed Abrini, implicado en los atentados de París del 13 de noviembre de 2015 y en los de Bruselas del pasado 22 de marzo, detenido en la capital belga el pasado viernes, confesó ante la policía ese proyecto.

Hasta ahora había trascendido que el objetivo de los terroristas de Bruselas era atentar en Francia, pero según Libération el objetivo concreto era la competición futbolística que comenzará el 10 de junio próximo. El diario indica que la confesión de Abrini en ese sentido es "sorprendentemente clara" y que "policías y magistrados buscan verificar su autenticidad".

Libération también cita una fuente policial francesa que no considera sorprendente el proyecto de atentado contra la Eurocopa, lo que confirmaría que Bélgica se ha convertido en la retaguardia operativa de estos grupos yihadistas. Abrini es el tercer terrorista grabado por las cámaras de vigilancia del aeropuerto de Bruselas, el único que no se hizo saltar por los aires.

Por su parte, el portavoz de la Fiscalía federal belga Thierry Werts afirmó hoy a la agencia Belga que no iba a hacer "ningún comentario sobre eventuales objetivos" de la célula yihadista de Bruselas, después de que Libération publicase que los terroristas pretendían atentar en la Eurocopa de fútbol que organiza Francia en junio y julio, citando la declaración de Abrini.

En un ordenador encontrado en una papelera próxima al lugar del que salieron los terroristas antes de cometer el atentado se han encontrado registros sonoros que prueban que los yihadistas estaban en contacto con Siria, de donde recibían órdenes, según el rotativo, información que confirmó la cadena pública francófona RTBF.

En esos documentos se habla de un atentado en el barrio financiero de París, La Défense, así como en una asociación católica ultraconservadora, pero Libération señala que esos planes "no fueron considerados prioritarios".

La RTBF dijo "estar en condiciones de confirmar" que un archivo de audio encontrado por los investigadores en el ordenador de Ibrahim El Bakraoui, uno de los dos suicidas del aeropuerto -hallado en un cubo de basura tras el 22-M-, incluye una conversación informal de varios minutos con el supuesto cerebro de los ataques, que hablaría desde Siria. En esa charla repasaban varias posibles escenas y el mejor momento para cometer un atentado, así como el rol que tendría cada miembro de la célula.

Sin embargo, las declaraciones de Abrini muestran que la Eurocopa era su objetivo y que el avance de la investigación en Bélgica les hizo cambiar de planes e improvisar un atentado en Bruselas. Además de haber sido filmado en el aeropuerto bruselense, los investigadores tienen pruebas de que Abrini también participó en los atentados de París, que costaron la vida a 130 personas.

En concreto, se le vio acompañado de Salah Abdeslam, superviviente de los atentados de París, en una gasolinera del norte de Francia el 11 de noviembre. Además, sus huellas y trazas de ADN han sido encontrados en uno de los coches que sirvió a los terroristas de París.

Estrecho contacto con Siria

Por otro lado, Mohamed Abrini, inculpado este fin de semana en Bélgica tanto por los atentados de París como por los de Bruselas, habría implicado en su confesión a Salah Abdeslam, supuesto cerebro logístico del 13-N que será entregado a Francia, en los ataques en la capital belga, según el diario Het Laatste Nieuws.

Abdeslam, capturado el pasado 18 de marzo, dijo que "no sabía nada" de los atentados en Bruselas, según ese medio, aunque Abrini le habría relacionado con ellos al relatar que en un primer momento esos ataques querían efectuarlos en Francia aunque los avances en la investigación les precipitaron a cometerlos en Bruselas.

Además, apunta a que Abdeslam y Abrini se habrían ocultado juntos en el apartamento del distrito bruselense de Forest donde la Policía intercambió disparos con un tercer sospechoso. En cambio, los investigadores no hallaron en ese piso ni a Abrini ni a Abdeslam, que ya habrían huido.

Por otra parte, la Organización Internacional de Policía, Interpol, ha lanzado un nuevo aviso de búsqueda de un belga sospechoso de terrorismo llamado Hamza Bazaani, originario de Limburgo (norte), informó hoy el diario Le Soir.

Ese medio indica que el hombre viajó a Siria en 2013 junto a su hermano Yasin, y que ambos serían primos de Mousa Zemouri, uno de los dos belgas que estuvieron detenidos en la prisión estadunidense de Guantánamo (en su caso entre 2001 y 2005).

No se ha precisado si Hamza Bazaani ha vuelto a Europa o si el aviso de búsqueda está relacionado con la investigación de los atentados de noviembre en París o con los de marzo en Bruselas.

Le Soir señala asimismo que Younes Abaaoud, el hermano de quince años de Abdelhamid Abaaoud, presunto cerebro del 13-N que murió en un asalto de la Policía francesa a un piso de Saint-Denis (norte de París), estaría de camino a Europa para "vengar la muerte de su hermano".

Según indicó, el joven avisó el pasado 18 de febrero a sus conocidos de que llegaría "en diez horas". Los servicios de inteligencia siguen su pista desde que su hermano Abdelhamid lo llevó a Siria cuando tenía trece años.