Yihadismo en línea: piden mayor vigilancia en las redes sociales

El gobierno francés ha solicitado a los gigantes de internet unificar fuerzas contra el terrorismo.
Habrá más controles en la web.
Habrá más controles en la web. (Especial)

San Francisco

Antes de los atentados contra la revista francesa Charlie Hebdo, el 7 de enero, las autoridades francesas tuvieron algunos problemas para obtener informaciones de los gigantes de internet. Facebook respondió "a 35% de nuestros pedidos", confió una fuente francesa. Cuando la policía parisina intentó seguir la pista de los mensajes enviados por un francés que viajó a Siria para reunirse con el yihadismo, poco faltó para que le dijeran que "un policía sirio haga la solicitud".

Los pedidos de ayuda judicial debieron pasar en primer lugar por el Departamento de Estado, y luego por el juez federal del distrito de San Francisco, que examinó las "causas probables" que habían llevado a los magistrados a hacer dicho pedido para luego decidir si tenían derecho o no a hacer el requerimiento. Las alertas sobre los videos que reclutan para las filas terroristas se perdían así en la burocracia de los operadores de internet.

Pero los atentados de París cambiaron las perspectivas.

"Desde el 7 de enero, hemos notado un esfuerzo particular de las grandes compañías que retiran más rápida y eficazmente los contenidos que pudieran ser problemáticos", afirmó el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, al término de una gira en Silicon Valley el 20 de febrero. "Pero es importante continuar", añadió el funcionario.

Cazeneuve citó como ejemplo el video que muestra al guardia de la paz Ahmed Merabet abatido en el suelo y retirado en quince minutos (por YouTube) después del atentado y el de un retraso de cinco horas solamente por un pedido de ayuda penal, "lo que fue excepcional" respecto de los retrasos habituales. "Frente a la espera de meses, la rapidez de la respuesta dio muestras del esfuerzo de los operadores para ayudarnos a proteger a nuestros habitantes del terrorismo", añadió.

Las autoridades francesas esperan mantener el nivel de movilización de las firmas del mundo numérico. De ahí el desplazamiento del ministro, después de su participación en Washington en la cumbre antiterrorista convocada por el presidente Barack Obama la semana pasada.

Cazeneuve fue recibido por los vicepresidentes de Google, de Facebook y de Twitter. A ellos les pidió ser todavía más vigilantes en las imágenes y los mensajes que llaman a la "guerra santa". En Twitter, les mostró cuentas y mensajes "muy explícitos, y que sin embargo siguen en actividad., aseguró

En el caso en que los contenidos son menos explícitos, los dirigentes de las firmas hicieron ver que la presión de la comunidad de los internautas neutraliza, según ellos, los excesos. El ministro les respondió que la lucha antiterrorista es una "responsabilidad compartida". Pero reconoció que es necesario un diálogo.

Por lo mismo, Cazeneuve invitó a los líderes de internet a una cumbre sobre el tema en abril en París. Orden del día: la elaboración de un "código de conducta" susceptible de facilitar los canales de comunicación y las relaciones entre las autoridades y las compañías, a fin de poder obtener rápidamente los datos en las comunicaciones de los sospechosos. El gobierno del Elíseo también quiere comprender los protocolos de pedido de informaciones que varían de una empresa a otra.