Permanece cautivo presidente de Yemen

Los asesores del presidente indicaron que éste no puede renunciar porque los milicianos lo han amenazado con llevarlo a juicio.
Milicianos hacen guardia en una calle que lleva al palacio presidencial.
Milicianos hacen guardia en una calle que lleva al palacio presidencial. (AP)

Saná, Yemen

Los rebeldes chiíes que tratan de apoderarse de la capital de Yemen mantienen "cautivo" al presidente en su casa, un día después de tomar el control del palacio presidencial, informaron dos asesores del mandatario.

Los asesores informaron que el presidente Abed Rabbo Mansour Hadi "no puede salir de su casa" luego de que rebeldes, chiís de la etnia huti, desplegaran a sus guardias y desplegaran a sus combatientes en esas instalaciones el miércoles.

Uno de los asesores informó que la situación en Yemen ha llegado a un "punto sin retorno", que las fuerzas armadas están una situación caótica mientras que el aparato de seguridad del país está "inutilizado" tras la ofensiva de los hutis. Hadi no puede renunciar porque los hutis lo han amenazado con llevarlo a juicio, dijo una de las fuentes.

Ambos asesores hablaron a condición de que se mantuviera su anonimato ya que no estaban autorizados a hablar con los periodistas.

Por su parte el primer ministro, Jaled Bahah, abandonó la residencia del centro de Saná donde estaba bloqueado desde hace dos días por milicias chiitas, tras negociar su salida, indicó un portavoz del gobierno.

Bahah pudo dejar esta residencia --llamada palacio de la República-- en automóvil hacia un lugar seguro, añadió el portavoz, Rajeh Badi.

Las autoridades del sur de Yemen cerraron el segundo mayor aeropuerto del país en protesta por la toma de poder de rebeldes chiíes en la capital, Saná, que ha agravado la situación de caos y amenaza la unidad nacional.

El director del aeropuerto de la ciudad portuaria de Adén, Tarek Abdu, dijo que el cierre entró en vigor a las 7 a.m. del miércoles y se mantendrá "hasta nuevo aviso", siguiendo órdenes del gobernador. Las autoridades locales cerraron también el puerto, un importante centro de distribución en el golfo de Adén.

El asediado Hadi, importante aliado de Estados Unidos en la lucha contra la red terrorista Al-Qaeda en Yemen, parece que se queda sin opciones para seguir gobernando, meses después de que los hutis comenzaran su avance en septiembre. También eleva el peligro de que Al-Qaeda en Yemen, grupo que se responsabilizó del atentado del 7 de enero al semanario francés Charlie Hebdo y de fallidos asaltos en territorio estadounidense, pueda obtener más poder del caos.

Los funcionarios dijeron que los hutis hicieron varias peticiones a Hadi, pidieron el puesto del vicepresidente y varias oficinas clave del gobierno, durante una reunión con asesores presidenciales el martes.

Golpe de Estado

Los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) tildaron de "golpe de Estado" el asedio ayer de la residencia del jefe de Estado, Abdu Rabu Mansur Hadi, y el control del palacio presidencial en Sana por parte de combatientes del movimiento chií de los hutíes.

En un comunicado, el CCG amenazó con "tomar las medidas necesarias para proteger la seguridad" de la región, porque, según subrayó, la inestabilidad en Yemen "influye directamente" en la situación de los países de CCG.

Además, los países del Golfo pidieron a los milicianos chiíes que desalojen los lugares que han tomado por la fuerza y retiren los puestos de control que han instalado en varios puntos de la capital, y que se sienten a dialogar con todas las fuerzas políticas.