WTC abre mirador tras 14 años del 11-S

La inauguración se considera una manera de sobreponerse a ataques terroristas en Nueva York.
Se esperan hasta 4 millones de visitantes en el primer año.
Se esperan hasta 4 millones de visitantes en el primer año. (Lucas Jackson/Reuters)

Nueva York

En una jornada espléndida, miles de personas acudieron a la inauguración del nuevo observatorio del World Trade Center (WTC) en Nueva York, saludado por los ciudadanos como símbolo de su capacidad para asumir situaciones límite y sobreponerse a ellas, 14 años después del atentado del 11 de septiembre.

Largas filas se formaron desde la mañana para visitar el observatorio con vistas espectaculares, en los pisos 100, 101 y 102 de la emblemática torre del nuevo complejo World Trade Center (WTC), la One WTC, en el sur de Manhattan.

Esta torre, con su observatorio, es "un símbolo de la resiliencia de Estados Unidos. Decidimos, con el sufrimiento del 11 de septiembre, que construiríamos algo más bello, más grande y más sólido que nunca antes. Para mí es el espíritu estadunidense", afirmó con la bandera nacional en mano Michael Lanza, de 32 años, un ex militar.

La One WTC vidriada, construida en el lugar de los atentados, es la más alta del continente, con una antena que culmina a 541 metros.

El 11 de septiembre de 2001, dos aviones de línea fueron secuestrados por terroristas y estrellados contra las Torres Gemelas del WTC. Los edificios se desplomaron y murieron tres mil personas.

A más de 380 metros de altura, con vistas panorámicas de 360 grados, se pueden admirar los monumentos y lugares célebres de Nueva York, desde la Estatua de la Libertad en el sur, hasta el Empire State Building y el Central Park en el norte, pasando por el puente de Brooklyn al este.

Todo está de pronto a los pies del visitante; es tan maravilloso que son necesarios unos segundos para tomar consciencia de la panorámica que se presenta ante sus ojos.

"Es espectacular. No hacen énfasis en el pasado; es un monumento al futuro, un renacimiento", dice Jim Vermeer, un visitante.

El ascensor es en sí mismo un viaje fuera de lo común: demora 47 segundos para alcanzar el piso 102, uno de los ascensos más rápidos del mundo.

El observatorio está abierto todos los días de la semana. La entrada cuesta 32 dólares para los adultos, 26 para los niños. Para el primer año se esperan entre tres y cuatro millones de visitantes.