Gana fuerza tesis de secuestro de avión malayo

A ocho días de la desaparición del vuelo MH370 de Malasya Airlines, gana fuerza entre los investigadores la tesis de un acto intencionado protagonizado por un "piloto experimentado" tras las ...
Tripulantes de un avión de la fuerza aérea malaya CN235 observan durante una operación de búsqueda del avión en el estrecho de Malaca
Tripulantes de un avión de la fuerza aérea malaya CN235 observan durante una operación de búsqueda del avión en el estrecho de Malaca (AFP)

Kuala Lumpur, Washington

La tesis de que la desaparición del avión de Malaysia Airlines se debió a un "acto intencionado" cobra fuerza entre los investigadores tras las últimas informaciones que indican que alguien cambió el rumbo del aparato deliberadamente y trató de ocultar su localización, informó The Wall Street Journal. "Cada vez más, parece que este caso se adentra en el terreno del delito.

Las últimas revelaciones de la investigación indican que la clave es determinar si un secuestrador o un miembro de la tripulación cambiaron el rumbo del avión", explicó al citado diario un miembro de la Junta Nacional de Seguridad del Transporte de EU. La inclinación de los investigadores sobre esta hipótesis se debe a las últimas informaciones que revelan que el avión siguió volando cuatro o cinco horas después de la última vez que se tuvo contacto con él, así como que experimentó bruscos cambios en rumbo y altitud.

En esas horas de vuelo el avión pudo recorrer hasta 2,200 millas náuticas y alcanzar quizás puntos como el océano Índico, la frontera con Pakistán o el mar Arábigo, explicaron los investigadores estadunidenses a The Wall Street Journal. Asimismo, los dos principales sistemas de comunicación del avión dejaron de emitir señales con catorce minutos de diferencia, lo que aleja la posibilidad de que el suceso se haya debido a un fallo mecánico, informaron fuentes oficiales ayer la cadena ABC News.

Asimismo, responsables militares malayos creen que el Boeing 777 de Malaysia Airlines, desaparecido desde hace una semana, podría haber sido desviado hacia el Océano Índico por una persona con un profundo conocimiento de las rutas aéreas y de las posiciones de los radares, dijo uno de ellos este sábado a la AFP. "Forzosamente se trataría de un piloto experimentado, competente y en actividad", declaró el responsable, quien participa en las operaciones de búsqueda en una inmensa zona marítima que abarca desde el Mar de China Meridional hasta el Océano Índico.

Este responsable, quien pidió guardar el anonimato, precisó que esta teoría se basa en los datos relevados por un radar militar, y que no han sido publicados. Este radar continuó detectando un aparato durante varias horas, después de que el vuelo MH370, con 239 personas a bordo, desapareciera de las pantallas de los radares civiles, señaló. La aeronave se dirigió hacia el Océano Índico, por completo desviada hacia el oeste respecto a la ruta que debería haber seguido para llegar a su destino, Pekín, desde Kuala Lumpur, desde donde despegó.

"Él (la posible persona en cuestión) parecía saber muy bien cómo evitar los radares civiles. Parecería que los hubiese estudiado muy de cerca", agregó este responsable militar. El vuelo MH370 desapareció de las pantallas de los radares civiles una hora después de haber despegado desde el aeropuerto de la capital malasia, a las 00:40 del sábado pasado (17:40 hora GMT del viernes). Su última posición conocida lo ubicaba en un punto entre las costas de Malasia y Vietnam.

Pistas falsas, informaciones contradictorias y rumores de todo tipo, algunos de ellos casi delirantes, han rodeado la búsqueda del Boeing 777, cuya misteriosa desaparición intriga y desespera a expertos y autoridades. Los intentos de explicación de lo ocurrido van desde una explosión a bordo hasta el desvío, pasando por graves problemas técnicos, el impacto de un supuesto misil, e inclusive hasta el suicidio del piloto. Este modelo de Boeing, el 777, está considerado uno de los aviones más seguros del mundo.

Si efectivamente, se sigue la tesis del desvío, el avión pudo continuar volando durante todo ese tiempo y recorrer hasta unos 3,500 kilómetros suplementarios, y así alcanzar el Océano Índico, Pakistán o inclusive el Mar de Arabia. Malasia ha sido criticada por su gestión de este supuesto desastre aéreo.

China, en particular, preocupada sobre todo por la suerte de 153 de sus ciudadanos, más de los dos tercios de los ocupantes de la aeronave, señaló durante la semana un tratamiento "caótico" de la información, aunque después moderó el tono e hizo un llamado a "la mayor y mejor coordinación" de la búsqueda. Por otra parte, los datos aportados por uno de sus satélites de observación (que distinguió "tres grandes objetos flotantes") fueron desechados tras rastrearse la zona indicada.

Asimismo, The New York Times afirmó que el Boeing desaparecido hace una semana cambió varias veces de dirección y de altitud tras haber perdido el contacto con las torres de control, en momentos en que un buque estadunidense se dirige al Golfo de Bengala. De acuerdo con el diario, que cita fuentes cercanas a la investigación, el avión de Malaysia Airlines que partió de Kuala Lumpur se elevó hasta 13,700 metros de altura, muy por encima del límite permitido para un Boeing 777.

Señales de radar registradas por la Marina de Malasia mostraron que luego el avión descendió de manera irregular hasta una altura aproximada de siete mil metros cuando se encontraba cerca de Penang, una isla de Malasia muy poblada. Luego, el avión que se dirigía al suroeste habría recuperado altitud y cambiado su curso hacia el noroestre, en dirección al Océano Índico.

El Pentágono anunció hoy que un buque y un avión de vigilancia estadunidenses se dirigían hacia el mar de Andamán y el Golfo de Bengala, en el océano Índico, para buscar el Boeing. "A solicitud de Malasia, el USS Kidd está en el norte del estrecho de Malaca, en lo que llamamos la zona de búsqueda occidental", precisó el coronel Steven Warren, portavoz del Pentágono.

El avión de vigilancia, un P-8 Poseidon, "realizará las búsquedas en un área mucho más grande (...) en la zona septentrional de la bahía de Bengala y en el norte del océano Índico", precisó, señalando que aún no había instrucciones definitivas. Un segundo destructor de Estados Unidos que participa en la búsqueda, el USS Pinckney, se dirigirá a Singapur para realizar operaciones de mantenimiento.

El vuelo MH370 despegó de Kuala Lumpur el sábado pasado a las 00:41 hora local (16:41 hora GMT del viernes) y tenía previsto llegar a Pekín a las 06:30. El Boeing 777-200 llevaba carburante para 7.5 horas de vuelo y transportaba a 227 pasajeros, incluidos dos menores, y una tripulación de doce personas.