Votación crucial para un país en transición

Pese a ser muy pobre, esta nación del sudeste asiático que limita con China e India, muestra una recuperación económica importante y la retirada de los gobiernos militares del poder.
Unos 30 millones de electores estaban habilitados para sufragar.
Unos 30 millones de electores estaban habilitados para sufragar. (AFP)

Bangkok

Los comicios legislativos de ayer, el primer escrutinio libre desde hace un cuarto de siglo, se desarrollaron en el contexto inédito, a veces paradójico y siempre en evolución de la Birmania pos dictatorial: en 2011, al cabo de casi seis décadas de régimen militar, los oficiales superiores de la junta se quitaron sus uniformes y formado un gobierno "casi civil". Las últimas elecciones libres tuvieron lugar en 1990, pero los resultados fueron ignorados por la junta militar.

Los comicios marcan el retorno democrático para el país donde seis mil candidatos se presentaron en una lista de 91 partidos. Los comicios deben renovar la Cámara baja (Asamblea Nacional, el Senado y los congresos locales de siete "estados" y de las siete "regiones de Myanmar (actual nombre de Birmania). Cada estado representa las zonas poblados en su mayoría por las minorías étnicas, que representan 30% de una población total de 53 millones de habitantes. Las regiones son las zonas habitadas principalmente por los bamars, la etnia principal.

Los partidos registrados representan más a individuos y grupos que a programas políticos, un fenómeno particularmente notable entre las etnias minoritarias. Entre otros ejemplos, tres partidos se formaron entre los kayin, una minoría del norte del país, cuyo estado Karen es el teatro de un conflicto entre el ejército regular y los combatientes separatistas del Ejército de la Independencia Kayin (KIA).

La Liga Nacional para la Democracia (NLD), la formación de la ex disidente y premio Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi, se dijo segura de su victoriosa en el escrutinio mayoritario uninominal de una sola vuelta, que favorece a los grandes partidos.

El principal contrincante de la NLD es el partido en el poder, apoyado por el ejército y cuyo jefe de Estado, Thein Sein, es el presidente: el Partido de la Unión para la Solidaridad y el Desarrollo (USDP). En las elecciones de 2010, amañadas por el gobierno y boicoteadas por la NLD en un momento en que Aung San Suu Kyi estaba aún bajo cárcel domiciliaria, el USDP logró una aplastante mayoría de asientos en las dos cámaras.

Desde 2011 y con la formación del actual gobierno, Birmania evolucionó política y económicamente, aunque se mantiene como país vigilado en materia de derechos humanos y uno de los más pobres del mundo. Gracias a una sensible liberalización económica, el crecimiento se despegó de manera espectacular en los últimos años, con una tasa de 7.7% (2014), pero solo 2% de la población tiene acceso a internet . Un 70% vive aún en áreas rurales.

En lo político, la apertura decretada por los viejos generales en 2011 fue, al inicio, tan espectacular como repentina en una especie de "glasnost" birmana que duró poco. Además de arrestar y condenar a estudiantes, periodistas y activistas que han protestado contra el poder, una nueva ley de prensa amenaza a periodistas y dueños de medios.

También se han exacerbado las tensiones entre mayoría budista y la minoría musulmana (4% de la población), atizadas por los monjes budistas radicales.