Vórtice polar deja en EU 20 muertos y más de cinco mil mdd en pérdidas

La tormenta invernal "Hércules", que empujó fuertes nevadas desde el nordeste del país a finales de la semana pasada, y la ola de frío que rompió récords en vastas áreas del país, afectó a ...
La tormenta de nieve, sobre los Grandes Lagos de EU, en una imagen captada por un satélite de la NASA
La tormenta de nieve, sobre los Grandes Lagos de EU, en una imagen captada por un satélite de la NASA (AFP)

Washington

El vórtice polar que ha congelado esta semana un tercio de Estados Unidos empezó a retirarse hoy, lentamente, dejando atrás al menos una veintena de muertos y pérdidas que se calculan ya en más de cinco mil millones de dólares. La tormenta invernal "Hércules", que empujó fuertes nevadas desde el nordeste del país a finales de la semana pasada, y la ola de frío que rompió récords en vastas áreas de EU, afectó a unos 187 millones de personas.

El termómetro no superaba hoy los -10°C en Nueva York, pero se espera que la intensa ola de frío que afecta a buena parte de Estados Unidos y Canadá desde hace una semana deje paso en las próximas horas a temperaturas más clementes. La capital estadunidense amaneció bajo un gran cielo azul a -8°C, mientras que Chicago recibió el día a -18°C. Pero, tal y como anunciaron los meteorólogos estadunidenses, las temperaturas comenzarán a subir a media jornada, "al tiempo que las masas de aire ártico responsable de este frío penetrante se difuminan".

En Washington el termómetro se situaba en -3°C durante la jornada y a -9°C en Chicago. El transporte aéreo, de todas formas, seguía sufriendo las consecuencias de estas temperaturas excepcionalmente bajas. El día comenzó con cielo despejado en la mayor parte de los treinta y dos estados que ayer tuvieron avisos oficiales de emergencia por las bajas temperaturas.

Ayer hubo temperaturas de cero grados Celsius o menos en los 50 estados de la Unión, incluido Hawai. Y el número de vuelos comerciales cancelados esta mañana rondaba los 1,700, comparados con 2,500 un día antes. El frío, que acentuado por el viento llevó la sensación térmica a unos 40 centígrados bajo cero en Minnesota y Wisconsin, obligó al cierre de escuelas en catorce estados del centro y nordeste del país, e interrumpió las labores de agencias del gobierno y empresas privadas.

El frente meteorológico polar llevó temperaturas extremas desde Boston, en Massachusetts, a Knoxville, en Tennessee, y desde Atlanta, en Georgia, a Little Rock, en Arkansas, y batió en el Parque Central de Nueva York un récord de 118 años. El Servicio Meteorológico Nacional siguió dando cuenta hoy de temperaturas bajo cero en casi un tercio del país, pero el pronóstico ofrece un alivio para los próximos dos días. Las autoridades de diferentes estados dieron, en conjunto, información sobre al menos 21 muertes relacionadas con la tormenta de nieve del domingo pasado y la ola de frío que la siguió.

Varias de las víctimas fueron personas desamparadas, sin hogar, o que no llegaron a tiempo a alguno de los cientos de albergues públicos abiertos por las municipalidades y las iglesias desde Maine a Florida y desde Virginia del Oeste a Dakota del Norte. "Creemos que el problema es de corta duración pero calculamos el costo (de las inclemencias) en unos cinco mil millones de dólares por el tamaño de la población afectada", dijo por su parte Evan Gold, vicepresidente de la compañía Planalytics, que hace análisis para las empresas privadas.

"El impacto es aparente en la pérdida de productividad, la bajada del gasto de los consumidores y las facturas de calefacción más alta", declaró Gold a la cadena NBC de televisión.El sitio especializado Flightaware.com informó a primera hora de hoy que 664 vuelos habían sido anulados y otros 1.000 sufrían retrasos. En total 18 mil vuelos han sido cancelados en Estados Unidos desde el pasado jueves.

Los aeropuertos de Nueva York, Washington, Atlanta, Chicago y Detroit son los más afectados de Estados Unidos. El de Toronto, en Canadá, conoció igualmente el caos durante varias horas y se vio obligado a suspender el martes el tráfico por el intenso frío que congeló algunas partes de los aviones durante seis horas, mientras la policía canadiense tuvo que mandar refuerzos para contener la ira de algunos pasajeros.

La ola de frío ha logrado batir algunos récords como en Nueva York, que el martes registró las temperaturas más bajas en 100 años para un 7 de enero, o en Tallahassee, capital de Florida -donde suele reinar el clima templado-, que llegó a los -5.5°C, según el diario local Tallahassee Democrat. Pero la zona del Midwest, acostumbrada a las bajas temperaturas por estas fechas, es la que más ha sufrido la ola de frío ártico. Embarrass, en Minnesota, alcanzó el martes el récord nacional con los -37°C registrados.

El emblemático Central Park neoyorquino era una cubitera el martes por la mañana con sus -15.5°C, rebasando el récord de 1896 situado en -14.4°. La mayor ciudad de Estados Unidos no superó los -10°C en toda la jornada, con una sensación térmica de -22°C. Al menos 49 ciudades batieron el récord de frío para un 7 de enero, entre las que se cuentan Filadelfia (-15.5°C) y Baltimore (-16.1°C). En Montreal, Ottawa y Toronto, los canadienses más resistentes al frío se quejaron de las temperaturas gélidas y los cortes de electricidad.

Las autoridades estadunidenses advirtieron a la población que la combinación de frío y ráfagas de viento puede crear una sensación térmica mortal. "Pido a todos los neoyorquinos que se queden en un lugar caliente para evitar hipotermia, sabañones y otros problemas que podrían poner en peligro su salud", insistió el alcalde Bill de Blasio. Las escuelas permanecen cerradas principalmente en Minnesota, Chicago, Atlanta, Nashville por el frío y los vientos del Polo norte.

Las autoridades han decretado la alerta por fuertes vientos en la región de Buffalo, en el norte del estado de Nueva York, y por tormentas desde Nueva Jersey a Massachusetts, en la costa noreste. Una veintena de personas han fallecido desde el inicio del año por la ola de frío, entre ellas cuatro hombres de 48 a 63 años muertos durante el fin de semana en Chicago de un infarto cuando sacaban la nieve frente a su domicilio. El cuerpo de una mujer de 90 años fue encontrado el lunes en la nieve cerca de su vehículo en Ohio (norte).