Volvimos a sentir terror: mexicanos en Nepal

Carlos Pérez, Patricio Cordero, Rodrigo Esquinca y Enrique Bencomo viajaron para realizar un documental sobre la ONG Shanti Sewa, pero su objetivo cambió al ocurrir los sismos en este país.

Ciudad de México

Carlos Pérez y su equipo realizaban una entrevista en una escuela para niños discapacitados de la aldea Budhanilkantha, en Nepal. Mientras tanto, Patricio Cordero estaba en su casa trabajando. Ambos sintieron el nuevo terremoto de 7.3 y para ellos, fue volver a vivir el terror del 25 de abril.

"La situación es extraña. Tenemos incertidumbre, estamos un poco 'apaniqueados'. A partir del primer sismo han ocurrido réplicas dramáticas. Sentí que iba a ser un terremoto grandísimo. Sentí miedo. Fue un poco la fotografía de hace tres semanas, gente gritando muy asustada", dice Patricio vía telefónica a MILENIO.

El equipo conformado por Carlos, Patricio, Rodrigo Esquinca y Enrique Bencomo viajó a Nepal para realizar un documental sobre la ONG alemana Shanti Sewa pero cambiaron el objetivo de su investigación al ocurrir el primer terremoto.

"Sentimos todo el terror que sentían los nepalís. Al acabar el terremoto nos metimos a las casas para recabar testimonios; mientras estábamos en una de ellas volvió a temblar y todos salieron corriendo. Duermen en parques. Hay gente que sigue viviendo ahí porque no tienen a dónde ir desde el primer terremoto. Las cosas están muy revueltas, las personas están confundidas", dice Carlos vía telefónica a MILENIO.

"No entendíamos la gravedad del sismo"

Durante el sismo, Patricio Cordero, quien también es parte del equipo de documentalistas, salió a la calle para protegerse ante el posible derrumbe de la casa donde se aloja todo el equipo.

"Aunque salí corriendo, lo tomé con calma. Cuando terminó el terremoto di una vuelta por la zona, pero todo estaba relativamente tranquilo. No había gente lesionada y las personas se encontraban resguardadas en lugares seguros. En Katmandú no hay edificios muy altos, no vi algo que colapsara. Seguramente hay muchos daños en otros puntos de la ciudad y en las aldeas".

Después del primer sismo, los servicios de emergencia, militares y personal de Unicef y ONU realizan rondines para verificar que las personas se encuentren bien. En esta ocasión, el sismo no los tomó por sorpresa y pudieron ayudar de forma oportuna a la población.

Carlos, director del documental, asegura que no entendieron la magnitud del terremoto hasta que regresaron a casa con Patricio.

"Estábamos haciendo una grabación de los daños provocados por el anterior sismo en la escuela. Pensamos que fue una réplica más. No entendíamos la gravedad de lo que pasó hasta que volvimos a Katmandú. Pato nos mandó mensaje para saber si estábamos bien; nosotros no lo sentimos tan fuerte. Cuando vimos las noticias nos acordamos de todos los daños que vimos antes".

Regresa la atención a Nepal

Patricio dice que desde el primer sismo, han ocurrido infinidad de fatalidades y colapsos de edificios, por lo que piensan viajar a más aldeas para capturar imágenes y entrevistar a la gente.

Para los mexicanos, el único aspecto positivo de este nuevo sismo es que el mundo volteó a ver nuevamente al país asiático.

"Este sismo tiene algo 'bueno': que se vuelva a entender a nivel mundial la gran necesidad de lonas, comida y apoyo económico para reconstruir casas".

El proyecto que comenzó como un documental sobre la ONG Shanti Sewa se convirtió en un medio para informar y ayudar a las víctimas de ambos siniestros.

A través de la página de Facebook -Scopio publican videos y fotografías mostrando la situación actual de Nepal, además de que promueven que la gente done para apoyar a la población nepalí.

"Nunca dejamos de grabar. Pensamos que era una responsabilidad que teníamos, tal vez con esto a un futuro se pueda ayudar. La mejor manera en que podemos ayudar es contando las historias de aquí, de nepalís comprometidos con ayudar a la gente. Por otro lado recolectamos donativos para dar un poco de alivio a la gente. Nos agarra en curva, tenemos ánimos, ganas de ayudar y dejándonos llevar con lo que nos van dejando las historias".