EU y Gran Bretaña ofrecen apoyo a Rusia

Tras los atentados registrados en la ciudad de Volgogrado el gobierno estadunidense manifestó su intención en cooperar en los preparativos de seguridad de cara a los Juegos Olímpicos de Sochi.
Al menos 15 personas murieron y más de 40 resultaron heridas
Los dos atentados dejaron más de 30 muertos. (AFP)

Washington y Londres

El gobierno de Estados Unidos pidió mayor cooperación en seguridad con Rusia y ofreció su apoyo de cara a los Juegos Olímpicos de Sochi, después de los dos atentados registrados en las últimas horas en la ciudad de Volgogrado.

"El gobierno de Estados Unidos ha ofrecido nuestro total apoyo al Gobierno ruso en las preparaciones de seguridad para los Juegos Olímpicos de Sochi, y daríamos la bienvenida a la oportunidad de una mayor cooperación para la seguridad de los atletas, los espectadores y otros participantes", dijo la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSC), Caitlin Hayden, en un comunicado.

Hayden señaló que "Estados Unidos condena los atentados terroristas que han sacudido la ciudad rusa de Volgogrado" y transmitió "sinceras condolencias a los familiares de las víctimas".

"Estados Unidos se solidariza con el pueblo ruso en contra del terrorismo", agregó la portavoz del NSC, el gabinete de política exterior del presidente estadounidense, Barack Obama.

Por su parte, el primer ministro británico, David Cameron, ofreció el "apoyo" del Reino Unido a Rusia para llevar ante la justicia a los autores del "repugnante" atentado suicida perpetrado en la ciudad rusa de Volgogrado contra un trolebús.

Mediante su cuenta personal de Twitter, Cameron se pronunció sobre ese último acto terrorista, que ocurre menos de 24 horas después de otro ataque realizado contra la estación de ferrocarril.

"Estoy sorprendido y entristecido por los atentados en Volgogrado", señaló Cameron en un tuit.

El líder agregó que ha escrito al presidente Putin "para decir que el Reino Unido ayudará a Rusia en cualquier cosa que podamos".

Por ahora, las autoridades rusas se han abstenido de señalar a los culpables, si bien tienen claro que ambos ataques, -el de ayer, en una estación de tren, que se saldó con 17 víctimas mortales y el de esta mañana en un trolebús-, están vinculados entre sí.