Israel acusa a presidente palestino de incitar a la violencia

En un discurso, el mandatario palestino dijo que niños de su país "mueren tiroteados a sangre fría"; el presidente de Israel señaló que los menores sólo fueron heridos.
El presidente palestino manifestó que la paz, seguridad y estabilidad no se alcanzarán hasta que acabe la ocupación israelí.
El presidente palestino manifestó que la paz, seguridad y estabilidad no se alcanzarán hasta que acabe la ocupación israelí. (AFP)

Jerusalén, Israel

La Oficina del Primer Ministro israelí, Benjamín Netanyahu, calificó de "instigación y mentiras" el último discurso del presidente palestino, Mahmud Abás, en el que dijo que niños palestinos "mueren tiroteados a sangre fría".

"Los comentarios de Abu Mazen (apodo de Abás) la pasada noche son instigación y mentiras", refiere un comunicado de la Oficina de Netanyahu, después de una respuesta en la misma línea ofrecida anoche por la viceministra de Asuntos Exteriores, Tzipi Hotoveli.

Medios israelíes hacen hincapié en que el presidente palestino se refiriera en su discurso, grabado y difundido por la televisión oficial palestina, a un menor palestino de 13 años, Ahmed Manasra, que participó en un ataque conjunto con un primo suyo de 15, en el que resultó herido otro menor israelí de 13 años, además de otro grave de 24 años, en una colonia de Jerusalén Este.

"El joven del que (Abás) habla está vivo y hospitalizado en el Hospital Hadasa (de Jerusalén), tras haber apuñalado a otro joven israelí que montaba en bicicleta en el lugar del ataque", precisa la Oficina del jefe del Ejecutivo israelí.

Según fuentes locales palestinas y medios israelíes, Abás habría asegurado que ese menor "estaba indefenso" o "iba desarmado", pese a que vídeos del suceso muestran al autor y a su primo blandiendo cuchillos con los que atacaron a las dos personas.

Con todo, una traducción al inglés de su discurso facilitada en un comunicado oficial de la OLP menciona que Abás dijo que "no se rendirá ante la lógica de la fuerza brutal (...)" y puso como uno de los ejemplos, "el disparo a nuestros niños a sangre fría, como hicieron con el niño Ahmed Manasra y otros niños de Jerusalén".

"Mientras Israel mantiene el statu quo en el Monte del Templo (como los judíos denominan la Explanada de las Mezquitas), Abu Mazen, con sus palabras de instigación, hace un uso cínico de la religión y así genera terrorismo", condenó la Oficina de Netanyahu.

Abás manifestó que la paz, seguridad y estabilidad no se alcanzarán hasta que acabe la ocupación israelí y que "no aceptará un cambio en el statu quo del complejo de Al Aqsa" y que "es el derecho exclusivo de los palestinos y de los musulmanes del mundo".