Víctimas de pederasta denunciarán a la arquidiócesis de SLP

El ex cura Alberto Athié Gallo comentó que el clérigo Eduardo Córdova Bautista viajó con obispos a la canonización de Juan Pablo II y ya no regresó a México.
El Papa aseguró que para los religiosos que abusan de menores “no existen privilegios”.
El Papa aseguró que para los religiosos que abusan de menores “no existen privilegios”. (Andrew Medichini/AP)

México

Los abogados de las víctimas del cura Eduardo Córdova Bautista denunciarán ante las autoridades civiles a la arquidiócesis de San Luis Potosí y al Vaticano por complicidad y encubrimiento.

También presentarán ante el Comité para los Derechos de los Niños de la ONU el caso de este clérigo, al que se acusa de haber abusado de más de 100 menores.

Córdova, suspendido por el Vaticano de su ministerio por encontrarlo responsable de abuso sexual a menores, actualmente se encuentra desaparecido.

Al respecto, el ex sacerdote Alberto Athié Gallo, quien forma parte del grupo que defiende a las víctimas, manifestó que “eran del conocimiento público las denuncias contra Córdova y aún así viajó con algunos obispos a la canonización del papa Juan Pablo II (27 de abril),  pero ya no regresó a México, se quedó en España, nos informaron personas de San Luis Potosí”.

Athié aseguró que desde hace 30 años las autoridades eclesiásticas tenían conocimiento de denuncias de abusos sexuales por parte del sacerdote Córdova y no actuaron.

“Negaron todo y afirmaban que no había casos, solo reconocen ahora el de 2012”, por eso el ex religioso consideró que “son responsables”, porque mientras no actuaron la arquidiócesis potosina y el Vaticano, el sacerdote estaba libre y abusaba de los niños, “por eso la denuncia va contra la arquidiócesis y también la sede pontificia”, señaló.

Athié explicó que existen varios casos no denunciados ante un Ministerio Público, por “temor a represalias y a la revictimización de sus hijos”, ya que por ser un sacerdote que tenía poder político “las familias tienen mucho temor a las represalias”.

Dos casos

Por su parte, el abogado de la arquidiócesis de San Luis Potosí, Armando Martínez, destacó que solo hay dos casos registrados contra Eduardo Córdova: uno en 2008, que se envió al Vaticano y no se le encontró responsabilidad, y el de 2012, por el cual se les informó que se le suspendería de su ministerio.

Martínez explicó que por primera ocasión en ese territorio la arquidiócesis potosina presentó denuncia ante las autoridades civiles contra un clérigo pederasta.

De acuerdo con el artículo 12 bis de la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público, anexado el 19 de agosto de 2010, la Iglesia tiene la obligación de informar a las autoridades civiles de los hechos, por lo que el jueves 22 de mayo la arquidiócesis de San Luis Potosí presentó la denuncia penal ante el Ministerio Público.

El abogado dijo que el 23 de abril se les notificó la decisión del Vaticano, pero no lograron localizar al cura y por eso presentaron la denuncia el jueves pasado; sin embargo, “los padres de la víctima no la han querido presentar ante el Ministerio Público y han solicitado que se guarden bajo reserva los detalles de los hechos”.

Martínez invitó a las víctimas de Córdova y a sus abogados a denunciar los hechos ante la procuraduría estatal.

Reunión con el Papa

En la sede pontificia se estudia la fecha del primer encuentro entre Francisco y un grupo de víctimas de abusos sexuales por parte de clérigos católicos, anunció el vocero del Vaticano, Federico Lombardi.

“Lo que se debe rectificar es la expectativa del encuentro con las víctimas en los primeros días de junio, no se decidió cuándo, aunque se sabe que tendrá lugar”, dijo.

El vocero confirmó que el Papa le pidió al arzobispo de Boston, Sean O’Malley, organizar el encuentro, que incluiría una misa y un diálogo privado en la casa de Santa Marta.

El propio Francisco habló del tema durante una larga conferencia de prensa a bordo del avión papal que lo condujo el lunes desde Tel Aviv a Roma, al concluir su viaje apostólico a Medio Oriente.

Al ser cuestionado sobre los casos de religiosos pederastas, el pontífice dijo que “no existen privilegios” para quienes son acusados de esos delitos y reveló que actualmente tres obispos están bajo investigación, uno de los cuales ya está condenado.

“El tema de los menores, un delito tan feo, es un problema grave en muchos lados, pero a mí me interesa la Iglesia... Estos sacerdotes en vez de llevar a la santidad a los chicos y chicas que confían en ellos, abusan. Y esto es gravísimo”, comentó.

“Les haré una comparación: es como una misa negra. Tú tienes que llevarlo a la santidad y lo llevas a un problema que va a durar toda la vida. Pero sobre esto tenemos que seguir adelante. ¡Tolerancia cero!”, concluyó.

• • •

Hay curas católicos casados

El papa Francisco recordó que el celibato no es un “dogma de fe” en la Iglesia Católica, que hay sacerdotes casados en los ritos orientales y que “la puerta está siempre abierta” para tratar ese tema.

“La Iglesia Católica tiene curas casados. Católicos griegos, católicos coptos... hay en el rito oriental”, recordó el Papa preguntado por lo que piensa de la práctica del celibato sacerdotal en la Iglesia occidental.

“No se debate sobre un dogma, sino sobre una regla de vida que yo aprecio mucho y que es un don para la Iglesia”, comentó Bergoglio. La frase clave que permite conocer lo que piensa el Papa llegó después, cuando dijo que “al no ser un dogma de fe, siempre está la puerta abierta”.

Esta posibilidad de diálogo sobre la cuestión llega después de que un grupo de 26 mujeres mandara una carta al pontífice, a quien pidieron su intervención para poder tener una relación con los curas de los que se habían enamorado.

Sin embargo, en el avión rumbo al Vaticano, con decenas de periodistas que regresaban con el pontífice de un viaje de tres días a Tierra Santa, Francisco acotó que “en este momento hay otros temas sobre el tapete”.

EFE/Ciudad del Vaticano

• • •