Víctimas colombianas se enfrentan cara a cara con sus victimarios

El segundo grupo de víctimas del conflicto armado reclamó en La Habana un urgente "cese del fuego bilateral" y reclamaron a los negociadores no levantarse de la mesa "hasta que firmen la paz".
De izquierda a derecha, las víctimas del conflicto armado Reinel Barbosa, Marisol Garzón y María Chole, hoy en La Habana
De izquierda a derecha, las víctimas del conflicto armado Reinel Barbosa, Marisol Garzón y María Chole, hoy en La Habana (AFP)

La Habana

El segundo grupo de víctimas del conflicto armado en Colombia pidió hoy al gobierno y a las guerrillas que acuerden de manera urgente “un cese del fuego bilateral”,  mientras prosiguen las negociaciones de paz en La Habana.

Sólo así, dijeron,  se podrá evitar “el horror” que padecen las familias del país suramericano desde hace más de medio siglo, como consecuencia de una confrontación que ha dejado unos seis millones de víctimas y cientos de miles de muertos.

Enfrentadas en privado y cara a cara con sus victimarios del gobierno y de las insurgentes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), las víctimas dijeron además que es imprescindible que los negociadores de las dos partes “no se levanten de la mesa hasta que firmen la paz”.

En este contexto, Marisol Garzón, quien perdió a un hermano en el conflicto, dijo a MILENIO que tuvo la satisfacción de “mirarlo a los ojos y decirle lo que siento”, en referencia al general Jorge Enrique Mora, quien forma parte del equipo negociador del gobierno. En opinión de Garzón, el general Mora vinculó a su hermano con las guerrillas de las FARC, pese a que este nunca perteneció a esa organización.

Marisol es hermana del periodista y humorista Jaime Garzón, quien se caracterizó por satirizar a personajes políticos y del narcotráfico,  hasta que fue asesinado en 1999 por militares colombianos. Agregó que el proceso de investigación del crimen aun está abierto.

Por su parte, Consuelo González, secuestrada por las guerrillas  junto con la congresista Clara Rojas, dijo en conferencia de prensa que ante sus planteamientos “los señores de las FARC  reconocieron que sus acciones han creado mucho dolor y se comprometieron a hacer que eso no se repita”.

Teresita Gaviria dijo en tanto haber llegado a las conversaciones de paz “con un poco de temor”, porque nunca antes había identificado a sus victimarios, y  agregó que regresaría  a su país “esperanzada” en que las conversaciones en curso en la capital cubana desde noviembre de 2012 lleguen a buen final.

Gaviria se refirió a casos de desaparecidos en la región de Antioquia e informó que a partir de sus conversaciones con las guerrillas de izquierda, le quedaba determinar las responsabilidades que podrían tener en esos hechos grupos de las FARC y paramilitares de derecha.

Este segundo grupo de víctimas –el primero viajó en agosto- expuso sus vivencia a los negociadores del gobierno y de las FARC, así como sus puntos de vista para evitar que se repitan episodios como los vividos por ellos.

Voceros de las dos partes han dicho que el aporte de este grupo, integrado mayoritariamente por mujeres, “enriquecerá las conversaciones” en La Habana,  que cuentan desde su arrancada con el acompañamiento de los gobiernos de Cuba y Noruega, así como con la participación de Chile y Venezuela.

“Queremos en esta ocasión darles nuestro saludo de bienvenida a todos y a todas, abriendo nuestros corazones”, expresó en la sesión del miércoles el jefe de los negociadores de la FARC Iván Márquez, según un comunicado repartido a la prensa.

Por su parte, el negociador principal del gobierno, Humberto de la Calle, dijo el martes: “somos conscientes de que en un universo tan abultado de víctimas es imposible oírlas a todas”,  pero “vamos a lograr valorar todos los patrones de victimización”, con vista a alcanzar la paz en Colombia.