Banco central de Venezuela reconoce crisis económica

La inflación ha generado protestas violentas contra el gobierno de Nicolás Maduro
Un grupo de personas participa en una manifestacion en contra del Gobierno del presidente Nicolás Maduro en el sector Chacao en Caracas, Venezuela.
Un grupo de personas participa en una manifestacion en contra del Gobierno del presidente Nicolás Maduro en el sector Chacao en Caracas, Venezuela. (EFE)

Caracas

El presidente del banco central de Venezuela, Nelson Merentes, dijo el domingo que la nación petrolera atraviesa una crisis económica, pero afirmó que medidas como un nuevo mecanismo de cambio basado en la oferta y la demanda ayudarían a superarla.

Los venezolanos han sido castigados por una inflación de un 57 por ciento anual y escasez de productos básicos como leche, harina o papel higiénico, dos factores de una ola de protestas antigubernamentales que dejaron al menos 28 muertos durante el último mes.

"La economía, (...) uno no puede ocultar, tiene inflación, tiene escasez y el crecimiento no es robusto", dijo Merentes en una entrevista con la televisión estatal.

"Venezuela tiene cómo superar rápido este momento que no es tan bueno, un momento que no es de lo mejor. Y de hecho, el Gobierno está tomando medidas que apuntarán a salir rápido de esto".

Buscando inyectar liquidez en una economía que depende fuertemente en la importación de todo tipo de bienes de consumo y reducir la enorme brecha con el dólar en el mercado negro, el Gobierno lanzó un nuevo mecanismo de cambio basado en la oferta y la demanda.

Según sitios web ilegales que monitorizan la cotización del dólar paralelo, desde el anuncio del nuevo mecanismo conocido como Sicad 2 y que debe comenzar a operar en los próximos días, el dólar en el mercado negro cayó desde unos 85 bolívares a entre 72 y 75 bolívares.

El presidente del banco central dijo que una vez que esté funcionando, el mecanismo de cambio ayudará a bajar más todavía el precio del dólar en el mercado negro.

Economistas prevén que el Sicad 2 ofrecerá dólares a entre 20 y 50 bolívares, que se compara con cotizaciones de entre 6,3 y 11 bolívares a través de los dos sistemas de cambio controlados por el Estado que existen actualmente.

Políticos de oposición dicen que el Sicad 2 es una forma indirecta de devaluar el bolívar, pero analistas de Wall Street, tenedores de bonos y economistas privados lo ven con una necesaria medida de liberalización económica.

Venezuela aplica controles de cambio desde hace 11 años y aunque Maduro promete mantener la línea de su fallecido mentor, el ex presidente Hugo Chávez, muchos creen que se verá obligado a ajustar hasta cierto punto las políticas económicas.

La economía de Venezuela creció un 1,6 por ciento en el 2013, comparado con una meta oficial de un 6 por ciento.

Merentes dijo que la escasez de productos básicos, que irrita por igual a partidarios y opositores de Maduro, debería comenzar a suavizarse en dos o tres meses, siempre que se aceleren las importaciones y también la producción.