"Corrientes neofascistas" culpables de crisis: canciller venezolano

El ministro también denunció que la "cobertura mediática internacional" distorsiona los sucesos en su país.
La concentración de unos dos mil jóvenes en el este de la capital derivó en choques con la policía, que lanzó gases lacrimógenos.
La concentración de unos dos mil jóvenes en el este de la capital derivó en choques con la policía, que lanzó gases lacrimógenos. (Fernando Llano/AP)

Brasilia

El canciller venezolano, Elías Jaua, responsabilizó hoy a "corrientes neofascistas" de las protestas que estallaron el 12 de febrero pasado en su país.

"La naturaleza de esta violencia no está sustentada en el malestar de la sociedad, que puede haber, por los problemas que hay en cualquier sociedad".

"Esta arremetida violenta es de naturaleza política e ideológica organizada por la corriente de pensamiento neofascista", dijo, en una rueda de prensa concedida en Brasilia, donde se reunió durante la madrugada con su par brasileño, Luiz Alberto Figueiredo Machado,

El ministro también denunció que la "cobertura mediática internacional" distorsiona los sucesos en su país.

"Se articulan las grandes cadenas internacionales del mundo para hacer creer que en Venezuela hay un estado que hace una represión brutal y ocasionando a decenas de muertos, cuando la verdad es que de los lamentables 14 fallecidos que han estado vinculados directamente a las protestas, sólo tres estarían vinculado a la acción de organismos policiales", sostuvo.

Jaua llegó a Brasilia en los últimos minutos de la noche del jueves, procedente de Uruguay, y sostuvo un encuentro a puertas cerradas con Figueiredo Machado, en la casa del ministro.

Según los medios locales, el canciller venezolano pidió el apoyo de Brasil a su propuesta de convocar una reunión de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) para debatir la crisis en su país.

La Cancillería brasileña no informó de inmediato si respaldará esa propuesta.

Brasil ha sido la quinta escala de una gira iniciada esta semana por Jaua, quien ya visitó también Bolivia, Argentina, Paraguay y Uruguay, y que lo llevó hoy a Surinam, que ejerce la presidencia pro témpore de la Unasur.