Venezuela crea viceministerio para la "suprema felicidad del pueblo"

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, atribuye la inflación récord que registra su país a la "guerra nacional e internacional".
Mujeres miran los precios de pescados a la venta en un mercado popular, hoy en Caracas
Mujeres miran los precios de pescados a la venta en un mercado popular, hoy en Caracas (AFP)

Caracas

El presidente Nicolás Maduro anunció hoy la creación del "viceministerio para la suprema felicidad social del pueblo venezolano" que coordinará distintos programas gubernamentales de atención a personas con discapacidad, en situación de calle, adultos mayores y niños.

"He decidido crear el despacho (...), el viceministerio para la suprema felicidad social del pueblo venezolano, un viceministerio para la coordinación de estas misiones, grandes misiones presidenciales que tendrá el objetivo de la suprema felicidad social", dijo Maduro hoy en un discurso televisivo desde la sede presidencial.

Este viceministerio, que será encabezado por el ex diputado y médico de profesión Rafael Ríos, atenderá a personas con discapacidad, en situación de calle, adultos mayores y niños. El objetivo es "atender lo más sublime, lo más sensible, lo más delicado, lo más amado para un ser que se dice revolucionario, que se asume como cristiano, revolucionario y chavista", añadió el presidente.

Entre otras medidas de carácter social, Maduro anunció el refuerzo o la creación de nuevos programas denominados "misiones". También dijo que se analiza la creación de una nueva que atenderá a los animales y que sería bautizada como "Misión Nevado" en honor a un perro, que según historiadores, fue fiel mascota del libertador Simón Bolívar.

Desde la llegada al poder del fallecido ex presidente Hugo Chávez (1999-2013), Venezuela es gobernada por un régimen de corte socialista que destina una gran parte de su presupuesto al gasto social. Las misiones, que operan con autonomía, fueron creadas por Chávez con el fin de atender a los sectores más desfavorecidos de Venezuela, principalmente en materia de salud, educación, alimentación y vivienda.

De otra parte, Maduro estimó hoy que la crisis económica y la inflación en Venezuela, que en septiembre alcanzó 49.4% anualizada, cifra récord en trece años, son resultado de una "guerra nacional e internacional".

"Con las inversiones que se hacen, el trabajo que se hace, si no estuviera sometida a la guerra nacional e internacional de estos factores económicos, la economía (venezolana) hubiera tenido un año 2013 perfecto, hubiéramos bajado la inflación por debajo del 20%", aseguró Maduro en un discurso desde la sede presidencial.

La crisis económica se ha agudizado en Venezuela este año, con continuas alzas en precios de alimentos y escasez de algunos productos, y los analistas pronostican que la inflación, que en los primeros nueve meses acumuló 38.7%, alcanzará el 50% para el año contra un pronóstico inicial del gobierno de entre 14% y 16%.

Maduro ha denunciado en los últimos meses una supuesta "guerra económica" de sectores privados ligados a la oposición que estaría afectando los indicadores en Venezuela a fin de provocar revueltas sociales contra el gobierno.

"Es un crimen lo que ha cometido la burguesía parasitaria", si no fuera por esta "guerra, habría pleno abastecimiento y equilibrio económico", añadió el presidente, quien señaló al líder opositor y gobernador de Miranda (norte), Henrique Capriles, como uno de los que encabezaría esta ofensiva que denuncia.

"Desde Washington lo santiguaron", añadió Maduro sobre Capriles, al que derrotó por una diferencia de 1.49% de los votos, resultado impugando por el opositor ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en septiembre pasado. Maduro solicitó el pasado 8 de octubre poderes especiales a la Asamblea General a fin de emitir leyes por decreto en materia de combate a la corrupción y a la "guerra económica".

Los analistas consideran que el deterioro de la economía, que ha agudizado la ya crónica escasez de alimentos y productos básicos, se debe en parte a la falta de dólares en un país que depende en gran medida de las importaciones, tanto para su industria como para la compra de alimentos y productos de primera necesidad, y en el que impera un control cambiario.

Sin embargo, Maduro rechazó esos señalamientos y aseguró este jueves que no liberará el mercado cambiario. "No tienen razón (...) al decir que la culpa de la situación económica en el país se debe al control de cambio y al control de precios. ¿Qué quieren? ¿Que liberemos el control para que se vendan los dólares y el país se pierda? Jamás", dijo.

En el marco del control cambiario, que rige desde hace una década, el dólar se cotiza en 6.30 bolívares, mientras que en el mercado paralelo casi septuplica la tasa oficial.