Venezuela no necesita mediación, sino cooperación: Maduro

El presidente venezolano afirma en una entrevista a la CNN que las manifestaciones son  un intento de golpe de estado y que los que iniciaron "ese plan violento" son una minoría, y aseguró que ...
Maduro (i), con la periodista de CNN, Christiane Amanpour (c), y el actor estadunidense Danny Glover (d) hoy en Caracas
Maduro (i), con la periodista de CNN, Christiane Amanpour (c), y el actor estadunidense Danny Glover (d) hoy en Caracas (EFE)

Caracas

El presidente Nicolás Maduro descartó en una entrevista con la cadena estadunidense CNN transmitida este viernes que Venezuela requiera una mediación internacional ante la ola de protestas que vive el país, y afirmó en cambio que necesita cooperación. "Venezuela no necesita una mediación. Creo que lo que necesita es cooperación", dijo Maduro en la entrevista que fue emitida en inglés. "No estamos desesperados. Esa es la imagen que se quiere transmitir afuera para tratar de golpear moralmente a la revolución", añadió el mandatario, quien fue preguntado sobre la posibilidad de una intervención del papa Francisco.

Anteriormente, Maduro había declinado la oferta de mediación del presidente uruguayo, José Mujica. Venezuela sufre desde hace un mes una ola de protestas callejeras que hasta ahora han dejado 20 muertos y 300 heridos, y han provocado decenas de denuncias de abusos policiales. Maduro sostiene que las manifestaciones son un intento de golpe de Estado. "Los que comenzaron ese plan violento son una minoría, un pequeño grupo, y han colocado al resto de la oposición en una situación difícil", dijo el gobernante venezolano.

En particular, Maduro reiteró las acusaciones contra el dirigente opositor Leopoldo López, actualmente detenido, al aseverar que "diseñó una ruta para tumbar a un gobierno legítimo. El generó la violencia". En sus declaraciones, Maduro reconoció que Venezuela "tiene problemas", pero aclaró que "igual que cualquier otro país". "Tenemos problemas económicos, por supuesto, ¿acaso no tienen problemas económicos ustedes en Estados Unidos?", señaló.

Venezuela registra una tasa de inflación del 56% anual y la escasez de alimentos y productos básicos ronda el 25%. El líder opositor Henrique Capriles convocó este sábado a una concentración para reclamar por esa situación. Maduro fue electo presidente en abril del año pasado, tras la muerte de Hugo Chávez.

Maduro afirmó durante la entrevista con CNN que busca el "respeto" para su país y diálogo con Estados Unidos, pese a las diferencias en las últimas semanas, en las que también designó un nuevo embajador ante la Casa Blanca. "He enviado muchos mensajes; queremos un nuevo tipo de relación basado en el respeto, en el reconocimiento de lo que somos", dijo.

"Mi mensaje es el respeto, el diálogo, la superación de las visiones que se tienen acerca de nuestro país. Precisamente, tomé la decisión de designar a un nuevo embajador ante EU", dijo Maduro, un puesto vacante desde 2010 cuando ambos países expulsaron a sus respectivos embajadores. Maduro nombró hace pocos días un nuevo embajador ante la Casa Blanca, Max Arveláiz, "un gran diplomático que conoce el mundo y Estados Unidos", en el que dijo que "confía" y que "será muy útil estableciendo nuevas relaciones".

En el último año todos los intentos para recomponer sus relaciones fracasaron. Sin embargo, Estados Unidos es el principal comprador de petróleo venezolano. La entrevista, emitida en inglés, se hizo un día después del primer aniversario de la muerte de su predecesor, Hugo Chávez, y tras un mes de protestas en contra de la inseguridad y de la escasez que han sacudido Venezuela.

Maduro dijo que las relaciones con Estados Unidos "son muy buenas. Nuestras relaciones con los trabajadores, los artistas y los intelectuales" pero considera que hay una "poderosa élite" que quiere el "control económico" de América Latina. "La élite estadunidense tiene un proyecto: tener hegemonía y control (pero) en Latinoamérica hay una nueva realidad. Estamos intentando encontrar nuevos modelos", dijo Maduro, quien advirtió que si impusieran un gobierno de derecha en lugar del actual habría "caos" y que "el pueblo venezolano nunca abandonará los ideales que el presidente Chávez nos dio".

"No entren en un callejón sin salida en relación con Venezuela y América Latina. Nuestro mensaje a todos en el poder en Estados Unidos es el respeto a Venezuela, respetar a América Latina, y vamos a establecer nuevos niveles de relaciones", aseguró.