Venezuela marcha en la "dirección equivocada", dice Kerry

El secretario de Estado de EU criticó los recientes arrestos a dirigentes opositores y la represión policial, mientras la OEA lamentó la muerte de un joven y pide diálogo para detener la violencia.
Familiares de Kluiverth Roa, el joven fallecido en San Cristóbal, muestran su dolor mientras caminan hoy en el cortejo fúnebre
Familiares de Kluiverth Roa, el joven fallecido en San Cristóbal, muestran su dolor mientras caminan hoy en el cortejo fúnebre (AFP)

Washington, Caracas

Venezuela marcha "en la dirección equivocada" por los recientes arrestos a dirigentes opositores y la represión policial contra manifestaciones, dijo hoy el secretario estadunidense de Estado, John Kerry. OEA lamenta muerte de joven y pide diálogo para detener la violencia

"Venezuela sigue marchando en la dirección equivocada y tomando las opciones equivocadas", dijo Kerry ante la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes (diputados). En un segundo llamado de atención al país suramericano en dos días, Kerry condenó el arresto de dirigentes opositores y la represión policial contra manifestantes antigubernamentales.

Además, criticó las "falsas acusaciones" de Caracas sobre un supuesto apoyo de Washington a un intento de derrocar al presidente venezolano Nicolás Maduro. "Invitamos frecuentemente al presidente Maduro a que se dé cuenta que hay un conjunto completamente diferente de opciones disponibles, y esperamos que las tome", dijo.

Kerry reiteró por otra parte que el gobierno estadunidense avanza "lo más rápido posible" para implementar sanciones aprobadas por el Congreso, que negarían visados y congelarían bienes de altos funcionarios venezolanos señalados por Washington de violaciones a los derechos humanos.

La fiscalía venezolana imputó hoy a un policía por su presunta vinculación en la muerte de un adolescente el martes en la ciudad de San Cristóbal (oeste), cerca de una universidad donde se enfrentaban fuerzas de seguridad y manifestantes antigubernamentales. La muerte del joven constituyó un crimen "horrendo", afirmó Kerry.

El gobierno venezolano ha emprendido una ofensiva contra opositores en el marco de la cual la semana pasada fue detenido Antonio Ledezma, alcalde mayor de Caracas, acusado de conspirar en una presunta intentona golpista que, según Maduro, es fomentada por Estados Unidos.

Además, unos sesenta opositores siguen encarcelados, incluyendo una docena de estudiantes y dirigentes políticos como Leopoldo López, quien es acusado de incitar a la violencia en las manifestaciones contra el gobierno de Maduro que dejaron 43 muertos entre febrero y mayo de 2014.

Washington ha negado repetidas veces los señalamientos de Caracas y dice que pretenden desviar la atención de una crisis marcada por la mayor inflación de América Latina, un déficit fiscal desenfrenado y una pertinaz penuria de alimentos, medicinas y productos de higiene.

En una audiencia ante el Senado el martes, Kerry dijo sentirse "perplejo y perturbado" por la situación venezolana. Caracas y Washington retiraron a sus embajadores desde 2010, si bien los estadounidenses siguen siendo los principales compradores del petróleo venezolano.

OEA pide diálogo

Mientras, en Washington, el secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, lamentó hoy la muerte de un adolescente en Venezuela, y reiteró el llamado al diálogo entre gobierno y la oposición para detener la violencia.

Insulza "lamentó profundamente" la muerte de Kluiverth Ferney Roa Núñez, de 14 años, y elogió la "rápida acción" de los órganos de justicia de Venezuela, que imputaron hoy a un policía de homicidio intencional calificado.

El líder del organismo regional condenó la violencia "venga de donde venga" y advirtió que la conflictividad no se podrá reducir sin un diálogo entre las autoridades gubernamentales y dirigentes opositores.

"Mientras no se den los pasos necesarios para iniciar un diálogo inclusivo que conduzca a la reconciliación de los venezolanos, otros ciudadanos inocentes pueden ser víctimas de esa violencia", afirmó Insulza. Por ello, llamó "una vez más, al gobierno y a la oposición a crear las condiciones para generar un espacio democrático en el que ese diálogo inclusivo sea posible".

El martes, mientras un grupo de estudiantes se enfrentaba con policías cerca de una universidad de San Cristóbal luego de una manifestación, Kluiverth Roa, de 14 años y estudiante de liceo que se encontraba en las cercanías, falleció tras ser alcanzado por un proyectil en la cabeza.

El policía nacional imputado ha sido identificado como Javier Mora Ortiz, de 23 años. El presidente, Nicolás Maduro, lamentó la muerte del adolescente y la calificó de "hecho inverosímil".

Estudiantes contra "fuerza letal"

En Caracas, medio centenar de estudiantes pidieron hoy al Ministerio de Justicia que anule la resolución que permite a organos de seguridad el uso de fuerza letal en manifestaciones, un día después de que un policía asesinara a un adolescente en una protesta en San Cristóbal (oeste).

Pedimos "que se derogue la resolución 8610 y que sea destituido el director de la Policía Nacional Bolivariana (PNB)", declaró Hasler Iglesias, presidente de la Federación de Centros Universitarios de la Universidad Central de Venezuela, a la salida del Ministerio, donde le entregó una petición al viceministro del sistema integrado policial, Giuseppe Cacioppo Oliveri.

Según constató la AFP, los estudiantes llegaron a las puertas del Ministerio, en el centro de Caracas, y corearon consignas en recuerdo de Kluiverth Roa, el estudiante de liceo de 14 años que falleció ayer tras ser alcanzado por un proyectil en la cabeza a manos de un policía durante una protesta antigubernamental en San Cristóbal.

El policía nacional, detenido e imputado, ha sido identificado como Javier Mora Ortiz, de 23 años. "Si el gobierno sigue abusando, sigue violando la Constitución y los derechos humanos, el movimiento estudiantil va a seguir contundentemente en las calles, exigiendo respeto", agregó Iglesias.

La muerte de Roa ocurre semanas después de que el gobierno autorizara a los cuerpos de seguridad, mediante la resolución 8610, el uso de fuerza letal para controlar el orden público. San Cristóbal fue cuna de las protestas estudiantiles antigubernamentales de febrero de 2014, que luego se extendieron a unas 20 ciudades.

De febrero a mayo de 2014 varias ciudades venezolanas fueron escenario de protestas contra la inseguridad, la inflación (56.2% en 2013 y 68.5% en 2014) y la escasez de alimentos y productos básicos, que dejaron 43 muertos, y centenares de heridos y de detenidos.

"Vil asesinato": ombudsman

Asimismo, el ombudsman venezolano, Tarek William Saab, calificó hoy de "vil asesinato" la muerte de Kluivert Roa a manos de un policía, ya detenido, oficial que, añadió, hizo un uso "ilegal" y "criminal" de una escopeta de perdigones de plástico.

"En medio de una manifestación no debió de haber ocurrido que un menor de edad (...) haya sido vilmente asesinado por el uso impropio, por el uso indebido, por el uso ilegal, por el uso criminal, de un arma que según toda la experticia (...) fue una escopeta de perdigones de plásticos", indicó Saab a medios locales.

Un arma que "no debe usarse en manifestaciones pacíficas o de cualquier signo, y menos usarlas en el rostro de las personas porque el resultado es fatal", añadió el defensor del pueblo venezolano.

Roa recibió un disparo en la cabeza con, informó el Ministerio Público (MP) poco después, munición de goma por parte de un oficial de la Policía Nacional Bolivariana (PNB). Javier Mora, de 23 años, fue detenido el mismo día y, según informó hoy la fiscal general venezolana, Luisa Ortega Díaz, fue imputado por "homicidio intencional calificado".

En este sentido Saab elogió hoy la velocidad con la que el MP actuó "como institución garante de los derechos humanos dentro de esta tragedia" a la hora de llevar a cabo las labores de investigación y búsqueda del supuesto responsable de la muerte del adolescente. "Esperamos que sea ejemplarmente sancionado", sostuvo.

Gobierno y oposición condenaron y se solidarizaron ayer con la familia de Roa, palabras a las que se sumaron hoy organismos como la Organización de Estados Americanos (OEA).