Venezuela llama a consultas a su encargado de negocios en Estados Unidos

La medida fue adoptada después de que Obama calificara a Venezuela de "amenaza" a la seguridad nacional, mientras el canciller de Ecuador, Ricardo Patiño, afirmó que Unasur no permitirá una ...
Un grupo de personas da su firma para la campaña "contra la injerencia de EU sobre Venezuela" hoy en una estación del metro de Caracas
Un grupo de personas da su firma para la campaña "contra la injerencia de EU sobre Venezuela" hoy en una estación del metro de Caracas (EFE)

Caracas, Quito

El gobierno venezolano llamó hoy a consultas a su encargadode negocios en Estados Unidos, horas después que Washington anunciara un nuevopaquete de sanciones contra funcionarios venezolanos y calificará a Venezuelacomo una "amenaza" a su seguridad nacional.

"Hemos llamado a consulta de inmediato a MaximilienArveláiz, Encargado de Negocios en Estados Unidos", escribió la cancillerDelcy Rodríguez en su cuenta en twitter.

Mientras, el canciller de Ecuador, Ricardo Patiño, dijo hoyque la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) no permitirá la"intervención extranjera" en Venezuela ni un "golpe deEstado" contra el presidente Nicolás Maduro.

Casi de forma simultánea con el anuncio de hoy de EstadosUnidos de ampliar sanciones contra funcionarios venezolanos por supuestasviolaciones de derechos humanos, Patiño reivindicó el apoyo regional a Caracas.

“No a golpes de Estado”: Unasur

Sin aludir a las medidas adoptadas por Washington, Patiñoseñaló en una conferencia de prensa en Guayaquil (suroeste): "No vamos apermitir intervención extranjera, no vamos a permitir golpes de Estado".

El ministro ecuatoriano de Relaciones Exteriores junto a suspares de Brasil y Colombia, además del secretario de la Unasur, se reunieroncon el gobierno de Maduro y líderes opositores en Caracas el viernes.

La delegación intenta gestionar la reapertura del diálogoentre Maduro y sus adversarios políticos convocado hace un año tras lasprotestas que dejaron 43 muertos y por las que Estados Unidos impuso sancionesa Venezuela. El contacto entre las partes está congelado desde mayo.

Patiño, quien dio cuenta de las denuncias del gobierno deMaduro sobre un golpe de Estado en marcha, cerró filas en torno al mandatariovenezolano, acosado por una difícil situación económica y la tensión conEstados Unidos.

"En la medida en que el presidente Nicolás Maduro es elpresidente de los venezolanos, elegido democrática, transparente y claramente,por supuesto que vamos a oponernos de forma radical, frontal, institucional,con toda nuestra fuerza, a cualquier intento de desestabilización", dijoPatiño.

Durante el viaje de la delegación de la Unasur a Caracas, laoposición reiteró que solo aceptará hablar con Maduro cuando sean excarceladosdos de sus líderes, Antonio Ledezma y Leopoldo López.

López enfrenta un juicio por incitación a la violenciadurante las protestas antigubernamentales de 2014, mientras Ledezma, alcalde dela región metropolitana de Caracas, fue detenido bajo sospecha de formar partede un complot contra Maduro.

Obama refuerza sanciones

El presidente Barack Obama reforzó hoy las sanciones contrafuncionarios del gobierno de Venezuela, calificando la situación en el paíssuramericano como una "amenaza a la seguridad nacional" de EstadosUnidos.

"Estamos profundamente preocupados por los esfuerzosdel gobierno de Venezuela de intensificar la intimidación contra susopositores", señaló la Casa Blanca al divulgar la orden ejecutiva.

Las medidas están dirigidas contra siete funcionarios y ex funcionariosde instancias policiales, militares y judiciales, que según Washingtonparticiparon de la represión contra las manifestaciones antigubernamentales quedejaron 43 muertos en 2014 en Venezuela, así como en "la persecución deoponentes políticos".

Estas acciones implementan y amplían las sanciones aprobadaspor el Congreso estadounidense el año pasado y que el propio mandatario, apesar de su reticencia inicial, sancionó en diciembre.

En febrero el Departamento de Estado incluyó un númeroadicional de funcionarios venezolanos susceptibles a la restricción de visas.

Pero a diferencia de las anteriores ocasiones, Obama secolocó al frente de las críticas contra Caracas, expresando de maneracontundente la gravedad de la situación venezolana a la vista de la CasaBlanca.

"Yo, Barack Obama, (...) considero que la situación enVenezuela (...) constituye una amenaza extraordinaria e inusual a la seguridadnacional y la política externa de Estados Unidos", indica el decreto. "Porello declaro una emergencia nacional para enfrentar esa amenaza", añade.

No afectan el petróleo

Las medidas autorizan al Departamento del Tesoro a congelarlos bienes en Estados Unidos de siete funcionarios y ex funcionariosvenezolanos, que además no podrán ingresar a ese país. Por primera vez desde el inicio de las sanciones, Washingtonpublicó los nombres de los afectados.

La lista incluye al ex director de operaciones de la GuardiaNacional Bolivariana, Antonio Benavides; el director del servicio deinteligencia SEBIN, Gustavo González; la fiscal Katherine Haringhton; y eldirector de la Policía Nacional, Manuel Pérez, entre otros.

"Los funcionares venezolanos, actuales y anteriores,que violan los derechos humanos de los ciudadanos venezolanos y realizan actosde corrupción no serán bienvenidos aquí, y ahora tenemos herramientas parabloquear sus bienes y su uso del sistema financiero estadunidense", señalóla Casa Blanca.

Según un funcionario estadunidense, las medidas no tendránningún "efecto directo" sobre el sector petrolero de Venezuela,primer productor suramericano de crudo y país con las mayores reservaspetrolíferas del mundo.

"En términos del impacto que podrán tener en el sectorde energía o la industria petrolera, no hay un efecto directo de estassanciones", dijo el alto funcionario del Departamento del Tesoro, quesolicitó el anonimato.

Venezuela posterga respuesta

La canciller venezolana, Delcy Rodríguez, omitió en loinmediato comentar las acciones de Washington, pero anunció que "prontodaremos a conocer la respuesta de Venezuela".

Las medidas se inscriben en el rápido deterioro de lasrelaciones entre Washington y Caracas, que carecen de embajadores desde 2010 yhan protagonizado sonados enfrentamientos diplomáticos desde la llegada alpoder del fallecido presidente venezolano Hugo Chávez (1999-2013).

El mandatario Nicolás Maduro, que propugna el"socialismo del siglo XXI" implementado por Chávez, ha denunciado lassanciones contra los funcionarios venezolanos como un intento de desestabilizarsu gobierno.

En particular acusa a Estados Unidos -principal comprador depetróleo venezolano- de involucrarse en supuestas conspiraciones y planesgolpistas y magnicidas contra su gobierno.

Maduro anunció el 28 de febrero la reducción del número dediplomáticos estadunidenses de su embajada en Caracas, la exigencia de visaspara turistas y la prohibición de ingreso al país de un grupo de líderespolíticos y legisladores estadunidenses. En los últimos días, el alcalde metropolitano de Caracas, elopositor Antonio Ledezma fue detenido y acusado de promover un golpe de Estado.

Al respecto, Washington reiteró hoy el llamado a Maduro deliberar a Ledezma, así como a los dirigentes opositores Leopoldo López y DanielCeballos, señalando que "los problemas de Venezuela no se resuelven através de la criminalización del disenso".

El presidente Barack Obama reforzó este lunes sanciones contra funcionarios del gobierno de Venezuela, calificando la situación en el país suramericano como una "amenaza a la seguridad nacional" de Estados Unidos.

"Estamos profundamente preocupados por los esfuerzos del gobierno de Venezuela de intensificar la intimidación contra sus opositores", señaló la Casa Blanca al divulgar la orden ejecutiva.

Las medidas están dirigidas contra siete funcionarios y exfuncionarios de instancias policiales, militares y judiciales, que según Washington participaron de la represión contra las manifestaciones antigubernamentales que dejaron 43 muertos en 2014 en Venezuela, así como en "la persecución de oponentes políticos".

Estas acciones implementan y amplían las sanciones aprobadas por el Congreso estadounidense el año pasado y que el propio mandatario, a pesar de su reticencia inicial, sancionó en diciembre.

En febrero el Departamento de Estado incluyó un número adicional de funcionarios venezolanos susceptibles a la restricción de visas.

Pero a diferencia de las anteriores ocasiones, Obama se colocó al frente de las críticas contra Caracas, expresando de manera contundente la gravedad de la situación venezolana a la vista de la Casa Blanca.

"Yo, Barack Obama, (...) considero que la situación en Venezuela (...) constituye una amenaza extraordinaria e inusual a la seguridad nacional y la política externa de Estados Unidos", indica el decreto.

"Por ello declaro una emergencia nacional para enfrentar esa amenaza", añade.

- No afectan el petróleo -

Las medidas autorizan al Departamento del Tesoro a congelar los bienes en Estados Unidos de siete funcionarios y exfuncionarios venezolanos, que además no podrán ingresar a ese país.

Por primera vez desde el inicio de las sanciones, Washington publicó los nombres de los afectados.

La lista incluye al exdirector de operaciones de la Guardia Nacional Bolivariana, Antonio Benavides; el director del servicio de inteligencia SEBIN, Gustavo González; la fiscal Katherine Haringhton; y el director de la Policía Nacional, Manuel Pérez, entre otros.

"Los funcionares venezolanos, actuales y anteriores, que violan los derechos humanos de los ciudadanos venezolanos y realizan actos de corrupción no serán bienvenidos aquí, y ahora tenemos herramientas para bloquear sus bienes y su uso del sistema financiero estadounidense", señaló la Casa Blanca.

Según un funcionario estadounidense, las medidas no tendrán ningún "efecto directo" sobre el sector petrolero de Venezuela, primer productor suramericano de crudo y país con las mayores reservas petrolíferas del mundo.

"En términos del impacto que podrán tener en el sector de energía o la industria petrolera, no hay un efecto directo de estas sanciones", dijo el alto funcionario del Departamento del Tesoro, que solicitó el anonimato.

- Venezuela posterga respuesta -

La canciller venezolana, Delcy Rodríguez, omitió en lo inmediato comentar las acciones de Washington, pero anunció que "pronto daremos a conocer la respuesta de Venezuela".

Las medidas se inscriben en el rápido deterioro de las relaciones entre Washington y Caracas, que carecen de embajadores desde 2010 y han protagonizado sonados enfrentamientos diplomáticos desde la llegada al poder del fallecido presidente venezolano Hugo Chávez (1999-2013).

El mandatario Nicolás Maduro, que propugna el "socialismo del siglo XXI" implementado por Chávez, ha denunciado las sanciones contra los funcionarios venezolanos como un intento de desestabilizar su gobierno.

En particular acusa a Estados Unidos -principal comprador de petróleo venezolano- de involucrarse en supuestas conspiraciones y planes golpistas y magnicidas contra su gobierno.

Maduro anunció el 28 de febrero la reducción del número de diplomáticos estadounidenses de su embajada en Caracas, la exigencia de visas para turistas y la prohibición de ingreso al país de un grupo de líderes políticos y legisladores norteamericanos.

En los últimos días, el alcalde metropolitano de Caracas, el opositor Antonio Ledezma fue detenido y acusado de promover un golpe de Estado.

Al respecto, Washington reiteró este lunes el llamado a Maduro de liberar a Ledezma, así como a los dirigentes opositores Leopoldo López y Daniel Ceballos, señalando que "los problemas de Venezuela no se resuelven a través de la criminalización del disenso".