Iglesia católica rechaza modificación del Padre Nuestro

Así como a nadie se le permitiría cambiar la letra del Himno Nacional para honrar a una persona, tampoco es lícito cambiar el Padre Nuestro, indicó la Iglesia Venezolana.
La Iglesia católica rechaza la oración modificada del Padre Nuestro.
La Iglesia católica rechaza la oración modificada del Padre Nuestro. (Reuters)

Caracas

La Iglesia Católica de Venezuela rechazó la versión modificada de la oración del Padre Nuestro lanzada a principios de semana por simpatizantes del fallecido líder socialista Hugo Chávez y pidió al Gobierno evitar su difusión.

"El Padre Nuestro, la oración por excelencia de los cristianos del mundo entero, proviene de los mismos labios de nuestro señor Jesucristo (...) y por ello es intocable", dijo la conferencia episcopal venezolana en un comunicado la tarde del miércoles.

"Así como a nadie se le permitiría cambiar la letra del Himno Nacional para honrar a una persona, tampoco a nadie es lícito cambiar el Padre Nuestro o alguna otra oración cristiana (...) los símbolos, oraciones y elementos religiosos católicos se deben respetar", agregó la comunicación.

El lunes, los participantes de un taller de formación socialista del gobernante Partido Socialista Unido (PSUV) recitaron la "Oración del delegado", versión chavista del Padre Nuestro.

"Chávez nuestro que estás en el cielo, en la tierra, en el mar y en nosotros, los y las delegadas, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu legado para llevarlo a los pueblos de aquí y de allá", dice la primera parte de la oración leída por la delegada María Uribe.

"Danos hoy tu luz para que nos guíe cada día, no nos dejes caer en la tentación del capitalismo, mas líbranos de la maldad de la oligarquía, del delito del contrabando porque de nosotros y nosotras es la patria, la paz y la vida. Por los siglos de los siglos amén. Viva Chávez", finaliza la plegaria.

Los roces entre la Iglesia Católica y el Gobierno socialista de Venezuela han sido constantes desde la primera vez que Chávez asumió la presidencia de Venezuela en 1999.

El fallecido líder los acusaba de aliarse con la oposición para buscar derrocarlo y la Iglesia miraba con recelo a Chávez por su condición de "marxista".