Abren al público la granja del Papa

El Vaticano tiene previsto abrir al público la granja de Castel Gandolfo, tras el éxito de sus visitas guiadas a los jardines, fuentes y tesoros arqueológicos circundantes en la finca.
Castel Gandolfo es la residencia de verano del papa.
Castel Gandolfo es la residencia de verano del papa. (AP)

Castel Gandolfo, Italia

El papa Francisco abrirá las puertas de un paraíso terrenal: la granja de la residencia papal de verano donde se producen la leche, la carne y las verduras para consumo del pontífice y su personal.

El Vaticano tiene previsto abrir al público la granja de Castel Gandolfo el año que viene, tras el éxito de sus visitas guiadas a los jardines, fuentes y tesoros arqueológicos circundantes en la finca, situada 25 kilómetros (15 millas) al sur de Roma.

Francisco ha decidido no utilizar la residencia, situada sobre una colina con vistas al lago Albano, optando por quedarse en su suite de un hotel vaticano durante las vacaciones. La última vez que se utilizó el palacio fue en 2013, cuando el papa emérito Benedicto XVI se instaló allí durante unos meses tras su renuncia.

Pronto, el público podrá ver a las gallinas camperas que viven en un gallinero decorado con cerámica mayólica, los avestruces, pavos, conejos y 80 vacas que alimentan a Francisco y su personal en el hotel de Santa Marta.

"Esperamos la orden de Santa Marta", señaló Osvaldo Gianoli, que gestiona la villa. "Procedemos de acuerdo a esa orden y armamos una cesta especial para el Santo Padre que llega a su mesa y a su cocina".

El papa Pío XI construyó la granja entre 1929 y 1934, y las instalación aún funcionan siguiendo métodos de la época. No es una granja orgánica, pero funciona con fertilizantes naturales. Los químicos sintéticos se utilizan sólo cuando es estrictamente necesario, señaló Gianoli.

Ocho personas atienden ahora a los animales y los cultivos, donde crecen patatas, calabacines, tomates y otros productos. Uno de los empleados, Emilio Scarsella, lleva allí 33 años y ha trabajado para cuatro papas. "Para ellos hice leche, yogur, mozzarella, mantequilla, queso fresco", dijo Scarsella, mientras trabajaba en un bloque de queso.

El complejo de Castel Gandolfo tiene tres villas, incluyendo Villa Barberini, cuyos jardines se construyeron sobre la residencia del emperador romano Domiciano. En total, el estado se extiende en 55 hectáreas (153 acres), significativamente más grande que el propio Vaticano, que ocupa 44 hectáreas en el centro de Roma.

Francisco quería abrir los jardines de Villa Barberini, y desde su apertura en marzo unas 8.000 personas los han visitado. Gianoli señaló que aunque los planes todavía no se han finalizado, espera añadir una visita a la granja y un recorrido más amplio por los jardines, "y por qué no, incluso la posibilidad de probar nuestros productos".