Vaticano pide "tregua" o "momento de silencio" por la paz durante la final del Mundial

El Consejo Pontificio de la Cultura lanzó hoy una campaña para una "tregua" en solidaridad con las víctimas de los conflictos en todo el mundo, durante el partido Alemania-Argentina del ...
Seguidores del equipo argentino, con máscaras del papa Francisco, en Río de Janeiro
Seguidores del equipo argentino, con máscaras del papa Francisco, en Río de Janeiro (EFE)

Ciudad del Vaticano

El Consejo Pontificio de la Cultura lanzó hoy una campaña para una "tregua" o al menos "un momento de silencio" en solidaridad con las víctimas de los conflictos en todo el mundo, coincidiendo con la final entre Alemania y Argentina el domingo del Mundial de futbol 2014 en Rio.

Esta campaña se ha lanzado en particular en la red social Twitter con el hashtag #PAUSEforPeace (Una pausa por la paz) con vistas a la final que disputarán el domingo Alemania y Argentina en el mítico Maracaná ante cientos de millones de telespectadores.

"Los adherentes piden un momento de silencio para recordar a las personas afectadas por las guerras y los disturbios en todo el mundo. Algunos desean un momento de silencio durante el partido. Todos desean que cese el derramamiento de sangre en numerosas regiones", afirmó un comunicado.

Monseñor Melchor Sánchez de Toca y Alameda, subsecretario del Consejo Pontificio de la Cultura, recordó que "los deportes nacieron en torno a festividades religiosas: los eventos deportivos eran momentos de paz en los que las guerras cesaban, como durante la tregua olímpica".

"¿Por qué no hacer lo mismo durante la Copa del Mundo? ¿Por qué no observar una pausa, un momento de silencio, una tregua por la paz", señaló. La Copa del Mundo se disputa en Brasil, el primer país católico del Mundo, en el continente con más fieles del mundo. Y el nuevo papa argentino Francisco es particularmente popular en la región.

El papa y el Vaticano han multiplicado en los últimos meses los llamamientos, las oraciones e iniciativas en favor de la paz se multiplican sin lograr por ahora resultados tangibles, ya sea en Siria, en Israel y los territorios palestinos, en Ucrania o en África.

Mientras, los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU están ultimando un acuerdo sobre una resolución para abrir corredores humanitarios que faciliten el suministro de ayuda en Siria a través de las fronteras, según dijeron hoy varios de ellos.

La resolución, que podría ser votada ya el próximo lunes, pondría fin a semanas de discretas negociaciones en base a un documento de compromiso preparado por Australia, Jordania y Luxemburgo que busca conjugar las posturas de las potencias occidentales, por un lado, y de Rusia y China, por el otro.

"Estamos acercándonos a un acuerdo sobre una resolución", aseguró hoy en su cuenta en Twitter el embajador francés ante la ONU, Gérard Araud, que confió en que el borrador pueda votarse el lunes.

El principal obstáculo, hasta ahora, ha sido la oposición de Rusia y China a algunos elementos del borrador, en especial a pasajes que para estos países suponen dejar la puerta abierta al uso de la fuerza contra Siria en el futuro. Así lo explicó hoy el propio embajador ruso, Vitaly Churkin, quien señaló que para que Moscú y Pekín den el visto bueno al texto será necesario eliminar esas partes.

Según Churkin, se trata de "elementos claramente inaceptables y politizados que no tienen nada que ver con la situación humanitaria". "Si desaparecen, espero que la resolución pueda aprobarse", adelantó en declaraciones a los periodistas. Desde que arrancó el conflicto sirio, Rusia y China ya han vetado cuatro propuestas de resolución que amenazaban con medidas contra el régimen de Bachar al Asad y se han opuesto a cualquier decisión bajo el capítulo 7 de la carta de la ONU, que abre la puerta a sanciones o al uso de la fuerza en caso de incumplimiento.

Sí respaldaron en febrero una resolución por otra vía para tratar de mejorar la situación humanitaria en el país, que sin embargo ha sido incumplida en gran parte, según Naciones Unidas. El borrador en discusión actualmente busca ir más allá y trata de garantizar que las agencias humanitarias puedan cruzar las fronteras sirias en cuatro nuevos puntos para ofrecer ayuda a la necesitada población, algo que se haría a priori con el visto bueno de Damasco.

La medida ha sido reclamada insistentemente por la ONU, que ha denunciado las obstrucciones que imponen las autoridades sirias y que considera que los corredores pueden salvar miles de vidas.