Vaticano abre a laicos cursos de exorcismo

En esta ocasión no solo se centrará en el tema de posesiones, sino que se adentrará en los peligros de sectas, magia negra y ocultismo.
El programa de la décima edición de este curso con el título: Exorcismos y oración de liberación.
El programa de la décima edición de este curso con el título: Exorcismos y oración de liberación. (Alfredo San Juan)

Ciudad del Vaticano

La Iglesia católica realizará en Roma, del 13 al 18 de abril, su ya famoso curso de exorcismos, esta vez abierto también a los laicos, con el objetivo defenderse contra “el maligno” y el peligro de las sectas y el esoterismo.

El programa de la décima edición de este curso con el título: Exorcismos y oración de liberación, en el cual prevén dar los instrumentos de formación para aprender a gestionar los casos de posesión demoniaca y diferenciarlos de posibles problemas psiquiátricos.

Los cursos, según explican los organizadores, aunque están abiertos también a los laicos, nacen con la intención de dar “ayuda a los obispos en la preparación de los sacerdotes asignados al ministerio del exorcismo”.

El curso, organizado por el Instituto Sacerdos en colaboración con el grupo de investigación e información sociorreligiosa (Gris) y el patrocinio de la Congregación vaticana para el Clero, en esta ocasión no solo se centrará en el tema de los exorcismos, sino que se adentrará en los peligros de las sectas, de la magia negra y el ocultismo.

El director del Instituto Sacerdos, el español Pedro Barrajón, explicó en un comunicado que “en esta sociedad tan secularizada existe una tendencia a abrir la puerta al ocultismo y al esoterismo y la acción diabólica se ve favorecida por las prácticas mágicas y por el recurrir a los adivinos, lo que puede tener una influencia real y llegar incluso a la posesión”.

Los organizadores explican que se profundizará en “la base teológica sobre la acción de ángeles y demonios”, también se abordará “el rito y la parte litúrgica de las prácticas exorcistas”, así como “la parte bíblica en relación con la acción exorcista de Cristo”.

Equipo de expertos

El curso viene avalado por un vasto equipo contra el demonio formado no solo de exorcistas, sino también expertos, psicólogos, médicos y juristas, que impartirán sus lecciones durante seis días.

Por ello entre los relatores se podrá seguir la intervención del fiscal sustituto de Roma, Michele Nardi, quien introducirá los aspectos y problemas legales vinculados a las prácticas del exorcismo.

Pero también se contará con el teólogo Helmut Moll, el responsable del servicio antisectas de la Comunidad papa Juan XXIII, Aldo Buonaiuto, o la profesora de Psicología General de la Universidad La Sapienza de Roma.

Se podrá asistir a lecciones como la que dará la profesora Beatrice Ugolini sobre Rituales mágicos-ocultistas y el influjo demoniaco.

Por ello, se podrá asistir a algunas clases en las que se hablará de cuestiones más prácticas, como la que impartirá el teólogo y exorcista Giuseppe Mihelcic, sobre “aspectos mágicos y adivinatorios y algunas terapias alternativas”.

Así como la de Helmut Moll, quien explicará las “señales establecidas en el ritual romano para reconocer la obsesión diabólica” y distinguirla de problemas psicológicos.

Mientras que el padre César Truqui se adentrará en el ritual de la “oración de liberación”, y Don Paolo Morocutti explicará “la celebración del exorcismo con sus praxis litúrgica y la regula fidei”.

La atención del Vaticano a la “lucha contra el maligno” se está intensificando en estos últimos años y es por ello que en 2014 obtuvo su reconocimiento jurídico por parte de la Congregación para el Clero la Asociación Internacional de Exorcistas (AIE), que preside uno de los participantes en estas jornadas, el padre Francesco Bamonte.

El papa Francisco animó los asistentes a manifestar, “en este especial ministerio” del exorcismo ejercitado en comunión con los obispos, “el amor en la Iglesia de quienes sufren debido a la obra del maligno”.

Recuerdan a Juan Pablo II

La Iglesia católica recuerda hoy la primera década del fallecimiento de Juan Pablo II, el Papa número 264 de la historia, conocido como “peregrino” y quien en México fue muy querido.

“Le pedimos que interceda por nosotros, por las familias y por la Iglesia, para que la luz de la resurrección resplandezca sobre todas las sombras de nuestra vida y nos llene de gozo y de paz”, dijo el Francisco durante la audiencia pública en la Plaza de San Pedro. Bergoglio lo hizo santo, junto con Juan XXIII, el pasado 27 de abril.

Se espera que durante el día un particular desfile de peregrinos visite la tumba de Juan Pablo II, que se encuentra en la capilla de San Sebastián, en la nave derecha de la Basílica de San Pedro, a unos metros de la estatua de la Piedad de Miguel Ángel.