El Vaticano hará consulta sobre nulidad matrimonial y gays

Por orden de Francisco, envían a todos los episcopados un cuestionario sobre temas polémicos.

Ciudad del Vaticano

El Vaticano consultará a las diócesis, a través de sus episcopados en el mundo, sobre temas como la posibilidad de tramitar gratuitamente la nulidad matrimonial en la Iglesia católica, o cómo eliminar las “discriminaciones injustas” contra los homosexuales, según el cuestionario publicado hoy en su sitio oficial.

Se trata de una lista de 46 preguntas que la sede pontificia planteará a las conferencias episcopales a escala global, con vistas a la celebración del próximo Sínodo de Obispos, que se celebrará del 4 al 25 de octubre de 2015 bajo el título “La vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo”.

Las preguntas

“¿En qué modo la comunidad cristiana dirige su atención pastoral hacia las familias que cuentan con personas con tendencia homosexual? ¿Evitando cada injusta discriminación, en qué modo se puede atender a las personas en tales situaciones a la luz del Evangelio?”, se dice en la cuestión sobre los homosexuales.

“¿Cómo proponerles las exigencias de la voluntad de Dios sobre su situación?”, se agrega en relación con esa cuestión.

También piden consejo sobre “cómo hacer más accesibles y ágiles, y posiblemente gratuitos, los procedimientos para el reconocimiento de nulidad del matrimonio”, uno de los temas indicados en el pasado sínodo y apoyado por el papa Francisco.

Además se afronta el tema de las que se denomina “familias heridas” en las que se encuentran los divorciados y separados y la posibilidad de dar los sacramentos a aquellos que se han vuelto a casar, lo que provocó fuertes divisiones en la pasada asamblea de obispos entre los favorables a la “misericordia” y los acérrimos defensores de la doctrina.

“La pastoral sacramental en lo que se refiere a los divorciados que se han vuelto a casar necesita profundización, incluso evaluando la praxis ortodoxa y teniendo en cuenta la distinción entre situación objetiva de pecado y sus atenuantes. ¿En qué perspectivas nos podemos mover? ¿Cuáles son los pasos posibles: ¿Qué sugerencias para obviar las normas de impedimento no debidas o innecesarias?”, preguntan.

En el cuestionario también se hace referencia a las “diferentes formas de unión” y se pregunta qué se puede hacer para que la pareja encuentren el valor y la confianza para “llegar a la plenitud del matrimonio cristiano”.

E interrogan sobre cómo se deben mostrar los fieles católicos antes estas personas “con una actitud de acogida y acompañamiento”.

De acuerdo con el Vaticano, las conferencias episcopales deberán plantear estas preguntas a “todos los componentes de la iglesia local, instituciones académicas, organizaciones, movimientos laicos y otras instancias eclesiales” para conocer su opinión y deja a criterio de los obispos de cada territorio la elección de quiénes responderán.

Las respuestas tendrán que ser comunicadas a la secretaría del Sínodo de Obispos antes del 15 de abril, con el objetivo de proceder a la preparación del Instrumentum Laboris, documento que servirá para los debates de la reunión de los prelados.

Estas preguntas surgieron después del sínodo extraordinario sobre la familia y sus desafíos, que se celebró en octubre, en el que muchas cuestiones quedaron abiertas debido a las discrepancias entre los jerarcas católicos y en el que se aconsejó profundizar sobre ellas.

La idea de enviar un cuestionario se empleó para preparar el sínodo de 2014, que se consideró “de preparación” ante el de octubre de 2015, encuentro en el que se tendrá que llegar a conclusiones.

Por ello, en el documento publicado ayer anunciando esta consulta se insta a que se “haga de todo para que no se comience desde cero y se asuma el camino ya puesto en marcha por el sínodo extraordinario de los obispos”.

• • •

El Papa admite resistencia a sus reformas

Francisco convocó a sus asesores para esbozar sus reformas en el Vaticano, admitiendo que existe resistencia a los cambios, pero advirtiendo que acoge de buen grado el debate.

Es la séptima ocasión en la que el grupo de nueve cardenales, que representan a los cinco continentes y el Vaticano, se reúne para preparar una reforma del gobierno católico, el cual, según Francisco, debe “cambiar para ser más eficiente y sensible a la Iglesia actual”.

En entrevista con el diario La Nación, Francisco admitió que las resistencias internas a sus planes “ahora se evidencian”; sin embargo, señaló que esa oposición es sana, pues “es un buen signo que las ventilen (las discrepancias), que no las digan a escondidas cuando uno no está de acuerdo”.

Las reformas no terminarán en 2015 y la “reforma espiritual” del personal del Vaticano era un proceso a largo plazo, explicó al rotativo argentino.

Recientemente el Papa causó sorpresa al reemplazar a Leo Burke, juez archiconservador de la suprema corte vaticana, y al jefe de la Guardia Suiza.

Al defender esas decisiones, dijo que el cardenal Burke aceptó y “creo que hasta le gustó” su nombramiento como consejero espiritual de la Orden de Malta. En cuanto al comandante de la Guardia Suiza, afirmó que había cumplido su periodo.

AP/Ciudad del Vaticano

• • •