El Vaticano deja casos de pederastia a las autoridades civiles

En el informe sobre abuso sexual a menores entregado a la ONU la Iglesia católica no dio respuestas detalladas, como se le solicitó, al Comité sobre los Derechos del Niño.
Afirman que el pontífice ha actuado con decisión.
Afirman que el pontífice ha actuado con decisión. (Gregorio Borgia)

México

El Vaticano no entregó respuestas detalladas a las preguntas formuladas por el Comité sobre los Derechos del Niño de la ONU sobre los abusos sexuales cometidos por sacerdotes, y destacó que deja a las autoridades civiles de cada nación proceder contra quienes cometan ese delito.

En el informe entregado a la ONU, del que MILENIO obtuvo una copia, aclara que cuando la sede pontificia se adhiere o ratifica un tratado no lo hace en nombre de todos los católicos, sino que cada miembro de la Iglesia está sujeto a leyes de sus países.

Del 13 al 31 de enero el Vaticano participará en las sesiones de dicho comité, el cual en julio de 2012 formuló una serie de preguntas que la Iglesia católica debió responder a principios de noviembre.

PREGUNTAS CONCRETAS

La ONU solicitó al Vaticano “información detallada de todos los casos de abusos sexuales cometidos por clérigos, monjes y monjas o puestos en conocimiento de la Iglesia durante el periodo que abarca el informe”, así como  las medidas para que ningún miembro del clero acusado de pederastia pueda seguir en contacto con los niños.

La ONU también solicitó la información sobre los casos específicos en los que se adoptaron medidas inmediatas para evitar que los acusados siguieran en contacto con niños o aquellos en que los sacerdotes fueron trasladados a otras parroquias u otros estados donde siguieron teniendo acceso a los menores.

Asimismo, solicitó que en el reporte se mencionaran las instrucciones para que el clero notificara a las autoridades nacionales y los casos en que se dieron instrucciones de no denunciar esos delitos y en qué nivel del clero se encontraba el inculpado.

Otra pregunta  se refería al tipo de apoyo y protección prestados por el Vaticano a los niños víctimas de abusos sexuales y la cooperación prestada en los casos abiertos en los países en los que se cometieron abusos.

Así como el número de niños víctimas que han recibido asistencia para su recuperación, en particular apoyo psicológico y para la reintegración social, y han obtenido una indemnización, y las medidas adoptadas para prevenir futuros casos de violencia sexual en las instituciones que administra la Iglesia.

RESPUESTAS AMBIGUAS

El Vaticano respondió en dos cuartillas —de las 25 que integran el texto entregado a la ONU—, que “ante esta triste situación, el pontífice romano ha actuado con decisión, ha exhortado a los miembros de la Iglesia para llevar una vida santa... y se modificaron las normas sobre la idoneidad de los candidatos al sacerdocio”; sin embargo, no dio detalles sobre los casos de pederastia.

Además respondió que “se reunió y escuchó a las víctimas para poder ayudarlos… se juntó a los obispos y superiores religiosos con afectados, médicos, psicólogos, educadores, canonistas, programadores de protección segura con el medio ambiente y otros”.

Las directrices, agregó el Vaticano, “hacen hincapié en la protección de los menores y el no regreso del clérigo al ministerio en los casos en que los niños estén en peligro”, pero no especificó sobre los sacerdotes que fueron alejados de los niños, ni sobre los casos de traslados a otros territorios.

Informó que “se debe aplicar un mayor escrutinio en la aceptación de los candidatos para el sacerdocio y la vida religiosa”, así como en “el intercambio de información cuando esos mismos candidatos o sacerdotes sean transferidos de diócesis, seminario o instituto religioso a otro, quienes deben apegarse a la castidad y el celibato”.

En el documento, el Vaticano admite que “realiza un proceso de acuerdo con el derecho canónico, pero éste no está abierto al público” y aclara que “no desalienta a los fieles a de presentar denuncias ante las autoridades civiles”, pero no da información sobre los procesos penales que involucran a sus religiosos.

El informe también puntualiza que “como sujeto soberano de derecho internacional, está obligado a respetar la no intervención en los asuntos internos de otros Estados, en relación presuntos delitos o violaciones de niños cometidos por las personas, incluidos los católicos, que viven y trabajan dentro de las instituciones que operan en sus territorios”.

Aparte de esas dos cuartillas, las autoridades del Vaticano sólo integraron los documentos que han sido emitidos durante los últimos años de cómo se debe proceder en estos casos.

El documento concluye que, “como se ha señalado anteriormente, la aplicación de la convención se aplica en el territorio de cada Estado parte”.


CEM reconoce a legionaries  

Maricarmen Rello/Guadalajara


-El presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), José Francisco Robles Ortega, aseguró que “nunca es tarde” para que los Legionarios de Cristo atiendan los abusos sexuales cometidos por sus curas, y reconoció que en el documento presentado por esa congregación el 5 de diciembre se manifiesta disposición de apoyar a las víctimas.

Agregó que con su pronunciamiento los Legionarios “dan una información puntual, exacta de las investigaciones que ellos tienen y desde luego manifiestan la absoluta y total disponibilidad de atender a las víctimas y atender nuevas acusaciones que en un momento dado puedan surgir”. Por ello, Robles Ortega vio positivo que lo doloroso de esta circunstancia contribuya “a una mejor actitud para enfrentar la verdad”.

La Legión de Cristo difundió el jueves sus principios de actuación ante casos de abusos a menores con detalles sobre los miembros de la orden que han sido procesados, asegurando que son prioridad las víctimas y que las investigaciones activas (10) se realizarán “hasta sus últimas consecuencias, tanto a nivel eclesial como civil”.