Varias facciones juran lealtad al "Estado Islámico" en noreste de Siria

El Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria, no ha anunciado su postura respecto a la creación de un califato por parte del EI, grupo al que combate, mientras ocho personas murieron por ...
Miembros del Estado Islámico se pasean por una calle de Raqa, feudo del grupo yihadista
Miembros del Estado Islámico se pasean por una calle de Raqa, feudo del grupo yihadista (AFP)

Beirut

Varias facciones rebeldes en la provincia siria de Deir al Zur, fronteriza con Irak, han jurado lealtad al grupo radical Estado Islámico, que el domingo proclamó un califato musulmán en el territorio sirio y el iraquí, según un vídeo difundido esta noche en internet.

En la grabación, un portavoz de esos grupos afirma que "las familias de los pueblos de Shahil, Al Hariyi y Al Namilia", así como las facciones del Ejército del Islam, el Ejército Islámico de Mutah, la Brigada de la Lealtad y el Movimiento Islámico Talibán se arrepienten de haber luchado contra el EI.

Asimismo, anunciaron su fidelidad a la organización yihadista y al "califa de los musulmanes", Abu Bakr al Bagdadi, líder del EI. "Pedimos a Alá que descienda al comienzo de este gran mes para abrir la victoria a los musulmanes con el orgullo y la grandeza de los muyahidines (guerreros santos)", dijo el portavoz.

Por el momento, el Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria, no ha anunciado su postura respecto a la creación de un califato por parte del EI. Ambas organizaciones se enfrentan desde el pasado 3 de enero en distintas partes del norte del suelo sirio. El líder de Al Qaeda, Ayman al Zawahiri, designó al Frente al Nusra la filial de su grupo en Siria y ordenó al EI que limitara su actividad a Irak, lo que fue desobedecido por esta organización.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, a finales del mes pasado hubo negociaciones entre el Frente al Nusra y el EI, con la mediación de tribus, para lograr un alto el fuego en Deir al Zur, que no desembocaron en ningún acuerdo. El OSDH informó también hoy que
al menos ocho personas murieron hoy y otras once resultaron heridas por ataques de la aviación militar contra la localidad de Basira, controlada por el EI.

Los fallecidos son dos menores, una mujer, dos hombres civiles y tres miembros de la organización yihadista, destacó la ONG, que no descartó que el número de víctimas mortales pueda aumentar por la gravedad de algunos heridos. Los ataques fueron perpetrados contra un puente y un mercado de la población, ubicada en el este de la provincia nororiental de Deir al Zur.

El Observatorio publicó un vídeo grabado por activistas después de los bombardeos, donde podían apreciarse los importantes destrozos causados por el ataque contra el mercado, donde varias tiendas fueron destruidas.

A comienzos de junio, el EI se hizo con el dominio de Basira, situada en lo alto de una montaña desde la que se dominan amplias áreas y poblaciones de la región, así como pozos petroleros, tras choques contra el Frente al Nusra. El domingo, el EI proclamó un califato islámico desde la provincia siria de Alepo hasta la iraquí de Diyala, tras tomar zonas del territorio de Irak durante el mes pasado.

En Siria, esta organización yihadista tiene como feudo principal la provincia de Al Raqa y está presente en otras, como Alepo y Deir al Zur. Ayer, el líder del EI, Abu Bakr al Bagdadi, exigió a todos los musulmanes que emigren de forma "obligatoria" al "califato islámico", en su primer discurso tras la declaración del mismo.

Según el OSDH, al menos 22 personas han muerto desde el lunes, entre ellas cuatro menores, por el disparo de cohetes contra distintas zonas de la localidad de Idleb, en el norte de Siria. Según esta ONG, el autor de los ataques es el grupo islamista "Yund al Aqsa" (Soldados de Al Aqsa), que lanzó los proyectiles contra barrios bajo el control del régimen de Bashar al Asad en esta ciudad, capital de la provincia homónima.

El lunes, medios de comunicación oficiales sirios señalaron que catorce personas fallecieron y otras cincuenta resultaron heridas por el impacto de cohetes, disparados por "terroristas", en esa urbe. La organización Yund al Aqsa amenazó recientemente con atacar las áreas bajo el dominio de las autoridades e instó a los "musulmanes a que se alejaran de los centros de concentración de las fuerzas del régimen alauí", en referencia al Gobierno de Damasco.

Más de 162 mil personas han perecido desde el inicio del conflicto en Siria en marzo de 2011, de acuerdo al último saldo difundido por el Observatorio.