Van Rompuy negociará con Eurocámara presidente de CE

Los líderes de la Unión Europea dieron el mandato al actual presidente del Consejo Europeo para que negocie con el Parlamento Europeo, recientemente elegido, el presidente de la Comisión Europea y ...
Herman Van Rompuy, presidente del Consejo Europeo, en la conferencia de prensa en Bruselas tras la reunión de los líderes europeos
Herman Van Rompuy, presidente del Consejo Europeo, en la conferencia de prensa en Bruselas tras la reunión de los líderes europeos (AFP)

Bruselas

Los líderes de la Unión Europea (UE) dieron hoy el mandato al presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, para que negocie con la Eurocámara el nombre del futuro presidente de la Comisión Europea y para diseñar la agenda estratégica de ese organismo en los próximos años.

Los jefes de Estado y de gobierno estaban reunidos en una cumbre informal que se celebra dos días después de las elecciones europeas en donde las formaciones euroescépticas y de ultraderecha provocaron un sismo político. Van Rompuy recibió el mandato de los 28 países miembros de la UE para llevar a cabo "las consultas" con los grupos políticos de la Eurocámara y los mismos mandatarios.

"Tengo el mandato, en nombre del Consejo Europeo, para contactar con los grupos políticos del Parlamento Europeo en cuanto que se conformen y queden elegidos", informó Van Rompuy al término de la reunión informal celebrada para analizar los resultados de las elecciones al PE y a la presidencia de la CE.

Van Rompuy indicó que en la cumbre europea de fines de junio presentará ya esa agenda estratégica, para la que dijo haber recibido ya contribuciones de seis países de la Unión. Los líderes de los grupos políticos del PE encargaron hoy al candidato del Partido Popular Europeo (PPE), el luxemburgués Jean-Claude Juncker, que sea el primero que intente lograr el apoyo de la mayoría necesaria para presidir la Comisión.

El PE tiene que elegir al candidato por mayoría y si esa persona no reúne la mayoría necesaria, el Consejo propondrá en el plazo de un mes, por mayoría cualificada, a un nuevo candidato, que será elegido por la Eurocámara por el mismo procedimiento.

Sin embargo, Juncker cuenta por ahora con la oposición de los primeros ministros de Reino Unido, David Cameron, y de Hungría, Viktor Orbán, mientras que la canciller alemana, Angela Merkel, admite que habrá que buscar amplias mayorías para gobernar Europa. Van Rompuy dijo que se va a reunir con Juncker próximamente y comunicó que las reuniones que mantendrá en los próximos días no serán con una persona, sino con los grupos políticos.

"Los ciudadanos han mandado un mensaje que ha ido al centro del debate de hoy", señaló Van Rompuy respecto a ese análisis post-electoral europeo. En las elecciones del domingo los partidos tradicionales como el PPE, los socialistas o los liberales han visto disminuir su presencia en el hemiciclo que se constituirá en julio próximo, mientras que ha aumentado la presencia de los partidos políticos euroescépticos o con ideologías extremistas.

"Todos los líderes han estado de acuerdo en que es esencial determinar las prioridades (de la agenda estratégica) para los años cruciales que tenemos por delante", agregó el presidente del Consejo, que subrayó que "se necesita una agenda de trabajo positiva, basada en el crecimiento y la creación de empleo".

El Consejo, donde están representados los Estados miembros, "define la estrategia de la Unión Europea y tiene un papel clave, debe mostrar el camino", explicó Van Rompuy, y añadió que se deben llevar a cabo consultas con los grupos parlamentarios "una vez constituidos" y con los mandatarios.

Estas consultas serán sobre "los nombramientos" al frente de las instituciones de la UE, además de la presidencia de la Comisión, verdadero poder ejecutivo del bloque, pero sobre todo sobre las "prioridades" para los próximos cinco años. Los mandatarios quieren poner énfasis en el crecimiento y el empleo, así como en la competitividad, luego de años de crisis económicas que llevaron el desempleo a 26 millones de personas.

Según las últimas proyecciones, el centroderecha del Partido Popular Europeo (PPE) será el principal grupo político del Parlamento Europeo. Aunque perdió escaños para esta nueva legislatura, se mantiene al frente con 213 de 751 bancas.

Los presidentes de los grupos del Parlamento saliente, entre ellos el candidato a la presidencia de la Comisión, el socialdemócrata Martin Schulz, respaldaron hoy al aspirante del PPE, Jean-Claude Juncker, ante el Consejo para que éste iniciara consultas para formar una mayoría.

En total son cinco los candidatos a la presidencia de la Comisión. En su carta de hoy, recordaron a los jefes de Estado que si no escogen al próximo presidente de la Comisión entre uno de ellos podría haber serios problemas en las relaciones con el Parlamento. Los jefes de Estado y de Gobierno nombran al candidato a presidir la Comisión, que debe recibir el visto bueno del Parlamento Europeo. Pero desde 2010 deben tener en cuenta el equilibrio de fuerzas en el Parlamento antes de nombrarlo.

A partir de ahora, el candidato debe tener una mayoría en el Parlamento pero también el apoyo de una mayoría de Estados miembros. "El PPE ganó las elecciones", indicó el presidente francés François Hollande. Van Rompuy, dijo Hollande, debe "ver si existe la posibilidad de una mayoría en el Consejo y en el Parlamento". "Va a verificar si esas dos mayorías existen", añadió.

Hubo algunas discusiones sobre nombres, indicó por su parte el primer ministro irlandés, Enda Kenny, pero nada más. Estas consultas llevarán entre dos a tres semanas, precisó. "Tenemos que fijar las prioridades políticas, que son mucho más importantes que los nombres", indicó el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, al terminar la cumbre.

Los líderes de los Veintiocho también abordaron la situación de Ucrania tras las elecciones presidenciales que el país celebró el pasado domingo y mandaron un mensaje de solidaridad y asistencia a Croacia, Serbia y Bosnia-Herzegovina por las inundaciones sufridas las últimas semanas.