Usa NSA datos recabados en Alemania para matar terroristas, según Spiegel

De acuerdo con esa publicación, la jefatura de la NSA decidió en 2003 reforzar su personal y operaciones en Alemania.

Berlín

La Agencia Nacional de Seguridad (NSA) estadounidense utiliza datos recabados en Alemania en operaciones mortales contra presuntos terroristas, informa el semanario "Der Spiegel", que se remite a documentos del exanalista de la CIA Edward Snowden.

De acuerdo con esa publicación, la jefatura de la NSA decidió en 2003 reforzar su personal y operaciones en Alemania, desde donde un grupo de analistas centraliza sus observaciones sobre grupos terroristas localizados en el norte de África.

Fruto de estas informaciones habría sido una serie de operaciones destinadas a la "detención o muerte de más de 40 terroristas", cita el semanario alemán, según el cual estas acciones entran en la lucha antiterrorista de EEUU en África.

El grupo de analistas ha trabajado desde una delegación de la NSA en Griesheim, junto a Darmstadt (oeste), mientras que el grueso de los agentes que operan en Alemania -algunos de ellos con estatus diplomático-, se sitúa en los 200 efectivos.

El material recabado en Griesheim habría servido para organizar 26 misiones de reconocimiento o espionaje en el norte de África.

Estas operaciones estuvieron en parte coordinadas con los servicios secretos británicos, añade ese medio, y para ello se interceptaron masivamente comunicaciones, con contenidos completos.

"Der Spiegel" afirma, asimismo, que a los aproximadamente 200 agentes operativos en Alemania se unen centenares de empleados de empresas privadas, contratados por la NSA.

El semanario asegura, además, que en la localidad bávara de Bad Aibling, donde está el centro de operaciones de la NSA en Alemania, trabajan conjuntamente expertos de los servicios secretos estadounidenses y alemanes.

Esta colaboración está regulada por un tratado bilateral, que permite a los servicios secretos estadounidenses "en casos especiales" la observación directa y escuchas a ciudadanos alemanes.

La difusión de estas informaciones se produce unos días después de que la comisión de investigación del Bundestag (cámara baja) decidiera desplazarse a interrogar en Moscú a Snowden y que la fiscalía federal abriera un sumario contra la NSA por las escuchas al teléfono móvil de la canciller Angela Merkel.

Está previsto que a principios de julio miembros de la comisión parlamentaria viajen a la capital rusa a entrevistarse con Snowden, donde el exanalista está asilado desde hace alrededor de un año.

En paralelo a esta decisión, el fiscal federal, Harald Range, ha abierto investigaciones contra "miembros desconocidos" de la NSA, como presuntos autores materiales de las escuchas telefónicas a la canciller, reveladas también a través de los documentos de Snowden.

Range se propone, asimismo, tomar declaración al exanalista y figura clave en las revelaciones del espionaje estadounidense para tener acceso directo a los documentos de la NSA.

Las escuchas al celular de Merkel y el espionaje masivo de las comunicaciones de ciudadanos levantaron en su momento ampollas en las relaciones entre Berlín y Washington.

El presidente Barack Obama se disculpó ante Merkel y le garantizó que mientras él esté en la presidencia no volverán a interceptarse sus llamadas, al tiempo que se comprometía a reformar la NSA, pese a defender sus prácticas en aras de la seguridad nacional.