Uribe admite ayuda de la CIA para matar a jefes de las FARC

En su cuenta de Twitter el ex presidente de Colombia (2002-2010) reconoció que su gobierno recibió ayuda de la agencia estadunidense en operaciones militares contra dirigentes guerrilleros, entre ...
Álvaro Uribe, ex presidente de Colombia, en una foto de archivo
Álvaro Uribe, ex presidente de Colombia, en una foto de archivo (Archivo)

Bogotá

El ex presidente de Colombia Álvaro Uribe (2002-2010) admitió hoy que durante su Gobierno el país andino recibió ayuda secreta de la CIA en operaciones militares en las que murieron jefes de las FARC, tal y como reveló hace unos días el diario estadunidense The Washington Post. En su cuenta de Twitter, el ex presidente reconoció que Estados Unidos "ayudó (a Colombia) para detectar la ubicación" de los jefes guerrilleros, pero puntualizó que esos operativos militares se desarrollaron "con hombres y equipos nuestros (colombianos)".

"Bajo mi responsabilidad fueron (esos) operativos militares", agregó el ex presidente. El Washington Post reveló el domingo que Estados Unidos y Colombia fortalecieron en el año 2000 su estrecha relación militar con un programa secreto de la agencia central de información de EU (CIA) que permitió ayudar a matar a líderes guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Al parecer, agentes estadunidenses instalaron una unidad de inteligencia en la embajada de EU en Bogotá dedicada a ubicar, a través de información por satélite, los campamentos guerrilleros, una información que después compartían con las autoridades colombianas.

Entre los guerrilleros muertos con la ayuda de la CIA, según la información del diario, está Raúl Reyes, el número dos de las FARC en ese momento, cuyo campamento a pocos metros de la frontera de Ecuador con Colombia fue atacado en marzo de 2008, operación que desembocó en una grave crisis diplomática entre los dos países.

Tras la publicación de estas informaciones, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, calificó el hecho como "gravísimo" y alertó de que detrás de la revelación pueden estar intereses contrarios al proceso de paz que negocian las FARC y el Gobierno colombiano en La Habana desde hace más de un año.