Urge ONU a Vaticano a expulsar a los sacerdotes pederastas

Víctimas y activistas de México reconocen resolución del organismo.
Alberto Athié dijo que pidieron al Papa encarcelar a los culpables.
Alberto Athié dijo que pidieron al Papa encarcelar a los culpables. (Sáshenka Gutiérrez/EFE)

Ciudad del Vaticano

El Vaticano reaccionó con irritación ante la dura e inusitada condena que pronunció la ONU al señalar que la sede papal encubrió casos de pederastia y que se encuentra en grave violación de la Convención de los Derechos del Niño, debido a que no ha tomado medidas necesarias para prevenir y castigar el delito; urgió a expulsar del cargo a los clérigos involucrados.

Para el Comité de Naciones Unidas para los Derechos de los Niños, el Vaticano adoptó políticas que permitieron que sacerdotes acosaran y abusaran por años de miles de menores de edad, favoreciendo la impunidad de los culpables.

Tras revisar el informe de la sede apostólica, el comité emitió un documento con recomendaciones en las que insta a “retirar de su cargo inmediatamente a todos los sacerdotes conocidos o sospechosos de abusos sexuales”.

Asimismo, urgió a “remitir los casos a las autoridades competentes para hacer cumplir la ley con fines de investigación y enjuiciamiento”.

El comité manifestó su esperanza  para que el papa Francisco, como cabeza del Estado, dé seguimiento “y tome medidas concretas para implementar nuestras recomendaciones”.

Las críticas contra “el código del silencio” que reinó por años en el Vaticano para preservar el prestigio de la Iglesia, y el pedido de la ONU para que se abran los archivos de los pederastas y obispos que ocultaron esos crímenes fueron rechazadas tajantemente por las autoridades de la sede papal.

Para el Vaticano se trata de acusaciones injustas que no tienen en cuenta los esfuerzos hechos por la entidad desde que estallaron los escándalos en los 90 en Irlanda.

La dura reacción del observador permanente del Vaticano ante la ONU, monseñor Silvano Tomasi, quien denunció “distorsiones” en el informe, fue inmediata.

El prelado acusó a lobbies y grupos de presión con intereses “ideológicos” del organismo internacional.

En una entrevista a Radio Vaticano, Tomasi acusó a organizaciones no gubernamentales “con intereses en el campo de la homosexualidad, el matrimonio gay y otros asuntos”, haber presionado a favor de la devastadora condena de la ONU.

“El informe (de la ONU) no ha sido actualizado, le falta una perspectiva correcta”, aseguró Tomasi.

Por otro lado, víctimas de abuso por parte de sacerdotes en México reconocieron los señalamientos hechos por el comité al Vaticano.

Los activistas dijeron en rueda de prensa que Francisco tiene la oportunidad, que no quisieron aprovechar sus antecesores, de reconocer la responsabilidad del Vaticano en los abusos sexuales.

Los ex sacerdotes mexicanos Alberto Athié Gallo y José Barba pidieron al Papa expulsar de la Iglesia y entregar a las autoridades a quienes hayan cometido abusos.

Athié Gallo dijo que solicitarán al pontífice admitir un “crimen de Estado” del Vaticano, ya que no fue congruente con el evangelio.

En su momento, el ex legionario de Cristo, José Barba, recordó que años atrás denunció los abusos de Marcial Maciel, por lo cual, dijo, la Iglesia católica debe renovarse.