Protestan frente a Casa Blanca contra deportaciones

Organizaciones de protección a migrantes intentaron entregar, sin éxito,  75 mil peticiones para suspender deportaciones. Todo esto durante el cumpleaños del presidente Barack Obama.

Washington

La mayor coalición nacional de inmigrantes indocumentados llevó hoy a la Casa Blanca casi 75 mil peticiones para suspender las deportaciones, en coincidencia con el cumpleaños número 53 del presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Medio centenar de activistas llevó el pliego de peticiones a la Puerta Norte de la Casa Blanca, pero no les fueron aceptadas por los agentes del Servicio Secreto, bajo el argumento de que no tenían autoridad oficial de recibir documentos.

“Venimos a traerle miles de peticiones que hemos colectado de muchas otras organizaciones que trabajan en justicia social en el país pidiendo al presidente de que tiene que actuar en este momento”, dijo a Notimex Cristina García, de la organización United We Dream.

Obama prometió actuar por su cuenta en materia migratoria antes que finalice el verano, pero los activistas desean que su orden ejecutiva sea de amplio alcance, para beneficiar a los padres de cientos de miles de jóvenes inmigrantes indocumentados.

“La administración Obama debe usar todos los medios legales posibles para suspender las deportaciones y expandir la acción diferida a los inmigrantes que califican para la legalización bajo la ley migratoria del Senado”, reza la petición al presidente.

Obama aprobó en 2012 el llamado Programa de Acción Diferida (DACA) que suspendió las deportaciones y dio permisos de trabajo a 580 mil menores indocumentados, la mayoría mexicanos.

United We Dream, la organización de inmigrantes indocumentados más grande del país con representaciones en más de 20 estados, busca que el programa DACA sea extendido a los adultos.

“Lo que queremos es que proteja al máximo número de indocumentados. Hay 11 millones. Si usa el proyecto del Senado podría beneficiar de nueve a 10 millones de personas”, dijo a Notimex el director del grupo América’s Voice, Frank Sharry.

Entre los inmigrantes indocumentados que acudieron a la Casa Blanca este lunes se encontraba la joven hondureña Carla Cruz. Su esposo, también indocumentado, dirigía un taller mecánico cuando fue arrestado. Aún continúa detenido por autoridades migratorias.

“Esperamos que el presidente haga cambios. Venimos a pedirle: no más deportaciones, que no desintegre más familias”, señaló.

Carla sostuvo que las acciones de la administración Obama deben ser consideradas una violación de los derechos civiles de su esposo, toda vez que afirma que las autoridades migratorias allanaron su negocio y lo arrestaron sólo por ser de apariencia hispana.

Obama anunció el viernes que actuará por su cuenta para atender la crisis humanitaria de los niños migrantes sin acompañantes y la situación migratoria ante la falta de un acuerdo entre los republicanos de la Cámara de Representantes.

El mandatario solicitó la semana antepasada al Congreso un presupuesto de emergencia por 3.7 mil millones de dólares, pero los republicanos de la Cámara de Representantes sólo aprobaron el viernes 694 millones de dólares.

El plan de los republicanos sólo asigna 197 millones de dólares para albergar a los menores, una reducción significativa en relación con la petición presidencial de 1.8 mil millones de dólares.

Para acelerar los procesos migratorios de asilo político, los republicanos proponen autorizar 405 millones de dólares, frente a la solicitud de Obama de 1.6 mil millones de dólares.

Más de 57 mil inmigrantes menores de edad, la mayoría procedentes de Honduras, Guatemala y El Salvador, han sido detenidos desde el inicio del actual año fiscal en el mes de octubre pasado.