Unión Europea, satisfecha por el inicio del diálogo con Cuba

Después de dos días de conversaciones, las delegaciones europea y cubana avanzaron en la "creación de un acuerdo marco" que supere más de 20 años de desencuentros.
El director para las Américas del Servicio Europeo de Acción Exterior, Christian Leffler, hoy en La Habana
El director para las Américas del Servicio Europeo de Acción Exterior, Christian Leffler, hoy en La Habana (AFP )

La Habana

Tras dos días de conversaciones, la Unión Europea (UE) y Cuba avanzaron en  “la creación de un acuerdo marco” para el diálogo político, el comercio, las inversiones y la cooperación económica, que deje atrás más de 20 años de desencuentros, según dijo hoy en La Habana el negociador principal del grupo de los Veintiocho.

“Para nosotros han sido conversaciones muy fructíferas” y seguramente “nuestros socios van a seguir y analizar sus resultados”, declaró el director para las Américas del Servicio Europeo de Acción Exterior, Christian Leffler, interrogado en conferencia de prensa acerca de si las conversaciones de la UE con Cuba pueden ser referentes para un procedimiento similar de parte de Estados Unidos.

Leffler, sin embargo, no adelantó el tiempo que podrían llevar estas negociaciones y se limitó a decir que las pláticas  proseguirán en Bruselas “en los próximos meses”. “Es más importante lograr un acuerdo sólido, ambicioso y que dure muchos años”, que pensar en el tiempo que demorará conseguirlo, precisó.

Asimismo consideró que  los cambios iniciados por el presidente Raúl Castro en 2008 “van más allá de la cuestión económica”. Para la UE, las reformas en la isla “abren oportunidades” para el comercio y la inversión, agregó. Interrogado además sobre la llamada “posición común”, que desde 1996 condiciona cualquier mejoría de relaciones entre las partes a cambios políticos y en materia de derechos humanos en Cuba, Leffler respondió que esa decisión “aun está vigente”, pero no limita el compromiso de Bruselas y la Habana de buscar la normalización de vínculos.

En ese sentido, dijo que entre Cuba y la UE hay diferencias en temas como derechos humanos y la situación que vive Ucrania –La Habana respalda a Moscú- , aunque al mismo tiempo apuntó que el diálogo político que buscan las dos partes es para debatir también las diferencias, y negó que los Veintiocho pusieran algún tipo de condicionamiento a los cubanos, para desarrollas estas pláticas.

“No es muy constructivo venir a La Habana” con condicionamientos si el propósito es el entendimiento, agregó.