Unión Europea apoya la entrega de armas a los kurdos de Irak

Los cancilleres europeos llegaron en Bruselas a una "posición común" mientras Canadá anunció ya que transportará armamento a esa minoría étnica amenazada, y Merkel promete ayuda.
Mujeres iraquíes del grupo Yazidi, reunidas en el campo de refugiados de Bajid Kandala, junto al río Tigris en la provincia kurda de Dohuk
Mujeres iraquíes del grupo Yazidi, reunidas en el campo de refugiados de Bajid Kandala, junto al río Tigris en la provincia kurda de Dohuk (AFP)

Bruselas, Toronto

Los ministros de Relaciones Exteriores de la Unión Europea (UE) llegaron hoy a un acuerdo para respaldar la entrega de armas a los combatientes kurdos que luchan contra los yihadistas del Estado Islámica (EI) en Irak. Según el ministro de Exteriores alemán Frank-Walter Steinmeier, se llegó a una "posición común", que resumió así: "la UE saluda el hecho de que algunos países hayan respondido favorablemente al pedido de las fuerzas kurdas iraquíes".

"Aún no queda claro qué tipo de equipamiento se usa y es necesario", agregó. "Es una decisión importante y otros países seguirán el mismo o un camino similar al de Francia", estimó el ministro de Exteriores francés Laurent Fabius. La decisión de proporcionar armas es de cada Estado miembro.

Países como Francia, Italia y Gran Bretaña deseaban un acuerdo sobre la necesidad de armar a los kurdos para marcar la voluntad de los 28 de invertir la relación de fuerzas en Irak, aunque, al igual que Estados Unidos, no quieren comprometerse en una lucha en el terreno con los yihadistas. "He pedido esta reunión para que toda Europa se movilice y ayude a los iraquíes y a los kurdos", había declarado Fabius, antes del encuentro.

Fabius también recordó que Francia ha sido uno "de los primeros países en actuar", pues ha anunciado que entregará "armas sofisticadas" a los kurdos de Irak, considerados como los únicos capaces de invertir esta correlación de fuerzas ante el EI. "Es importante que haya un acuerdo europeo" para armar a los kurdos y la "UE debe tener una posición al respecto", había dicho por su parte la italiana, Federica Mogherini, cuyo país preside este semestre la UE.

Reticencias de algunos países

Algunos países tenían reticencias, por considerar peligroso mandar armas a una zona de guerra inestable, donde los combatientes y las armas pueden cambiar de lado con cierta rapidez. Hasta ahora, Alemania limitaba su apoyo solo al suministro de material militar no letal.

Sin embargo, Steinmeier, quien anunció que visitará Irak "este fin de semana", no se quedó atrás: "los europeos no deben limitarse a elogiar el combate valiente de las fuerzas kurdas. Tenemos que hacer algo también para responder a sus necesidades", había subrayado antes de la reunión.

Londres también anunció el jueves por la noche que Gran Bretaña contempla "favorablemente" la posibilidad de armar a las fuerzas kurdas. En cambio, el jefe de la diplomacia sueca, Carl Bildt, reiteró las reticencias de su país a ir más allá del apoyo humanitario y político. Los ministros también quieren implicar a todos los países de la región, desde Arabia Saudita a Irán, en la lucha contra el EI.

El ministro británico de Relaciones Exteriores, Philip Hammond, "confía" en recabar ese apoyo ahora que el primer ministro iraquí Nuri al Maliki ha aceptado ceder el poder, abriendo la puerta a la formación rápida de un gobierno de unidad nacional. Los ministros también se refirieron a la forma de lograr una mejor coordinación para garantizar "un puente aéreo humanitario adaptado a las necesidades del terreno".

Por último, los ministros urgieron a Rusia a "detener inmediatamente cualquier tipo de hostilidad" en la frontera con Ucrania, donde Kiev aseguró haber destruido vehículos blindados rusos que entraron en su territorio. "Si hay vehículos o personal militar ruso en Ucrania debe ser retirado inmediatamente o las consecuencias serán serias", declaró el ministro británico de Relaciones Exteriores, Philip Hammond.

Canadá transportará armas

Mientras, Canadá anunció hoy que transportará armamento para las fuerzas kurdas en el norte de Irak en aviones militares de carga canadiense, con el fin de ayudar en la lucha contra el grupo Estado Islámico (EI), antes conocido como Estado Islámico de Irak y Levante (EIIL).

Las armas serán transportadas por un CC-130J Hércules y un CC-177 Globemaster de la Fuerza Aérea Canadiense, según anunció hoy el primer ministro canadiense, Stephen Harper. "A medida que continúa la desenfrenada violencia asesina del grupo Estado Islámico, Canadá sigue comprometida a proporcionar ayuda a miles de niños, mujeres y hombres iraquíes, incluidos los yezidis y cristianos que lo necesitan de forma desesperada", dijo Harper en un comunicado.

El primer ministro añadió que el transporte de "suministros militares críticos" a los kurdos "será proporcionado en estrecha coordinación con nuestros aliados y permitirá a las fuerzas kurdas proporcionar protección efectiva a los iraquíes que sufren los bárbaros ataques de EI".

También hoy, Canadá envió a Ucrania un avión CC-130J Hércules cargado con "material militar no letal" para las autoridades de Kiev. Es el tercer envío que Canadá ha realizado en la última semana para apoyar a las fuerzas armadas ucranianas contra la "agresión" rusa.

Merkel promete ayuda

La canciller alemana, Angela Merkel, transmitió hoy en sendas llamadas al próximo primer ministro iraquí, Haidar al Abadi, y al presidente de la autonomía kurda, Masud Barzani, el apoyo de su Ejecutivo en la lucha contra el yihadismo. En un comunicado, el portavoz de la canciller, Steffen Seibert, indicó que la jefa del Gobierno alemán deseó en una conferencia a Al Abadi rapidez en la formación de un nuevo ejecutivo en Bagdad "que una al país".

"El Gobierno alemán estará junto al primer ministro en la superación de los retos que tiene ante sí", dijo Seibert en referencia a la actual inestabilidad política y militar que han llevado a Irak a su peor crisis en años. Por su parte, Merkel agradeció a Barzani la "determinación" de los kurdos en la lucha contra la organización terrorista Estado Islámico (EI), antes conocida como Estado Islámico de Irak y Levante (EIIL), una escisión radical de islamistas sunitas.

Además, la canciller alabó la protección que la autonomía kurda en Irak ha proporcionado a los refugiados de distintas minorías étnicas que han abandonado sus hogares ante el avance de EI en las últimas semanas. "Alemania seguirá apoyando a Irak de forma solidaria y en la medida de sus posibilidades", asegura Seibert para concluir su comunicado en una formulación que sigue sin indicar si finalmente Berlín suministrará armas a los kurdos para combatir a EI.

Mientras Washington ha llevado a cabo ataques aéreos selectivos en Irak para frenar a EI y ha anunciado, como París, que entregará armas a los kurdos para que puedan defenderse de los terroristas sunitas, Alemania aún no ha terminado de delimitar su actuación. El Gobierno de Merkel se debate desde hace días sobre si, además de la ayuda humanitaria que ha empezado a enviar hoy a Irak, va a entregar a los kurdos "material militar" de carácter defensivo o, incluso, armas.

El portavoz del Ministerio de Defensa, Jens Flosdorff, afirmó hoy por su parte que el Ejecutivo está evaluando "qué se puede hacer", desde las perspectivas técnica y política, siempre que sirva a los "objetivos" que persigue Berlín. "No descartamos nada", indicó Flosdorff. En este análisis va a ser clave la visita relámpago que mañana tiene previsto realizar a Irak el ministro de Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, y en la que se va a reunir con representantes kurdos y del próximo gobierno de unidad en Bagdad.

Según el portavoz de Exteriores, Martin Schäfer, Steinmeier quiere saber de boca de los líderes kurdos "qué bienes alemanes" son necesarios en el norte de Irak para hacer frente a EI y con qué objetivo.