Unión Europea busca a mil de sus ciudadanos tras sismo en Nepal

La mayoría de los europeos de los que no se tiene noticia tras el temblor del sábado, que ya dejó más de 6,200 muertos, estaba practicando senderismo de montaña en las regiones de Langtang y del ...
Mujeres nepalíes lloran mientras asisten al funeral de un familiar junto al río Bagmati, en el templo Pasupatinat de Katmandú
Mujeres nepalíes lloran mientras asisten al funeral de un familiar junto al río Bagmati, en el templo Pasupatinat de Katmandú (AFP)

Katmandú

La Unión Europea busca a un millar de sus ciudadanos en Nepal, de los que no tiene noticias desde el violento sismo del sábado 25 de abril, que dejó más de 6,200 muertos y miles de personas desamparadas.

La mayoría de esos europeos se encontraba en el país practicando senderismo de montaña en la remota región de Langtang, cerca del epicentro del terremoto, y en la del Everest. "Se los considera desaparecidos pero no se sabe cuál es exactamente su situación", declaró Rensje Teerink, la embajadora de la UE en Katmandú.

Según otro responsable de la UE, que requirió el anonimato, la mayoría aparecerá sana y salva y la falta de noticias se debe a la dificultad de acceso a las zonas accidentadas.

Entretanto, supervivientes del terremoto, procedentes de las zonas más devastadas del país, contaban cómo habían quedado abandonados a su propia suerte después de haber perdido a su familia y sus bienes en la tragedia.

La magnitud de la catástrofe aumenta a medida que los equipos de rescate llegan a las aldeas más remotas en las montañas. Las localidades más cercanas al epicentro del sismo de 7.8 de magnitud han sido "totalmente devastadas", indicó la Cruz Roja.

Derrumbe de un hospital

La región montañosa de Sindhupalchowk, al noreste de Katmandú, resultó particularmente afectada por el terremoto. En la localidad de Chautara, en esa zona, "un 90% de las viviendas" quedaron arruinadas, según Jagan Chapagain, responsable regional de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja (FISCR).

El hospital de la ciudad "se derrumbó y la gente excava con las manos entre los escombros con la esperanza de encontrar supervivientes", agregó. "Prácticamente todas las casas de mi aldea fueron destruidas y murieron 20 personas. Perdimos todo el ganado", explica por su parte Kumar Ghorasainee, un profesor de inglés, en medio de las ruinas de la aldea de Melamchi. La escuela fue destruida y los niños no tienen a donde ir, agregó.

En Katmandú, los coordinadores de la ayuda dijeron que se habían intensificado las operaciones en las zonas rurales, pero los habitantes de Melamchi seguían hoy esperando un auxilio que no llega. "Vemos pasar helicópteros y aviones, pero nadie se detiene", dijo Shalik Ram Ghorasainee, un agricultor de 23 años. "Se habla de ayuda exterior y la esperamos. Pero, de hecho, nadie vino hasta aquí. Se nos ignora", agregó.

Ghorasainee contó que un equipo de socorristas japonés pasó por el pueblo, se detuvo un minuto para darle dos analgésicos a un hombre caído al borde de la carretera, y siguió su viaje.

La tierra sigue temblando

El paisaje es igual de desolador en el distrito de Gorkha, donde la población está aterrorizada por las réplicas del sismo. "La tierra sigue temblando un poco cada día. No sabemos si vamos a seguir con vida o morir", dijo Gopal Gurung a un periodista de la AFP en el pueblo de Laprak, donde un helicóptero del ejército indio aterrizó para entregar alimentos.

"Nosotros no estamos protegidos, llueve todo el tiempo, no se sabe qué va a pasar. La gente tiene miedo", añadió. La Organización para la Agricultura y la Alimentación de las Naciones Unidas (FAO) pidió ocho millones de dólares de emergencia para ayudar a los agricultores y evitar una crisis de suministro de alimentos.

La siembra del arroz debe comenzar a finales de mayo. "Es un momento crítico para ayudar a los agricultores a sembrar a tiempo el arroz y lograr una cosecha que permita recuperar la autosuficiencia este año", dijo Somsak Pipoppinyo, representante de la FAO en Nepal.