Estados Unidos rechazó trato con Asad, afirma oposición siria

El presidente sirio habría ofrecido a Washington combatir a los milicianos islamistas a cambio de su permanencia en el poder, según el primer ministro del gobierno de transición opositor, mientras ...
Una mujer siria llora en el asiento de un vehículo dañado después de que fuerzas leales a Asad ocuparan la ciudad de Nabak, junto al Líbano
Una mujer siria llora en el asiento de un vehículo dañado después de que fuerzas leales a Asad ocuparan la ciudad de Nabak, junto al Líbano (AFP)

Damasco

El presidente sirio, Bashar al Asad, le ofreció a Estados Unidos combatir a milicianos islamistas en la región a cambio de que Washington acepte que él siga en el poder, aseguró al diario árabe Al Sharq Al Awsat el primer ministro del gobierno de transición formado por la oposición, Ahmed Tumah. En la entrevista, publicada hoy, Tumah señala que Estados Unidos no aceptó ese trato, y en cambio acusó a Al Asad de haber contribuido a un fortalecimiento del movimiento "yihadista".

Este año la cifra de milicianos islamistas en Siria aumentó considerablemente. La organización Observatorio Sirio de los Derechos Humanos informó que los terroristas del grupo Estado Islámico en Irak y Siria mataron a disparos a un vendedor de gasolina en la provincia de Idlib por "blasfemo". Al ser preguntado por qué su gasolina era de tan mala calidad, el hombre de Sarakib respondió: "¡Y qué se yo! ¿Soy acaso el dios de la gasolina?".

En tanto, el jefe del opositor Consejo Nacional Sirio, Ahmad al Jarba, viajará a Rusia a convencer a los líderes rusos de que dejen de apoyar al presidente Al Asad, según indicó la agencia de noticias kuwaití KUNA. Al Jarba aseguró que fue invitado a Moscú por el ministro ruso de Exteriores, Sergei Lavrov, aunque no aclaró cuándo realizará la visita. La conferencia sobre Siria respaldada por Rusia y Estados Unidos se llevará a cabo en Ginebra el 22 de enero. Moscú es uno de los principales aliados de Al Asad, cuyo gobierno asistirá a las conversaciones.

La oposición manifestó que irá a la conferencia de Ginebra, pero que no aceptará negociar la permanencia de Asad en el poder. Además demanda la liberación de todos los detenidos y la apertura de corredores humanitarios para ayudar a las personas atrapadas en medio del conflicto. La conferencia fue acordada después de que Estados Unidos y Rusia sellaran un acuerdo en septiembre para eliminar todo el arsenal de armas químicas de Siria para mediados de 2014.

Ahmet Uzumcu, jefe de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), dijo que confiaba en que se podrá cumplir con el plazo de fines de junio para completar el proceso a pesar de la violencia en el país. Uzumcu hizo estas declaraciones en Oslo en la víspera de la ceremonia de aceptación del premio Nobel de la Paz que recibirá la organización con sede en La Haya.

Mientras, una quincena de facciones armadas sirias anunciaron hoy la formación de una nueva alianza, que operará bajo el paraguas del Ejército Libre Sirio (ELS), con el fin de derrocar al régimen de Bashar al Asad. En un vídeo publicado en internet, los rebeldes leyeron un comunicado en el que informaron de la creación del "Frente de los Revolucionarios de Siria". Los objetivos de esta nueva coalición son "promulgar que no hay más Dios que Alá, derrocar al régimen y proteger la vida y el país, además de preservar una Siria unida", señalaron.

Los miembros de la agrupación lanzaron, además, una invitación a todas las facciones insurgentes del país para que se unan al nuevo frente. Entre las organizaciones que integran esta formación opositora figuran el Consejo Militar de la provincia de Idleb, la agrupación de brigadas de Mártires de Siria, la Brigada Faruq del Norte, la Brigada de los Libres del Norte y la Brigada Faruq de Hama, entre otras. El ELS ha anunciado su creación después de que el sábado se enfrentara contra otra agrupación insurgente, el Frente Islámico, que se hizo con el control de una de sus sedes en el paso fronterizo de Bab al Haua, entre la provincia siria de Idleb y Turquía.

En tanto, debido a la irrupción de la enfermedad de la polio en la guerra civil de Siria, la ONU quiere vacunar en el país árabe a más de dos millones de niños contra enfermedades peligrosas como esa. "La campaña pretende alcanzar a 2.2 millones de niños, entre ellos también los que se encuentran en las áreas de combate o no se beneficiaron de una campaña anterior", informaron hoy en El Cairo y Amman la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

Según datos de ambas organizaciones, en Siria han enfermado de parálisis infantil al menos 17 niños, de los cuales quince en la provincia del noreste Deir as Saur, de la que el régimen del presidente sirio se ha retirado ampliamente. Cuando comenzó la campaña de vacunación, que se anunció por primera vez hace un mes, se habló de 650 mil niños en Siria. Millones de sirios huyeron al extranjero en el marco de la guerra civil siria, por eso no se puede descartar que el agente que causa la enfermedad haya cruzado también la frontera.