Estados Unidos concede estatus diplomático a la oposición siria

Washington quiere reforzar el reconocimiento al Consejo Nacional Sirio, que representa a una oposición debilitada militarmente, mientras 74 murieron en choques entre facciones islamistas en el ...
Una refugiada palestina lleva un colchón proporcionado por la agencia UNRWA de la ONU en el barrio de Al Ameen en Damasco
Una refugiada palestina lleva un colchón proporcionado por la agencia UNRWA de la ONU en el barrio de Al Ameen en Damasco (AFP)

Washington

El Departamento de Estado de Estados Unidos ha concedido estatus diplomático al Consejo Nacional Sirio (CNS) para reforzar el reconocimiento a una oposición debilitada en el terreno militar por las tropas del presidente Bashar al Asad. "Queremos fortalecer los lazos con la oposición y fortalecer su reconocimiento de representantes legítimos del pueblo sirio", explicó un funcionario del Departamento de Estado.

Además, la portavoz del Departamento de Estado, Marie Harf, anunció que Estados Unidos dará 27 millones en ayuda no letal al CNS, lo que elevará el total hasta el momento a los 287 millones. El gobierno del presidente Barack Obama ordenó el pasado mes de marzo el cierre de la embajada siria en Washington y revocó el estatus diplomático de todos sus empleados, aunque Harf aseguró que esa medida y el cambio del estatus del CNS no están relacionados.

Además de la ayuda no letal, la Agencia Central de Información (CIA) mantiene un discreto suministro de armas desde el comienzo de este año para "poner fin a la asimetría militar" que mantiene a Al Asad con una posición negociadora mucho más ventajosa, según explicó un funcionario estadunidense. El anuncio de la elevación del estatus de CNS a "misión extranjera" se da justo con el inicio esta semana y hasta el 14 de mayo de la primera visita oficial del presidente de la oposición moderada siria del CNS, Ahmed Jarba, a Washington.

La ayuda militar, que ya proveen aliados de la oposición siria como Catar y Arabia Saudí, está llegando con cuentagotas a través de la CIA estadunidense en forma de entrenamiento, armamento ligero, munición y posiblemente misiles antitanque y antihelicóptero. El Departamento de Estado volvió a reiterar hoy que considera que la solución después de tres años de guerra civil en Siira debe ser "política" y negociada, algo que cree que no se contradice con el intento de poner fin "a la asimetría militar" con armas.

La superioridad militar sobre el terreno de las tropas de Al Asad le ha llevado a no ceder en las conversaciones de paz de Ginebra y a convocar elecciones presidenciales en las que no tiene rivales de peso y con toda seguridad saldría reelegido. Estados Unidos criticó hoy esa convocatoria de elecciones y pidió a Siria que suspenda los comicios, ya que no son consistentes con el plan de paz acordado por el enviado de Naciones Unidas Lakhdar Brahimi, que contemplaba un proceso de transición y de reconciliación entre las facciones enfrentadas.

De otra parte, al menos 74 personas murieron hoy en los enfrentamientos entre facciones islamistas en la provincia de Deir al Zur, en el noreste de Siria, donde decenas de miles de personas se han marchado de sus hogares por estos combates, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. La ONG dijo que al menos 46 miembros del Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria, y de otras facciones afines fallecieron en los choques contra el Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL), que sufrió otras 23 bajas.

Los combates tuvieron lugar en los pueblos de Yazra Albu Hamid, Yazra al Milach y Al Kabir, todos ellos al oeste de la ciudad de Deir al Zur y donde milicianos del EIIL irrumpieron hoy, así como en la localidad de Al Sabaha, en la misma provincia. Además, al menos cinco civiles perecieron por el fuego cruzado y los bombardeos de uno y otro bando en la población de Yadid Akidat, donde también se registran choques entre ambas partes.

El Observatorio destacó que "decenas de miles de personas" se han desplazado de sus casas en los pueblos de Al Basira, Al Zar y Abriha, próximos a Al Sabaha, de los que se ha marchado la totalidad de su población por los enfrentamientos en la zona durante la última semana. Según el Consejo Local opositor de Basira, en esta localidad vivían 36,365 habitantes, más unas 1,200 familias desplazadas de otros lugares que se habían refugiado allí, mientras que Al Zar y Abriha sumaban un total de 27 mil residentes.

El sábado pasado, el Observatorio informó de que unas 60 mil personas habían huido de sus hogares en la región, donde antes del recrudecimiento de los choques había unos 120 mil habitantes más tres mil familias de desplazados originarios de la ciudad de Deir al Zur. Los enfrentamientos entre el Frente al Nusra y el EIIL prosiguen en la provincia, pese a que ayer el primer grupo anunció que abandonaba la lucha contra su oponente para obedecer una orden del líder de Al Qaeda, Aiman al Zawahiri.

Aun así, el Frente al Nusra advirtió de que se defendería si el EIIL continuaba los ataques contra musulmanes o sus propiedades. Hace tres días, Al Zawahiri pidió al Frente al Nusra y a su dirigente, Abu Mohamed al Yulani, "detener de inmediato la lucha de enemistad contra las almas y la santidad de los hermanos 'muyahidines' (guerreros santos)". Asimismo, insistió en que el EIIL debe delimitar sus actividades al territorio iraquí.