Estados Unidos envía aviones cazas F-16 a Turquía para combatir al EI

Seis F-16 Fighting Falcons de la fuerza aérea de EU fueron desplegados en la base aérea de Incirlik, desde donde hasta ahora solo habían despegado drones para golpear posiciones del Estado Islámico.
Un F-16 Fighting Falcon, en el momento de despegar de la Base Aérea de Aviano, en Italia, en ruta hacia la base de Incirlik, en Turquía
Un F-16 Fighting Falcon, en el momento de despegar de la Base Aérea de Aviano, en Italia, en ruta hacia la base de Incirlik, en Turquía (AFP)

Ankara

Estados Unidos desplegó por primera vez este domingo en Turquía aviones caza F-16 para apoyar los combates contra el grupo Estado Islámico (EI), mientras los bombardeos de Ankara contra la guerrilla kurda en Irak dejaron casi 400 muertos entre las filas rebeldes.

"Seis F-16 Fighting Falcons de la fuerza aérea de EU fueron desplegados en la base aérea de Incirlik, en Turquía, para apoyar la lucha contra el EI" escribió la misión estadunidense ante la OTAN en su cuenta de Twitter. El ministerio estadunidense de Defensa anunció por su parte que se desplegó también un contingente de 300 militares en la base, situada en el sur del país.

Es la primera vez desde el lanzamiento de las operaciones de la coalición internacional liderada por EU contra los yihadistas del EI en Irak y en Siria, hace un año, en que los cazas estadunidenses podrán despegar desde esta estratégica base, en virtud de un acuerdo firmado con Ankara en julio.

Hasta ahora, Estados Unidos utilizaba la base de Incirlik para desplegar drones armados con los que atacaba posiciones del EI, mientras que los aviones de la US Air Force tenían que despegar de bases más alejadas, como desde Jordania o Kuwait.

Turquía, Estado miembro de la OTAN, rechazaba hasta hace poco participar en las operaciones de la coalición contra el EI, ante el temor de favorecer así a los kurdos sirios que combaten sobre el terreno contra los yihadistas cerca de su frontera.

Pero el atentado del 20 de julio en Suruç (sur), en el que murieron 32 personas y que fue atribuido al EI, llevó a Ankara a dar un giro en su estrategia. El 24 de julio lanzó una "guerra contra el terrorismo" que apunta tanto a los rebeldes kurdos del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) como al EI en Siria. No obstante, los numerosos ataques aéreos posteriores al anuncio se centraron en la guerrilla kurda, y oficialmente sólo hubo tres bombardeos contra el EI.

390 rebeldes del PKK muertos en bombardeos

La agencia gubernamental turca Anatolia dijo este domingo, en un nuevo balance, que 390 rebeldes kurdos han muerto y otros 400 resultaron heridos en dos semanas de campaña contra objetivos en el norte de Irak.

Por su parte, el PKK siguió cometiendo ataques contra las fuerzas del orden, de las que al menos una veintena de efectivos murieron desde el inicio de este nuevo ciclo de violencia, según fuentes oficiales turcas.

Según la agencia de prensa Dogan, en la madrugada del domingo murió un policía y otro resultó herido en un ataque en la ciudad de Midyat, en la provincia de Mardin, en el sureste turco de mayoría kurda. El ataque se atribuye al PKK.

El líder del Partido democrático de los Pueblos (HDP, prokurdo), llamó de nuevo el sábado a los rebeldes del PKK y al gobierno a que pongan fin a las violencias, que hacen peligrar las negociaciones.

"El PKK debe retirar inmediatamente el dedo del gatillo y declarar que respeta el alto el fuego" que mantenía con el Estado turco desde hacía casi tres años, dijo ante la prensa Selahattin Demirtas en la ciudad de Van (este). Al Ejecutivo de Ankara, Demirtas le pidió detener las operaciones de seguridad y declararse dispuesto al diálogo.

El HDP de Demirtas, considerado la plataforma política del PKK, consiguió el 13% de los votos en las elecciones legislativas del 7 de junio, haciéndose con 80 escaños de los 550 que componen el Parlamento turco.

El llamamiento del líder kurdo fue recibido positivamente por el primer ministro del país, el islamo-conservador Ahmet Davutoglu. "Es un llamamiento tardío pero apropiado", dijo el sábado.

Al Qaeda se retira en frontera sirio-turca

De otra parte, el Frente al Nusra, filial siria de Al Qaeda, se retiró hoy de varias posiciones en pueblos de la frontera entre la provincia siria de Alepo y Turquía y traspasó su control al Frente Levantino, una agrupación de facciones opositoras. Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, los combatientes de la rama de Al Qaeda abandonaron también sus posiciones en otras áreas en el norte de Alepo.

El Frente Levantino es una alianza de facciones islámicas que colabora en ocasiones con el Frente al Nusra y que engloba a grupos como la sección en Alepo del Frente Islámico, el Ejército de los Muyahidines y el Movimiento Nuredin al Zinki.

Hace poco más de una semana, la filial de Al Qaeda atacó el cuartel de la División 30 del Ejército Libre Sirio (ELS), que había sido entrenada por Estados Unidos para combatir al grupo terrorista Estado Islámico (EI).

Esa acción desencadenó combates con los miembros de la División 30, que en un principio constaba de 45 milicianos y de los que al menos cinco murieron y dieciocho resultaron heridos en los enfrentamientos. El Frente al Nusra ha secuestrado, además, al líder de dicha unidad del ELS, Naim Hasan, y a otros once de sus miembros.

Estados Unidos y Turquía anunciaron recientemente su intención de crear "una zona segura" en el norte de Alepo, libre de yihadistas del EI. Sin embargo, en esa zona ha estado presente hasta ahora el Frente al Nusra, que, según responsables del ELS, recibe respaldo de Turquía.

A lo largo de este año, el Frente al Nusra ha sido blanco de algunos de los bombardeos de la coalición internacional, liderada por Estados Unidos, que han causado la muerte de varios de sus responsables y han atacado sus bases en las provincias de Idleb y Alepo.