Rusia defiende ante la ONU operación militar en Ucrania

Para Rusia se trata de "la cuestión de la defensa de nuestros ciudadanos y compatriotas y la protección de sus derechos humanos, sobre todo el derecho a la vida", dijo Lavrov.
Un hombre exhibe una bandera en la Plaza de la Independencia de Kiev, donde se emitió una orden de arresto para derrocado presidente Viktor Yanukovich por el asesinato en masa de manifestantes.
Un hombre exhibe una bandera en la Plaza de la Independencia de Kiev, donde se emitió una orden de arresto para derrocado presidente Viktor Yanukovich por el asesinato en masa de manifestantes. (AFP)

Ginebra

El ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguei Lavrov, defendió la intervención militar de Moscú en el conflicto en Ucrania y acusó a Occidente de ser responsable de la escalada de la situación.

Para Rusia se trata de "la cuestión de la defensa de nuestros ciudadanos y compatriotas y la protección de sus derechos humanos, sobre todo el derecho a la vida", dijo Lavrov en la sesión inaugural de la reunión de primavera del Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra.

Las fuerzas que hablan ahora de una agresión y amenazan a Rusia con sanciones y un boicot se negaron antes a un verdadero diálogo político sobre la solución de los problemas en Kiev, subrayó Lavrov. Con ello "polarizaron a la sociedad ucraniana".

"Es muy importante distanciarnos de los extremistas que buscan ganar el control de la situación alimentando la violencia y el terrorismo", señaló respecto tanto de la situación en Ucrania como en Siria.

Además, el ministro ruso acusó al nuevo gobierno ucraniano de no haber cumplido el acuerdo firmado con mediación de los ministros de Exteriores de Alemania, Francia y Polonia el 21 de febrero. En ese texto, firmado por el ex presidente Viktor Yanukovich, se preveía una transición paulatina, pero en vez de ello la oposición tomó el poder con violencia e instaló "un gobierno de los vencedores".

Lavrov acusó al gobierno de transición de ignorar los derechos fundamentales de los rusos en Ucrania. Además preparó provocaciones contra la flota rusa del mar Negro. Todo eso generó indignación y temores entre los millones de rusos que viven en Crimea y en la parte este del país. Y por eso pidieron ayuda y protección a Moscú, justificó el ministro.

Como explicación a la intervención militar rusa, Lavrov aseguró que "las autoridades legales" de Crimea les pidieron ayuda después de que grupos extremistas ocuparan edificios públicos. Además, la medida fue apoyada por el Parlamento de Moscú tal como marca la ley, indicó.

Lavrov criticó la limitación de los derechos de la minoría rusa en Ucrania, a quienes por ejemplo se prohibió hablar en su idioma apenas asumió el nuevo gobierno. Sin embargo, el Ejecutivo ucraniano dio marcha atrás en este anuncio y dijo que no les retirará sus derechos especiales en lo que respecta a la lengua.

La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) llamó entretanto a Rusia a respetar la integridad territorial de Ucrania. El organismo, presidido por el presidente y ministro del Exterior suizo, Didier Burkhalter, propuso formar un grupo de contacto internacional para Ucrania, que actúe como mediador.

Sin embargo, el embajador ruso ante la OSCE, Andrei Kelin, señaló en Viena que Rusia no tiene previsto aprobar el envío de esta misión de observación.

Kelin cuestionó la idoneidad de la OSCE, el principal órgano de control de los derechos humanos y la democracia en Europa. "Algunas misiones le hicieron bien a países en conflicto, pero otras (...) empeoraron la situación".

Pese a que Ucrania no forma parte del orden del día, centró gran parte de la atención en Ginebra y hubo encuentros entre ministros del Exterior y otros funcionarios para buscar formas para resolver la crisis. Lavrov se entrevistó con varios de ellos.

Por la mañana había hablado asimismo con su homólogo chino, Wang Yi. Ambas potencias del Consejo de Seguridad están de acuerdo "en la mayor parte" de los hechos respecto a la situación en Ucrania, dijo el Ministerio del Exterior ruso. Ambos ministros acordaron mantenerse en estrecho contacto.

China y Rusia han bloqueado con su poder de veto varias resoluciones de sanción contra Siria en el Consejo de Seguridad.

Un funcionario estadounidense señaló que los militares rusos tomaron el "control operacional completo" de Crimea el domingo, con la presencia de 6.000 soldados de las fuerzas aéreas y navales, a los que se sumarán pronto más refuerzos.

Las declaraciones de Lavrov coinciden con una reunión de ministros del Exterior de la UE en Bruselas que se estima podría condenar la intervención rusa.

"Uno no tiene derecho a invadir otros países bajo el pretexto de proteger, o supuestamente proteger, a sus propios ciudadanos", dijo a su llegada el ministro de Exteriores sueco, Carl Bildt.

También el representante francés, Laurent Fabius, declaró a la radio RTL que la prioridad de Occidente es "por un lado, detener la intervención rusa, y, por otro, establecer el diálogo". Aunque Rusia ha violado "claramente" la ley internacional, es demasiado pronto para sanciones o un embargo contra Moscú, indicó.

Pese a ello, su homólogo británico, William Hague, advirtió a Rusia que habrá consecuencias por sus acciones en Crimea. Hague se reunía hoy en Kiev con el nuevo presidente y primer ministro ucranianos.