Ucrania y separatistas intercambian prisioneros

Cerca de 36 soldados ucranianos y 31 insurgentes prorrusos fueron liberados como parte de los acuerdos de alto al fuego, que entró en vigor el viernes pasado.
Separatistas prorusos y representantes del gobierno ucraniano realizaron un intercambio de prisioneros bajo los términos del actual cese al fuego.
Separatistas prorrusos y representantes del gobierno ucraniano realizaron un intercambio de prisioneros bajo los términos del actual cese al fuego. (Reuters)

Donetsk, Ucrania

Las fuerzas del gobierno y la insurgencia intercambiaron decenas de prisioneros capturados durante la lucha en Ucrania, en conformidad con el acuerdo de tregua que concertaron a principios de mes.

El canje se efectuó en las primeras horas de este viernes, en la oscuridad, con la supervisión de observadores internacionales en las afueras de Donetsk, el principal baluarte rebelde.

Un total de 36 soldados ucranianos fueron dejados en libertad al cabo de las negociaciones después de que 21 efectivos quedaran libres el día anterior, dijo el presidente ucraniano Petro Poroshenko.

Las fuerzas ucranianas entregaron a 31 rebeldes prorrusos detenidos en el curso del conflicto que ha durado cinco meses.

Un alto al fuego entre los separatistas y las fuerzas ucranianas entró en vigencia el viernes pasado, aunque ha sido violado persistentemente.

Poco después del canje de prisioneros, retumbó una andanada de cohetes cuyo estruendo procedía del centro de Donetsk.

El grupo de soldados ucranianos fue retirado en vehículos alrededor de la 1:30 de la mañana del cuartel local de servicios de seguridad y trasladado a un lugar a varios kilómetros al norte de la ciudad.

En el lugar, fueron recibidos por oficiales militares ucranianos, algunos de los cuales estaban armados.

Los dos grupos de prisioneros tenían esposas en las manos, que les fueron retiradas al momento en que los entregaron a sus respectivas partes.

Los prisioneros fueron divididos en pequeños grupos para el canje.

Un representante de cada bando verificó que los prisioneros canjeados coincidieran con los nombres que aparecían en una lista cuando eran entregados.

Persiste la creencia de que ambos bandos tienen a cientos de prisioneros en su poder, aunque ninguna ha facilitado una cifra exacta.