"Ucrania nos recuerda que la libertad no es gratis": Obama a la OTAN

El presidente de Estados Unidos reclamó asus socios en la alianza militar occidental un mayor compromiso para garantizar la seguridad ante las amenazas externas, y destacó además la unidad de su ...
Obama (c), junto al rey Philippe (d) de Bélgica y el primer ministro belga, Elio di Rupo (i), durante su discurso en el cementerio de la Gran Guerra en Flanders
Obama (c), junto al rey Philippe (d) de Bélgica y el primer ministro belga, Elio di Rupo (i), durante su discurso en el cementerio de la Gran Guerra en Flanders (AFP)

Bruselas

El presidente estadunidense, Barack Obama, ha reclamado a los socios de la OTAN un mayor compromiso para garantizar su seguridad frente a las amenazas externas. "La situación en Ucrania nos recuerda que libertad no es gratis", ha advertido en la sede del Consejo Europeo durante su primera visita a las instituciones comunitarias.

"Tenemos que asegurarnos que tenemos auténticos planes de contingencia para todos los Estados miembros y debemos asegurar una mayor presencia en los países que son más vulnerables", afirmó el mandatario, preocupado porque algunos países han reducido sus presupuestos de Defensa. "Todo el mundo debe contribuir porque hay que costear el personal, los activos y los entrenamientos necesarios para tener una OTAN creíble".

Obama destacó también hoy en Bruselas la unidad de Estados Unidos y la Unión Europea y el aislamiento de Rusia ante la crisis de Ucrania. "Rusia está sola (...) los 28 miembros de la Unión Europea están unidos, los miembros de la OTAN están unidos", dijo Obama en una conferencia de prensa luego de reunirse con los presidentes del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y de la Comisión, José Manuel Durao Barroso.

"Si alguien en Rusia pensó que al mundo no le importaría lo que hiciera en Ucrania, o que podrían poner una cuña entre la Unión Europea y Estados Unidos, claramente lo evaluó mal", agregó. De esta forma el presidente estadunidense volvió a criticar la anexión rusa de la región ucraniana de Crimea, votada por los crimeos en un referéndum unilateral pero considerada ilegal por las potencias occidentales.

Obama puso de relieve la unidad de pareceres con sus aliados transatlánticos y aseguró que la "solidaridad" entre Europa y Estados Unidos hace que "el mundo sea más seguro y justo". Obama precisó en la rueda de prensa que la crisis de Crimea solo podrá resolverse por "la vía diplomática". Por la tarde, en un discurso en el Museo de Bellas Artes de Bruselas, antes de partir hacia Roma, Obama sostuvo que "con el tiempo, mientras nos mantengamos unidos, el pueblo ruso reconocerá que no puede alcanzar la seguridad, la prosperidad y el estatus al que aspira a través de la fuerza bruta".

Asimismo aseguró que las consecuencias de las sanciones impuestas por Estados Unidos y la UE a Rusia irán en aumento y estimó que se trata de las medidas "más significativas contra Rusia desde que terminó la Guerra Fría". Obama llegó el martes por la noche a Bruselas luego de participar en La Haya en dos cumbres simultáneas, una sobre seguridad nuclear (NSS) prevista desde hace tiempo y otra convocada de urgencia la semana pasada con sus pares del G7 de potencias industrializadas, dedicada a la crisis en Ucrania.

Los líderes del G7 decidieron suspender la participación en la cumbre del G8 organizada por Rusia, y reemplazarla por otra sin Moscú en Bruselas, así como estudiar nuevas sanciones concentrándose en los campos de la "energía, el sector financiero y bancario y el sector del armamento". "Estamos coordinando eventuales sanciones adicionales si Rusia sigue por el mismo camino y emprende nuevas incursiones en Ucrania", indicó hoy Obama.

Pero el mandatario dio a entender que había diferencias entre los aliados, debido al grado de interdependencia entre muchas economías europeas y la de Rusia, sobre todo en el campo energético, como en en Alemania y Polonia. Un cuarto del gas consumido en la UE proviene actualmente de yacimientos rusos. "Para que Rusia sienta el embate, (...) estas sanciones tendrán un impacto en la economía global, así como en todos los países representados hoy aquí", estimó Obama, reconociendo que algunos países europeos "son mucho más dependientes de la energía rusa".

La 'city' de Londres también está inquieta por las consecuencias de eventuales sanciones, ya que es una plaza financiera de predilección para los oligarcas rusos. Francia, en tanto, no descartó anular la venta a Rusia de dos navíos de guerra portahelicópteros de tipo Mistral -un contrato de 1,200 millones de euros- pero sopesa las consecuencias de esa medida para los astilleros e industriales franceses.

Pero la dependencia energética de la UE es quizás la más problemática. "La energía, obviamente, concentra nuestros esfuerzos", dijo Obama. El presidente estadunidense también manifestó su "preocupación" por la reducción del nivel de gasto en el sector de la defensa de algunos países de la OTAN, y afirmó que "la libertad tiene un precio".

"La situación en Ucrania nos recuerda que nuestra libertad no es gratuita, tiene un precio", indicó. "Debemos pagar" por nuestra seguridad para asegurarnos una fuerza "disuasiva", añadió. Los últimos años los responsables estadunidenses multiplicaron los llamados a los países europeos, que aplican fuertes programas de austeridad para salir de la crisis económica, a no reducir los gastos en el sector de la defensa.

Entre 2007 y 2013 la parte de Estados Unidos en los gastos de defensa dentro de la OTAN pasó de 68% a 73%, mientras que la de los países europeos, que son mayoría entre los 28 miembros de la OTAN, disminuyó, según las datos de la Alianza. La bandera rusa ondeaba ya hoy en todas las unidades militares de Crimea, anunció el jefe del Estado Mayor de las tropas rusas, Valeri Guerasimov.

El martes por la noche, las fuerzas rusas tomaron el control del último barco con bandera ucraniana en Crimea, afirmó un portavoz del ministerio de Defensa ucraniano. El ministerio de Defensa rusa no ha informado sobre sus operaciones en Crimea. En tres semanas Rusia tomó el control militar de la península. En tanto, en Kiev, las autoridades interinas se plegaron a los reclamos del Fondo Monetario Internacional (FMI), que pedían un aumento del precio del gas para negociar un plan de respaldo al país al borde de la quiebra.