Ucrania liberará a detenidos durante protestas

Tras dos días de negociación, los oficialistas y opositores en el Parlamento aprobaron una amnistía que dejará en libertad a manifestantes arrestados, salvo aquellos que hayan cometido delitos graves.
Parlamento de Ucrania
Con 232 votos, el Parlamento aprobó la amnistía. (AFP)

Kiev

El Parlamento de Ucrania aprobó hoy, tras una sesión extraordinaria, una amnistía que dejará en libertad a casi todos los detenidos durante las multitudinarias protestas populares y disturbios de los últimos dos meses.

Tras dos días de negociación y reuniones, oficialistas y oposición aprobaron por 232 votos un proyecto de ley de amnistía consensuado para dejar en libertad a todos los detenidos con la excepción de aquellos que hayan cometido delitos graves.

El oficialista Partido de las Regiones y el presidente ucraniano, Víktor Yanukóvich, lograron que la oposición europeísta se haya comprometido a abandonar las sedes administrativas tomadas por sus activistas durante las protestas, entre las cuales están el Ayuntamiento de Kiev y la delegación del Gobierno central en Lvov, bastión de los nacionalistas ucranianos.

La oposición también puede presumir de no haber cedido, ya que seguirán ocupando la Casa de los Sindicatos y el Palacio de Octubre, al tiempo que no tendrán que desmontar la ciudadela de tiendas de campaña instalada desde finales de noviembre en el corazón de Kiev, como pretendía Yanukovich y su partido.

La amnistía entrará en vigor cuando los opositores desalojen todos los edificios administrativos, informaron las agencias ucranianas.

El líder de la ultranacionalista Svoboda, Oleg Tiagnibok, apuntó a la salida de la sesión parlamentaria que será la llamada Rada Popular- como se ha proclamado el grupo de manifestantes pacíficos que se reúnen todos los días en la plaza de la Independencia de Kiev, conocido también como el Euromaidán- quién decida los próximos pasos de la oposición.

Ante las crecientes manifestaciones europeístas en el centro de Kiev, ocupado por la oposición, la mayoría parlamentaria oficialista aprobó el pasado día 16 una serie de leyes para restringir el derecho de reunión y otras libertades civiles, lo que reprodujo las protestas multitudinarias.

Tres días después, la capital se convirtió en escenario de violentos choques entre manifestantes y policías antidisturbios que se cobraron varios muertos -seis, según la oposición; tres, de acuerdo con la versión oficial- y centenares de heridos.

El 23 de enero, ante la gravedad de la situación, las autoridades y los líderes opositores acordaron una tregua e iniciaron un proceso de negociaciones.