Ucrania protesta ante Rusia por convoyes militares

Kiev envió una nota de protesta a Moscú por los nuevos datos sobre la "agresión rusa" en el este, y el presidente Poroshenko responsabilizó de la actual tensión al gobierno ruso.
Soldados ucranianos alimentan a un perro en su posición junto a la villa de Peski, cerca de Donetsk
Soldados ucranianos alimentan a un perro en su posición junto a la villa de Peski, cerca de Donetsk (AFP)

Kiev

Ucrania envió hoy una nota de protesta a Moscú por los nuevos datos sobre "la agresión rusa" en el este del país, debido a la entrada de convoyes militares con armamento pesado desde Rusia.

"Hoy la Cancillería ucraniana envió una nota de protesta al Ministerio de Exteriores ruso en relación con los continuados casos de agresión de Rusia contra Ucrania", afirmó Yevgueni Perebiynis, portavoz de ese departamento ucraniano, en rueda de prensa.

Precisó que la nota incluye datos concretos sobre la participación de militares rusos junto a milicianos rebeldes en las acciones contra Ucrania en las regiones de Donetsk y Lugansk. En la nota oficial de protesta, Kiev insta a Moscú a cesar la agresión y retirar sus tropas del territorio de Ucrania.

Precisamente, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) informó sobre la entrada esta mañana en la ciudad de Donetsk, principal bastión prorruso, de un convoy con 43 camiones militares sin distintivo que transportaban lanzaderas de misiles y cañones.

"A las 07:45 del 11 de noviembre a tres kilómetros al este del centro de Donetsk se observó un convoy con 43 camiones militares de color verde sin signos distintivos dirigiéndose al centro de la ciudad", indicó la OSCE en un comunicado.

Según los observadores internacionales, cinco de los camiones transportaban lanzaderas de misiles y otros tantos llevaban piezas de artillería de 120 milímetros. "Hay un riesgo de continuación de la escalada de la violencia en la zona de conflicto", dijo el portavoz de la misión de la OSCE en Ucrania, el canadiense Michael Bociurkiw, en rueda de prensa en Kiev.

Bociurkiw aseguró que, "pese a la existencia del protocolo y el memorándum de Minsk, nunca se produjo un alto el fuego" y denunció que es continua la presencia de convoyes militares sin distintivos. "Hemos llamado y llamamos a las partes a la máxima disminución de la escalada de la situación", subrayó.

Kiev denuncia desde la pasada semana la entrada en territorio ucraniano de convoyes con armamento pesado y tropas por carretera y vía férrea a través de los sectores de la frontera controlados por los rebeldes.

A su vez, el portavoz de la OSCE reconoció que la organización no puede incrementar su presencia en la zona de conflicto, debido a que carece de automóviles blindados y no puede garantizar la seguridad de sus observadores.

El presidente ucraniano, Petró Poroshenko, y el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, expresaron hoy en una conversación telefónica su preocupación por la entrada en Ucrania de armamento pesado desde Rusia y por el incumplimiento de los acuerdos de paz de Minsk por los rebeldes prorrusos.

Al respecto, la canciller alemana, Angela Merkel, aseguró que "siguen de cerca" y "comprueban" todas las informaciones procedentes de Ucrania acerca de nuevos movimientos de tropas y otras "maniobras que puedan desestabilizar" la situación en el este de ese país.

Mientras, su ministro de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, advirtió de que "la situación en la frontera entre Ucrania y Rusia apunta a que las dos partes se preparan para nuevas confrontaciones violentas". También Estados Unidos hizo hincapié en que los intentos de los insurgentes de reconquistar territorios supone una "flagrante violación" del protocolo y el memorándum de paz suscritos en septiembre pasado en la capital bielorrusa.

Poroshenko mantuvo hoy una conversación telefónica con la canciller alemana Angela Merkel en la que responsabilizó una vez más al gobierno de Rusia de las crecientes tensiones en el este ucraniano. Poroshenko subrayó que Moscú continúa suministrando armas y combatientes a los separatistas ucranianos, reportaron sus oficinas en Kiev.

Rusia no demuestra tener ninguna voluntad de asumir una postura moderada, indica el comunicado publicado hoy en la capital ucraniana, que acota que Merkel anunció que tratará la crisis de Ucrania durante el encuentro del G-20, que tendrá lugar este fin de semana en Australia. En horas previas del día, la canciller alemana negó que la Unión Europea (UE) estuviese planeando aprobar nuevas sanciones contra Rusia.

Cinco soldados muertos

Mientras, cinco soldados ucranianos murieron en 24 horas en el este separatista de Ucrania, anunció hoy un portavoz militar ucraniano. "Cinco soldados murieron y otros diez resultaron heridos", afirmó Andrei Lysenko.

Tres de las cinco víctimas perdieron la vida en combates cerca del pueblo de Berezove, al sudoeste de la ciudad de Donetsk, cuyo aeropuerto se disputan las tropas leales a Kiev y los separatistas, dijo. No se precisaron las circunstancias de la muerte de los otros militares. Desde el comienzo de la guerra en abril, 1,052 militares ucranianos perdieron la vida, afirmó Lysenko.