Ucrania: parlamento vota hoy moción de censura al gobierno

Miles de seguidores del movimiento pro europeísta mantenían la presión en las calles de la capital contra el presidente Víctor Yanucovich y exigen la renuncia del jefe de gobierno, Nikolai Azarov.
Pese al frío, los manifestantes mantenían sus barricadas cerca de la céntrica Plaza de la Independencia.
Pese al frío, los manifestantes mantenían sus barricadas cerca de la céntrica Plaza de la Independencia. (Stoyan Nenov/Reuters)

Kiev, Washington

Apoyada en persistentes protestas masivas, la oposición en Ucrania pretende lograr la caída del gobierno pro ruso del presidente Víctor Yanucovich con una moción de censura que será votada hoy en el parlamento.

Decenas de miles de seguidores del movimiento pro occidental aumentaron ayer su presión sobre Yanukovich y su gobierno con bloqueos callejeros y barricadas en Kiev, la capital.

"No queremos cambiar a algún ministro, sino el sistema político", señaló Vitali Klitschko. Las críticas se centran sobre todo en el jefe de gobierno, Nikolai Azarov.

El hombre de confianza de Yanucovich puede ser destituido hoy en la votación en el parlamento, donde los comunistas, considerados cercanos al gobierno, tendrán un papel decisivo.

En una reunión con diplomáticos occidentales en Kiev, Azarov instó ayer a la Unión Europea y a Estados Unidos a no calentar más el ambiente.

"Las acciones se volvieron incontrolables o, mejor dicho, ciertas fuerzas políticas las dirigen", aseguró Azarov. Las protestas tienen "las características de un golpe de Estado. Este es un tema muy serio. Pero somos pacientes", añadió.

En respuesta, el vocero de la Casa Blanca, Jay Carney, rechazó que las manifestaciones sean "un intento de golpe de Estado" y calificó de "inaceptable" la represión de las protestas el pasado sábado, si bien concedió que la policía ha moderado desde entonces su accionar.

No obstante, dijo que "han existido algunos reportes preocupantes de periodistas que han sido atacados por fuerzas de seguridad" e instó al gobierno "a respetar los derechos de su pueblo a la libertad de expresión y reunión".

Las protestas estallaron cuando el 21 de noviembre el presidente Yanucocivh anunció que daba marcha atrás a un acuerdo de asociación para integrarse a la Unión Europea (UE) y decenas de miles de personas han asediado edificios oficiales en el centro de la ciudad.

El titular de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, llamó ayer a las partes a dialogar en forma pacífica y el presidente ruso, Vladimir Putin consideró que las protestas y saqueos en la ex república soviética no son "una revolución" o una reacción al distanciamiento de Yanucovich de la UE, sino que apuntan a "luchas de poder" frente a las presidenciales de 2015.

Miles de manifestantes mantenían ocupadas la central sindical y el ayuntamiento. También en la céntrica Plaza de la Independencia continuaron ayer las protestas y unas cinco mil personas decidieron pasar la noche del domingo al lunes atrincherados en el centro de Kiev, donde levantaron en la misma plaza numerosas tiendas de campaña y barricadas a fin de no ser desalojados por la policía.

Según las autoridades de Kiev, los enfrentamientos del domingo al margen de la gran concentración en la capital dejaron al menos 260 heridos entre ambos bandos, sumando manifestantes, policías y militares.


Claves

Condenas


-La jefa del gobierno alemán, Angela Merkel, se sumó ayer a las condenas contra el uso de la fuerza en Kiev y pidió a Yanukovich “hacer todo lo necesario para proteger el derecho a manifestarse de forma pacífica”.

-Yanucovich, a su vez, aseguró al presidente de la Comisión Europea, José Durao Barroso, que la crisis en su país se distenderá. 

-El presidente ucraniano quiere además enviar a Bruselas una delegación para analizar aspectos del acuerdo de asociación con la Unión Europea que acaba de ser congelado, lo que desató las masivas protestas.