Ucrania promete amnistiar a prorrusos, Putin amenaza con cortar el gas

separatistas prorrusos, que desde el domingo mantienen en su poder el edificio de los servicios de seguridad (SBU) en Lugansk y de la administración regional en Donetsk, grandes ciudades del ...
Un activista prorruso, vestido con un uniforme soviético, monta a caballo en una manifestación en Odessa
Un activista prorruso, vestido con un uniforme soviético, monta a caballo en una manifestación en Odessa (AFP)

Donetsk

El presidente interino de Ucrania, Olexandre Turchinov, prometió hoy amnistiar a los militantes prorrusos atrincherados en el este de Ucrania si "deponen las armas", mientras su homólogo ruso Vladimir Putin blandía ante los europeos la amenaza de cortar el gas. La crisis ucraniana sufrió un recrudecimiento de la tensión con los asaltos protagonizados por separatistas prorrusos, que desde el domingo mantienen en su poder el edificio de los servicios de seguridad (SBU) en Lugansk y de la administración regional en Donetsk, grandes ciudades del este rusófono de Ucrania.

Los separatistas reclaman la organización de referendos sobre la autonomía regional o la anexión pura y simple a Rusia, que ha concentrado decenas de miles de soldados en la frontera. El presidente ucraniano tendió la mano pocas horas antes de que se cumpla el ultimátum lanzado el miércoles por su ministro del Interior, Arsen Avakov, que daba 48 horas a los separatistas para que abandonaran los edificios ocupados. "Si deponen las armas y liberan los edificios administrativos, [...] garantizamos que no habrá ninguna acción judicial. Estoy dispuesto a firmar un decreto presidencial" en este sentido, dijo Turchinov durante una sesión del parlamento.

Los activistas armados prorrusos quieren organizar referendos en esta región, donde la mayoría de la población es de lengua y cultura rusas, similares a los que llevaron el mes pasado a la anexión de Crimea a Rusia. Turchinov, que llegó al poder tras la destitución en febrero del presidente prorruso Viktor Yanukovich y que Moscú considera ilegítimo, dijo a los diputados que es posible encontrar una solución pacífica. Los diputados prorrusos del parlamento, en minoría, propusieron una ley para amnistiar a los separatistas pero ésta fue rechazada por la mayoría de la cámara, compuesta por partidos proeuropeos.

"Si deponen las armas y liberan los edificios de la administración no necesitamos adoptar ninguna ley", dijo Turchinov. Pero los separatistas estaban reforzando sus barricadas en torno a los edificios en su poder, en particular en Donetsk. Bajo una fina lluvia, los activistas acumulaban sacos de arena, neumáticos y parachoques, mientras que ancianas distribuían a sus vecinos folletos en los cuales afirmaban que "los nazis tomaron el poder en Kiev". "Aguantaremos hasta el final, nos defenderemos" afirmaba uno de los guardias del edificio, con capucha, casco y una porra en las manos.

Turchinov prometió reforzar el poder de las administraciones locales, que hasta ahora nombra Kiev, pero los separatistas, con el apoyo de Moscú, piden una revisión de la Constitución para crear una federación. En Lugansk, de 400 mil habitantes, los separatistas seguían también atrincherados en el edificio del SBU, cuya armería desvalijaron para defenderse. Putin dijo el miércoles que su idea era reconvertir a Ucrania en una federación donde las regiones del este podrían establecer sus propias relaciones diplomáticas y comerciales con Rusia, algo que rechaza Kiev.

Paralelamente, Putin escribió a 18 dirigentes europeos para advertirles que el grupo ruso Gazprom "se verá obligado a pedir un prepago de los suministros de gas (a Ucrania), y en caso de no respetarse las condiciones, cesar total o parcialmente el abastecimiento de gas". Rusia propone además ayudar a la economía de Ucrania "a partes iguales con nuestro socios europeos", informó el Kremlin, citando la carta.

Sin embargo ni en Donetsk y Lugansk se han visto hasta ahora grandes movimientos populares en apoyo de los prorrusos y algunas encuestas recientes muestran que la mayoría de la población del este y el sur de Ucrania es contraria a unirse a Rusia. Por el momento varios miembros de las fuerzas de seguridad y personalidades influyentes, como el magnate Rinat Ajmetov o el gobernador de la región, están participando en las negociaciones con los activistas prorrusos de Donetsk, una región minera que fue el feudo del derrocado presidente Yanukovich.

"Están trabajando en una solución pacífica y somos optimistas" dijo el vice primer ministro Vitali Yarema, quien se encuentra en la región. Por su lado, el secretario estadounidense del Tesoro, Jacob Lew, alertó hoy al ministro ruso de Finanzas, Anton Siluanov, sobre más sanciones en caso de que Rusia "continúe la escalada" en Ucrania, informó el Tesoro en un comunicado.

En una reunión en Washington al margen de las reuniones de primavera del FMI y el Banco Mundial, Lew le dijo a Siluanov que "la ocupación rusa y la anexión de Crimea es ilegal e ilegítima", de acuerdo con una nota de la Secretaría del Tesoro. Lew añadió que "además de las sanciones que ya fueron impuestas en respuesta a la ocupación y anexión de Crimea, Estados Unidos está preparado para imponer importantes sanciones adicionales a Rusia si continúa a escalar la situación en Ucrania".

A su vez, la UE está considerando el envío a Ucrania de una misión de "expertos civiles" y consejeros para asesorar a Kiev en aspectos judiciales y policiales así como para tener una "idea más clara" de lo que sucede en las regiones del este, indicaron fuentes europeas.