Ucrania acusa a prorrusos de la muerte de una niña

La menor, de cinco años, falleció al ser alcanzada por un disparo de mortero en Lugansk, mientras su madre resultó herida de gravedad.
Una mujer camina en el centro de Donetsk, cerca del mercado, mientras el fuego de artillería sigue golpeando al bastión rebelde prorruso
Una mujer camina en el centro de Donetsk, cerca del mercado, mientras el fuego de artillería sigue golpeando al bastión rebelde prorruso (AFP)

Kiev

Una niña de cinco años murió este viernes al ser alcanzada por un disparo de mortero en la región separatista prorrusa de Lugansk, anunciaron las autoridades de Kiev, que acusan a los rebeldes de ser los autores de los tiros. Además, cuatro soldados murieron y cinco quedaron heridos, según el estado mayor de la operación en el este de Ucrania.

"Los combatientes de la república autoproclamada de Lugansk, que tomaron posiciones en Slovianoserbsk, dispararon con mortero contra el pueblo de Triokhizbenka. Una niña de cinco años murió y su madre resultó herida de gravedad", afirmó el portavoz militar ucraniano Andrei Lysenko.

Triokhizbenka, una localidad bajo control de las fuerzas leales a Kiev, está a dos kilómetros de las posiciones de los separatistas prorrusos, lo que la ha convertido en un "objetivo permanente de los rebeldes", según Guennadi Moskal, gobernador favorable a Kiev de la región de Lugansk.

La situación en el este separatista ucraniano se ha degradado en los últimos días, haciendo temer una guerra total, tras la entrada de carros de combate y tropas rusas en la zona. La información, confirmada por la OTAN, ha sido desmentida por Moscú, que niega cualquier implicación militar en el conflicto que desde mediados de abril ha dejado más de cuatro mil muertos.

Rusia acusa a OSCE

Rusia acusó el viernes a los observadores de la OSCE desplegados en Ucrania de apoyar de hecho a las autoridades de Kiev en el conflicto entre las fuerzas ucranianas y los separatistas prorrusos.

Rusia está "preocupada por la forma de trabajar en los últimos tiempos de la Misión Especial de Vigilancia de la OSCE en Ucrania". "Tenemos la impresión de que todos sus esfuerzos están encaminados a aportar ayuda y apoyo a una sola parte del conflicto, las autoridades oficiales de Kiev", criticó en un comunicado el ministerio de Relaciones Exteriores ruso.

Los observadores de la OSCE en Ucrania suministran en sus informes "detalladas informaciones" sobre los desplazamientos de las fuerzas rebeldes en las regiones de Donetsk y de Lugansk en el este del país, "pero ignoran las informaciones sobre los preparativos militares y la concentración de tropas de ataque de las fuerzas ucranianas" acusa el comunicado.

"Tampoco mencionan los numerosos casos de violación por parte de los militares ucranianos no sólo de los acuerdos de Minsk [sobre un alto el fuego] sino también de las normas de derecho humanitario internacional" añade. Moscú recuerda a los observadores de la OSCE que su misión es "contribuir a bajar las tensiones y a instaurar la paz, la estabilidad y la seguridad" en Ucrania.

UE apoyará a Ucrania

El nuevo comisario europeo de Energía, Maros Sefcovic, intentó el viernes tranquilizar a Ucrania afirmando que la Unión Europea (UE) seguirá al lado de Kiev en sus negociaciones con Rusia sobre su abastecimiento en gas natural. "Quiero tranquilizaros sobre el hecho de que, tanto para la UE como para mí, la unión energética europea no se acaba en la frontera", declaró Sefcovic durante su encuentro con el presidente ucraniano Petro Poroshenko.

Tras un largo conflicto sobre el precio del gas ruso entre Kiev y Moscú que suspendió sus entregas en junio, Ucrania, Rusia y la UE firmaron en octubre un acuerdo provisional que asegura el abastecimiento de Ucrania, y también de Europa, durante el invierno. El acuerdo se centra en la liquidación de los impagos de Ucrania y en las modalidades de pago del gas hasta marzo de 2015.

Ucrania, gobernada por partidos proeuropeos, quiere que la UE se comprometa a seguir a su lado para evitar un enfrentamiento directo con Rusia. Las relaciones entre los dos países están más tensas que nunca desde que Rusia anexionó la península ucraniana de Crimea en marzo. Los combates que comenzaron en abril en las regiones separatistas prorrusas del este de Ucrania añadieron leña al fuego, ya que Kiev acusa a Moscú de apoyar a los rebeldes.