Ucrania y la UE reclaman a Putin actuar antes del lunes

Ante las presiones del francés Hollande y la alemana Merkel al presidente ruso a ayudar a su par ucraniano a pacificar el este del país, donde hoy murieron cinco militares y doce resultaron heridos.
Un hombre sostiene un cartel que dice "Nosotros hablamos, ellos matan" en una marcha en reclamo del fin del alto el fuego
Un hombre sostiene un cartel que dice "Nosotros hablamos, ellos matan" en una marcha en reclamo del fin del alto el fuego (AFP)

Kiev

Los dirigentes europeos François Hollande y Angela Merkel llamaron de nuevo hoy al presidente ruso Vladimir Putin a actuar antes del lunes para ayudar a su homólogo ucraniano Petro Poroshenko a calmar la situación en el este separatista. Amenazado con sanciones económicas por la Unión Europea y los Estados Unidos y a falta de resultados concretos, el hombre fuerte del Kremlin abogó por su parte por una prolongación del cese al fuego, que expira el lunes las 19:00 hora GMT.

Una nueva entrevista telefónica en la que participarán cuatro mandatarios se llevará a cabo el lunes, según Ucrania. Putin exhortó hoy a su par ucraniano Petro Poroshenko a prorrogar el alto el fuego que expira el lunes en el este de Ucrania, en una conversación telefónica en la que también participaron la canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés François Hollande.

"Se lanzó un llamado a P. Poroshenko para que prorrogue el régimen de alto el fuego durante un período más largo" indica el Kremlin en un comunicado, divulgado tras la conferencia telefónica de los cuatro dirigentes. Los dirigentes hablaron igualmente de "la posibilidad de enviar observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) al nivel de los puestos de control de la frontera ruso-ucraniana", añade el comunicado.

El presidente ruso reiteró además la necesidad de aportar una ayuda a la población del sudeste de Ucrania, a causa de "la agravación de la situación humanitaria", en esa zona. Los occidentales exhortan desde hace días al presidente ruso a hacer todo lo posible para que haya un rápido desarme de los rebeldes separatistas prorrusos y cesen las "infiltraciones" de armas y combatientes, con la finalidad de abrir un diálogo de paz entre las autoridades pro-europeas de Ucrania y los insurgentes.

El presidente francés François Hollande y la canciller alemana Angela Merkel mantuvieron hoy una conversación "de más de dos horas" con los presidentes ruso y ucraniano, anunció la presidencia francesa. En esta conversación telefónica, la segunda en cuatro días, destacaron "la importancia de nuevos avances (...) para estabilizar la situación sobre seguridad en la zona, prolongar el alto el fuego y aplicar el plan de paz" presentado por Ucrania, indica el Elíseo en un comunicado.

Poroshenko anunció posteriormente, desde Kiev, que Hollande y Merkel se sumarán a él, el lunes, para mantener otra conversación telefónica con el presidente ruso. Los cuatro dirigentes acordaron esta nueva conferencia telefónica tras la que mantuvieron hoy, indicó el presidente ucraniano. Esta conferencia se celebró horas antes de que expirara un alto el fuego en la región rusófona de Donbass, en el este de Ucrania, donde está en curso una insurrección prorrusa.

Luego de la liberación de dos equipos de observadores de la OSCE (Organización para la seguridad y la cooperación en Europa), los mandatarios abogaron además para que siga la liberación de rehenes. Desde que se desencadenó una operación militar ucraniana el 13 de abril para poner fin a la insurrección separatista, cerca de 450 personas murieron y decenas de miles de personas huyeron de la región industrial rusófona de Donbass.

Sólo en la últimas 24 horas, cinco militares han muerto y al menos otros doce resultaron heridos, según informó el servicio de prensa de la "operación antiterrorista" lanzada por las autoridades de Kiev. "Los guerrilleros dispararon con morteros en varias ocasiones contra un puesto de control cerca de Slaviansk. Como resultado, murieron tres militares y otros cuatro fueron heridos", dijo el portavoz de la operación, Alexéi Dmitrashkovski, al Canal 5.

La misma fuente agregó que más tarde una columna de abastecimiento fue atacada en la región de Lugansk por un grupo de insurgentes que mataron a dos militares e hirieron a ocho. Anteriormente, el coordinador del grupo ucraniano Resistencia Informativa, Dmitri Timchuk, informó de que "en dos ocasiones fue ametrallado el aeródromo de Kramatorsk. El fuego fue abierto desde el cementerio y la parte norte de la ciudad".

Además, denunció nuevos ataques de los separatistas contra un puesto de control militar ubicado en el cruce de las carreteras de Slaviansk y Krasni Limán. También "fue atacado con un lanzagranadas un punto de control del Ejército cerca del puesto fronterizo de Biriukovo", escribió el activista, quien añadió que no hubo bajas mortales entre los militares.

El "ministro de Defensa" de la autoproclamada república popular de Donetsk, Ígor Strelkov, aseguró el sábado que los separatistas no obedecerán el alto el fuego hasta que el Ejército se retire de sus posiciones actuales a una distancia de diez kilómetros y dejen de traer armas y municiones a la zona de los combates.