Ucrania invita a Rusia a negociar "en terreno neutral"

Mientras la oferta de diálogo del primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, era rechazada por Moscú, el jefe de la diplomacia alemana no ocultaba su pesimismo ante la crisis en el país europeo.
Un combatiente prorruso, ante un tanque incautado al ejército ucraniano, en Ilovaisk, a 40 kilómetros al este de Donetsk
Un combatiente prorruso, ante un tanque incautado al ejército ucraniano, en Ilovaisk, a 40 kilómetros al este de Donetsk (AFP)

Kiev

El primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, invitó hoy a Rusia a negociar "en terreno neutral" sobre la situación en el este de Ucrania, escenario de un conflicto con separatistas prorrusos, una propuesta rechazada por Moscú. "Invitamos a la Federación Rusa a llevar a cabo negociaciones serias en terreno neutral", dijo el jefe de gobierno, citado por la agencia Interfax-Ucrania.

Yatseniuk acusó de nuevo a Rusia de continuar con la escalada en la zona de conflicto y de aumentar sus tropas en Ucrania, pero estimó que el papel de Moscú en el proceso de paz era decisivo. "Todo depende en primer lugar del presidente ruso [Vladimir Putin] y de su entorno. Si decide y tiene suficiente voluntad política para detener su guerra contra Ucrania (...), estamos dispuestos a continuar con las negociaciones", afirmó Yatseniuk.

Rusia rechazó sin embargo la invitación del gobierno, al que emplaza a dialogar directamente con las regiones separatistas. "Lo más importante son las negociaciones entre Kiev y las regiones", declaró el viceministro ruso de Relaciones Exteriores, Grigori Karasin, citado por la agencia pública Ria Novosti.

Mientras, el jefe de la diplomacia alemana, Frank-Walter Steinmeier, declaró hoy en Moscú que "no es optimista" respecto a una salida de la crisis en Ucrania, donde se vive una escalada "peligrosa" en el este separatista del país. "No hay base para el optimismo en la situación actual", afirmó Steinmeier en una conferencia de prensa con su homólogo ruso, Serguei Lavrov, en Moscú, tras una breve visita a Kiev.

El ministro instó a respetar los acuerdos del 5 de septiembre en Minsk sobre un alto el fuego en Ucrania, que el ejército ucraniano y los rebeldes prorrusos ignoran casi a diario. "Aunque hay motivos para pensar que no se respetaron las obligaciones más importantes, abandonar ese documento supondría una gran pérdida", opinó Steinmeier.

"Los acuerdos de Minsk no son perfectos, pero es la única cosa que apoyaron todos los actores claves: la Unión Europea, Estados Unidos, las partes del conflicto ucraniano y Rusia", declaró, por su parte, Lavrov, que incitó al gobierno de Kiev a iniciar negociaciones con los insurgentes.

Una situación "peligrosa"

La visita del ministro alemán, principal mediador entre Ucrania y Rusia, tiene como trasfondo el temor de "una guerra total" en el este del país, donde cinco soldados ucranianos murieron en las últimas 24 horas. Steinmeier consideró, tras reunirse este martes con el presidente ucraniano, Petro Poroshenko, que la situación es "peligrosa" y está "empeorando".

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, afirmó que existe un "refuerzo militar dentro de Ucrania y en el lado ruso de la frontera", durante una reunión de ministros de Defensa de la Unión Europea en Bruselas. Ucrania y la OTAN acusan desde hace días al ejército ruso de haber desplegado tanques y tropas en la región, afirmaciones que la diplomacia rusa califica de "elucubraciones".

En Bruselas, el ministro ucraniano de Relaciones Exteriores, Pavlo Klimkin, llamó a los europeos a enviar "un mensaje claro a Moscú, diciendo que cualquier nueva desestabilización en Ucrania desatará medidas adicionales de la UE". Rusia, que acusa a la OTAN de "atizar los sentimientos antirrusos", se muestra más conciliadora hacia Europa.

Evitar el punto de "no retorno"

A pesar de la fría actitud de los occidentales hacia el presidente ruso, Vladimir Putin, en la cumbre del G20, Lavrov dijo que esperaba que las relaciones de Rusia con la Unión Europea no hayan llegado al punto de "no retorno". "Tenemos interés en el desarrollo de los vínculos" con Europa, dijo Lavrov, citado por la agencia oficial Tass.

Sobre el terreno, la guerra de trincheras y artillería se intensificó desde las elecciones separatistas del 2 de noviembre pasado, denunciadas por los occidentales y "respetadas" por Rusia. Cinco soldados ucranianoss murieron y ocho resultaron heridos en las últimas 24 horas en el este de Ucrania, anunció un portavoz militar ucraniano.

Según este portavoz, Vladislav Seleznev, los rebeldes prorrusos dispararon 33 veces contra posiciones de las fuerzas leales a Kiev. Los soldados murieron al ser alcanzados por disparos o por minas, precisó.

Según Seleznev, los insurgentes "colocan activamente minas poniendo en peligro a los civiles", lo que constituye una táctica relativamente nueva de los rebeldes en este conflicto que comenzó a mediados de abril y causó más de cuatro mil muertos, según la ONU.

La mayor parte de los disparos se produjeron cerca de la ciudad de Shchastia, en la región de Lugansk, y en el aeropuerto de Donetsk, por el que luchan los dos bandos desde hace meses.