Ucrania y Rusia no alcanzan acuerdo sobre el gas

Ambos países, actualmente en una difícil relación por el apoyo ruso a los separatistas del este ucraniano, volverán a reunirse el miércoles en Bruselas para seguir negociando.
Un miliciano ucraniano mira a través de sus binoculares junto a un cañón en el puerto ucraniano de Mariupol
Un miliciano ucraniano mira a través de sus binoculares junto a un cañón en el puerto ucraniano de Mariupol (AFP)

Bruselas, Varsovia

Rusia y Ucrania no alcanzaron hoy un acuerdo para resolver su diferendo sobre el gas, pese a "avances importantes", y se reunirán mañana en Bruselas para seguir negociando, anunció la Comisión Europea.

"Hemos efectuado avances importantes", declaró el comisario europeo de Energía, Günther Oettinger, al término de una reunión con los ministros ucraniano y ruso de Energía, Yuri Prodan y Alexander Novak.

"Esperamos (alcanzar) un acuerdo la semana próxima" para la reanudación del suministro de gas ruso a Ucrania, agregó. Oettinger y Novak confirmaron que había ya un acuerdo sobre el precio, a 385 dólares los mil metros cúbicos, hasta en marzo del 2015. El precio actual es de 485 dólares.

Pero el "obstáculo considerable" para alcanzar un acuerdo global es que Ucrania no ha pagado las facturas de gas "durante varios meses", señaló Oettinger. Para reactivar las entregas de gas suspendidas por Rusia en junio, Kiev debe saldar una deuda de 1,450 millones de dólares, afirmó Novak.

Luego, "faltará pagar 1,600 millones de dólares" para cancelar por adelantado las entregas para noviembre y diciembre, indicó el ministro ruso, subrayando que Rusia excluye cualquier suministro antes de que se pague esa suma.

Si la parte ucraniana y la rusa alcanzan un acuerdo, que supone para Kiev saldar esta parte de su deuda, Gazprom reanudaría el suministro de gas, interrumpido hace casi cinco meses.

Ucrania pidió a la Unión Europea (UE) un préstamo adicional de dos mil millones de euros (USD 2,600 millones) para pagar parte de su deuda con el gigante ruso Gazprom y reanudar el suministro de gas, indicó este martes un portavoz de la Comisión, Simon O'Connor.

El pedido de préstamo, hecho en momentos en que los ministros de Energía de Rusia y de Ucrania se hallaban reunidos en Bruselas, "será ahora analizado junto con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y las autoridades ucranianas", indicó el vocero.

El viernes, el presidente ruso, Vladimir Putin, y el ucraniano, Petro Poroshenko, pidieron a la UE que ayude a Kiev a resolver sus dificultades financieras. La UE ya prometió una ayuda financiera a Ucrania de once mil millones de euros, la mayor parte en préstamos bonificados.

El responsable ruso recordó hoy que Ucrania le adeuda a Gazprom 5,300 millones de dólares. Kiev ha impugnado ese monto ante la Corte de Arbitraje de Estocolmo.

"Fallo de memoria"

De otra parte, el ex ministro de Exteriores polaco Radoslaw Sikorski, quien afirmó en una entrevista que el presidente ruso, Vladímir Putin, ofreció en 2008 a Polonia dividir Ucrania en dos zonas de influencia, se desmarcó hoy de lo publicado y aseguró que le "falló" la memoria cuando hizo aquellas declaraciones.

En una entrevista con la revista estadunidense Politico publicada ayer, Sikorski, actualmente presidente del Parlamento polaco tras ejercer durante siete años como ministro de Exteriores, relató el contenido de un encuentro que mantuvieron en 2008 Putin y el entonces primer ministro de Polonia, Donald Tusk.

La conversación habría tenido lugar durante una visita del líder polaco a Moscú, donde, según Sikorski, el presidente ruso calificó a Ucrania de "país artificial" y afirmó que Lvov (importante urbe en el este de Ucrania junto a la frontera con Polonia) era una "ciudad polaca", que hasta la II Guerra Mundial era territorio polaco.

"El texto publicado se sobreinterpretó y, además, mi memoria me falló (durante la entrevista), porque después de haberlo comprobado me he dado cuenta de que ese encuentro entre Tusk y Putin en Moscú no tuvo lugar", reconoció hoy Sikorski en rueda de prensa.

En la entrevista de Politico, Sikorski explicaba que en esa reunión Putin sugirió a Tusk la división de Ucrania en dos zonas de influencia, aunque "afortunadamente Tusk no respondió", porque "sabía que la conversación estaba siendo grabada".

Además, en opinión del ex ministro polaco, la actual guerra civil en el este de Ucrania entre las tropas gubernamentales y los separatistas prorrusos "comenzó en realidad en 2008".

La prensa polaca calificaba hoy la supuesta oferta de Putin a Tusk de "indigna" y la comparaba con el pacto Ribbentrop-Mólotov que firmaron en 1939 la Alemania nazi y la Unión Soviética para repartirse Polonia, mientras que representantes del Gobierno ruso rechazaban tajantemente las afirmaciones de Sikorski.

La polémica generada por esas afirmaciones hacía que la propia primera ministra de Polonia, Ewa Kopacz, compañera de partido de Sikorski, tomase cartas en el asunto y le pidiese hoy explicaciones, mientras que la oposición le acusaba de "irresponsable" y pedía su renuncia como presidente del Parlamento.

Anoche, después de que el polémico texto se publicase en Estados Unidos, Sikorski ya explicaba en su cuenta de Twitter que la entrevista con la revista estadunidense no fue autorizada, en referencia a una práctica habitual en Polonia, donde el entrevistado suele arrogarse del derecho a autorizar o no la publicación de sus palabras.

El autor del polémico texto, Ben Judah, recordó hoy en declaraciones a la cadena polaca TVN24 que en Estados Unidos no existe ninguna obligación de someter los textos a autorización previa a su publicación.

Sikorski mantiene una relación fluida con los medios de comunicación y, como ex periodista, suele sentirse cómodo ante la prensa, como Efe pudo comprobar el pasado agosto en una entrevista con el entonces ministro de Exteriores.

Radoslaw Sikorski, quien trabajó como periodista para la cadena británica BBC e incluso ganó en 1987 el World Press Photo por una imagen sobre Afganistán, está casado con la premio Pulitzer estadunidense Anne Applebaum.